¿Sabes lo que es el Cloud Computing?

 

que es el cloud computingSeguro que has escuchado hablar alguna vez del Internet en la nube, o de computación en la nube (en inglés cloud computing). Lo más probable es que incluso estés usando algunos de los servicios más conocidos, quizás sin saberlo. Es una tendencia de fondo en Internet y que seguirá ganando peso en los próximos años. Para que puedas responder a la pregunta: “¿qué es el cloud computing?”, te voy a explicar algunos conceptos sobre la nube.

¿Por qué se llama nube?

El cloud computing se conoce por una palabra que describe muy bien lo que es. Consiste en gestionar datos y servicios a través de servidores repartidos en todo el mundo (una nube de servidores, realmente), de tal manera que un usuario pueda acceder al almacenamiento de información o al uso de un programa por Internet, desde cualquier punto e dispositivo.

El término nube no solo describe acertadamente esta diseminación de los servidores, sino que nos evoca algo ligero, etéreo, y comparando con los sistemas anteriores así es el cloud computing.

Muchas ventajas y algunos inconvenientes

  • Disponer de la información en servidores externalizados representa un ahorro en seguridad y material informático. La empresa que presta el servicio en la nube informática para muchas compañías puede ofrecer una seguridad mucho mayor que una empresa por su cuenta, por mucho menos dinero. Es algo similar a lo que sucede con el almacenamiento de documentos tradicionales: una empresa especializada tendrá instalaciones dedicadas a la custodia de archivos, con un sistema de seguridad dedicado, cosa que costaría mucho a una empresa por su cuenta.
  • El acceso a los servicios y datos es inmediato y universal. Cualquier persona autorizada puede consultar en directo la información que necesite, o trabajar con los programas que necesita.
  • Las actualizaciones son mucho más sencillas. Ya no hay que instalar las nuevas versiones en el PC de cada usuario, lo que ahorra tiempo y dinero.

Sin embargo, es un sistema que sigue presentando algunas desventajas.

  • Uno de los principales inconvenientes es hacer depender la información de terceros (algo problemático para algunos datos sensibles)
  • Y también hay algo obvio pero no por eso menos importante: para trabajar en la nube es necesario tener acceso a Internet. Un problema de conexión con el proveedor y ya no se puede hacer nada.

Los ejemplos más conocidos del gran público.

Si alguna vez has trabajado con Google Drive, iCloud (Apple) o SkyDrive (Microsoft) has estado usando aplicaciones del Internet en la nube. Fueron el ejemplo más obvio, porque se dedican a almacenar información.

Sin embargo, hay muchos más ejemplos, porque como decíamos antes todo el Internet se está moviendo hacia este tipo de soluciones. Por ejemplo, no hace mucho te hablaba en el blog de los servicios de gestoría online que usan plataformas integradas con sus clientes. En lugar de mandarse facturas y extractos de contabilidades, el cliente y su gestor usan un mismo sistema, donde todos los datos están almacenados con la tecnología del cloud computing.

Incluso en las administraciones públicas hace tiempo que han ido dando pasos en este sentido.

Usar la nube como emprendedor

Ya sabes la importancia que tiene Internet hoy en día. Y no me refiero solo al comercio electrónico, cuyo crecimiento es imparable desde hace varios años, sino a lo necesario que se ha convertido ser visible en la Red. Hoy en día las personas buscan los servicios por Google (desde su PC o su dispositivo móvil), o reciben recomendaciones a través de las redes sociales. Eso hace imprescindible para cualquier emprendedor estar presente en Internet.

Las herramientas que ofrecen las soluciones de computación en la nube son muy interesantes porque suelen ser gratuitas o muy baratas. Lo que hace unos años hubiera supuesto una inversión tremenda (imposible para un pequeño emprendedor) se puede hacer hoy sin dinero o por muy poquito.

Sin embargo, también tendrás que ser consciente de que muchas de las empresas son gigantes con normas muy estrictas, y que cualquiera de sus decisiones puede suponer unos impactos significativos para tu negocio, como nos cuenta en primera persona Franck Scipion en su blog. Si construyes un negocio que depende de Facebook o del posicionamiento en Google, un simple cambio de algoritmo puede destruir años de trabajo. También hay muchas oportunidades, está claro. Pero no debes menospreciar la dependencia de grandes actores del sector.

Artículos relacionados:

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *