Negocios escalables por Internet: tu mercado es el mundo

negocios escalables por internet

Aunque hay muchas oportunidades de negocio en la economía tradicional, Internet se ha convertido últimamente en el canal más atractivo para toda una generación de emprendedores. Porque la red tiene algo muy atractivo: su escalabilidad. Vamos a ver un poco a que corresponde este concepto y como merece la pena que lo incluyas en tu estrategia empresarial. Los negocios escalables pueden ser muy rentables, como verás a continuación.

¿Qué es un negocio escalable?

En un artículo que publiqué hace unas semanas, te hablé de la diferencia entre un negocio viable y un negocio escalable. El primero tan solo da beneficios a largo plazo (lo que es suficiente para cualquier empresa que se precie), mientras el segundo tiene un crecimiento de beneficios casi exponencial, porque a partir de cierto punto, sus ventas pueden crecer de forma muy sostenida sin que los gastos crezcan de forma significativa.

¿Por qué Internet se presta a modelos escalables?

En muchos servicios de Internet, especialmente aquellos basados exclusivamente en contenidos digitales, el coste de desarrollo y de mantenimiento es en su mayor parte independiente del número de usuarios. Está claro que para poder absorber un volumen de visitas creciente serán necesarios más servidores y que por lo tanto hay cierta correlación entre volumen de ventas y gastos, pero el coste de tener un nuevo usuario es prácticamente nulo, a diferencia de muchos otros negocios. En otras palabras, el coste marginal es nulo.

Déjame que te ponga dos ejemplos para aclararlo.

  • Imagina que fabricas zapatos. Tienes una inversión inicial en maquinaria, algunos gastos fijos (local, personal) y unos costes variables (el cuero). Si quieres fabricar 1.000 zapatos necesitas cierta cantidad de cuero, de personal y también una capacidad de maquinaria. Cuando fabriques 10.000 harás economías de escala, pero como necesitarás más personal y más cuero (hasta quizás más maquinaria), tus beneficios crecerán solo un poco por encima de tus ventas.
  • Ahora piensa que has creado una aplicación de pago por Internet. Te ha costado desarrollarla, pagas un servidor y un equipo de mantenimiento. Pero el pasar de 1.000 abonados a 10.000 apenas te supone un gasto mayor, porque no tienes prácticamente costes variables. ¿Te imaginas la rentabilidad de cada nuevo cliente?

Tu mercado es el mundo

Como hemos visto, el formato digital de los contenidos permite imaginar modelos de negocios muy escalables por Internet. Pero para escalar, hace falta poder crecer en volumen, y allí es donde entra el factor internacional. Se puede acceder a un mercado mundial, primero con países que comparten el idioma, y con un poquito de traducción (o una apuesta inicial en inglés), a la mayor parte de los mercados.

Por eso, si estás pensando en un proyecto en Internet, tienes que pensar en si el concepto que vas a desarrollar es aplicable solamente en tu país (por las especificidades del mismo), o si al contrario tu producto cubre una necesidad común a muchas culturas y muchos mercados. Por supuesto, es mucho más interesante pensar en un proyecto escalable al nivel internacional, y te será más fácil convencer a inversores de peso si tal es el caso.

Formación internacional

Si siempre has vivido y trabajado en tu país, y no tienes contacto con las realidades internacionales, vas a tener que desarrollar esta parte de tu experiencia. Una opción es que cojas tu maleta y te vayas a trabajar a otra parte, para empaparte de la cultura de otro país. Otra posibilidad es que busques un empleo que te permita acceder a problemáticas en múltiples mercados. También puede ser muy interesante para ti que busques una formación en gestión de proyectos empresariales internacionales.

Lo repetimos muchas veces en el blog: para maximizar tus opciones éxito, tienes que tener una experiencia en lo que vayas a hacer. Sino, siempre te puedes apoyar en talentos ajenos que la tengan. Pero si el volante internacional de tu proyecto es algo estratégico, será mejor que al menos tengas unos cuantos conocimientos personales. Simplemente porque así podrás decidir con más criterio.

 

Artículos relacionados:

¡Compartir es vivir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *