Las ventajas de diversificar tus inversiones en tus finanzas personales

ventajas diversificar inversionesEn el blog suelo hablar de temas relacionados con el emprendimiento y la gestión empresarial. Pero, de vez en cuando me gusta tratar asuntos relacionados con las finanzas personales, y especialmente las inversiones. Porque, si te va bien en tu negocio, lo lógico es que reinviertas una parte de tus ganancias para construir fuentes de ingresos alternativas. Vamos a hablar de las ventajas de diversificar tus inversiones. Es una de las mejores formas de gestionar riesgos y maximizar rendimientos a largo plazo.

¿Reinvertir todas las ganancias en el negocio?

En mi opinión, cuando estás en la fase de crecimiento y consolidación de tu negocio, es bastante lógico que optes por reinvertir todas las ganancias en tu empresa. Pero, en algún momento, cuando tu actividad ya está generando unas rentas elevadas, tiene sentido usar parte del dinero para diversificar tus activos. Así, si algún evento imprevisto viniera a afectar drásticamente tu negocio, dispondrías de patrimonio y otras fuentes de ingresos.

Determinar cuando empezar a invertir en otras estrategias es una decisión muy personal, que dependerá de tu situación, tu visión de negocio y también de tu percepción de las evoluciones futuras. Pero, lo normal es que, tarde o temprano, sea recomendable hacerlo.

¿Cuáles son las ventajas de diversificar las inversiones?

Reducción del riesgo

Al invertir en diferentes activos o clases de activos, se distribuye el riesgo entre ellos. Supongamos que decidiste dedicar una parte de tu patrimonio a invertir en estrategias con beneficios potenciales muy altos, como el trading de criptomonedas, que también tienen un alto riesgo. Si pusieras todo tu ahorro en esa única opción, estarías tomando un riesgo importante con el conjunto de tu patrimonio. En cambio, si dedicas solo un porcentaje de tus inversiones a productos más arriesgados, y luego repartes el riesgo entre otras opciones más conservadoras, acabas reduciendo el riesgo total.

Piénsalo, si uno de los activos tiene un rendimiento negativo, al tener una cartera de inversiones muy diversificadas, es posible que otros tengan un comportamiento positivo, lo que ayuda a mitigar las pérdidas generales. Eso sí, para eso tienes que invertir en sectores y productos, y mercados diferentes entre sí.

Estabilidad en el rendimiento

Otra de las grandes ventajas de diversificar tus inversiones es que te permite suavizar la volatilidad en tu cartera. Los activos que tienen diferentes patrones de rendimiento tienden a compensarse entre sí, lo que suele reducir las fluctuaciones extremas en el valor total de la cartera. Es una idea parecida a la mitigación de riesgos, pero aplicada a la rentabilidad de tus inversiones,

Oportunidades de crecimiento

Al invertir en diversas industrias, regiones geográficas o tipos de activos, tienes más posibilidades de beneficiarte de oportunidades de crecimiento en diferentes áreas económicas. Nadie sabe con seguridad qué inversiones lo harán mejor en el futuro. Si diversificas, estás dándote más posibilidades de incluir en tu patrimonio algunos de los activos que mejor lo harán, sean cuales sean.

Flexibilidad para adaptarse a cambios

Diversificar te permite ajustar tu cartera más fácilmente ante cambios en el mercado, ciclos económicos o tendencias emergentes, sin depender en exceso de un solo activo o sector. Cuando inviertes en algo, sueles adquirir más conocimiento sobre esta inversión en particular. Eso te permite tomar decisiones informadas más rápidas, y ajustar tu patrimonio en función de las informaciones que tienes.

Atravesar diferentes ciclos económicos

Algunos activos o sectores pueden desempeñarse mejor en diferentes etapas del ciclo económico. La diversificación te permite estar bien posicionado para aprovechar las oportunidades en cualquier fase.

Por eso muchas personas suelen tener en cartera activos tan diferentes como propiedades inmobiliarias, acciones de empresas de productos de consumo, tecnológicas, bonos o criptomonedas. Una empresa como Procter & Gamble lo hará relativamente bien en una recesión, mientras el sector inmobiliario suele subir en épocas de bonanza económica.

Diversificar las inversiones también tiene sus inconvenientes

Reduce la rentabilidad

Es matemático. Si haces correctamente tu diversificación, reduces el riesgo. Y, al reducir el riesgo, también vas a reducir la rentabilidad potencial. Además, comprar más activos diferentes te puede suponer pagar más comisiones, por lo que también aumentan tus costes. Sin embargo, si escoges con cuidado tus inversiones y optas por opciones con potencial, puedes tener una cartera rentable y con un riesgo aceptable.

Se puede diversificar mal

Una buena diversificación de activos es cuando una persona analiza cada una de las inversiones potenciales con toda la información disponible, y luego toma una decisión informada. Pero hay gente que no se quiere complicar en analizar opciones, y acaba comprando sin mirar demasiado. Actuar así te puede llevar a comprar muchos activos de baja calidad, lo que perjudica el conjunto de tu inversión.

La otra forma de diversificar mal es cuando compras muchos activos distintos de un mismo mercado. Te proteges de la volatilidad de un activo concreto, pero no del mercado en su conjunto. Por lo tanto, no has hecho una diversificación adecuada.

Implica dedicar más tiempo

Al menos al principio, optar por diversificar tus inversiones puede requerir una cantidad de tiempo importante. Recuerda, tienes que analizar cada opción, entender los riesgos y beneficios, y tomar una decisión informada. Sin embargo, conforme va pasando el tiempo, cada vez te cuesta menos actualizarte sobre tus inversiones. Y no te hace falta incluir más activos cuando ya tienes bien repartida tu cartera. Solo aumentas el importe de cada activo.

Las ventajas de diversificar tus inversiones superan los inconvenientes

En mi opinión, la reducción del riesgo que te aporta una buena diversificación tiene mucho valor. Conseguir ahorrar el dinero para invertir suele costar mucho trabajo y esfuerzo, por lo que tiene sentido procurar minimizar el riesgo. Así que, la relativa menor rentabilidad de un patrimonio diversificado se traduce también en mucha tranquilidad y estabilidad. En mi opinión, eso vale mucho.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *