La fábula del pescador y el camino

el pescador y el caminoComparto con vosotros una pequeña fábula de cosecha propia, el pescador y el camino, cuyo objetivo es destacar un aspecto importante en nuestras vidas, y especialmente cuando eres emprendedor. Pero no adelanto acontecimientos.

El pescador y el camino

Érase una vez un pescador muy hábil con la caña. Había llegado a una nueva región, y una mañana decidió a salir a pescar. Tras caminar un rato un sendero entre colinas, se encontró con un cruce de caminos. Los habitantes de la zona le habían explicado que la senda de la izquierda llevaba a un lago lleno de carpas que picaban con facilidad. A la derecha, el camino seguía hacia un río revoltoso, donde una persona hábil podía pescar unas truchas deliciosas.

Nuestro pescador no conseguía decidirse. ¿Sería mejor arriesgarse a no pescar nada e ir al río a probar suerte con las truchas? ¿O quizás compensaba pescar alguna carpa en el lago, a pesar de que para cocinarla debería tenerla en remojo durante varias horas, y a pesar de las espinas? Pasó el tiempo y el hombre se sentó en el camino, para meditar su decisión.

Poca gente usaba ese camino, y ya era mediodía cuando un anciano de la zona encontró al pescador sentado y pensativo. El viejo sabía que era un nuevo vecino, y le preguntó qué le ocurría.

“No consigo elegir. ¿Debería ir a lago a pescar carpas o al río a buscar truchas?”

El anciano era sabio, y le ofreció su consejo:

“En la vida, a menudo nos enfrentamos a encrucijadas. La clave no siempre está en elegir el camino correcto, sino en tomar una decisión y comprometerte con ella. Ambos caminos tienen su encanto, pero la verdadera aventura comienza cuando eliges uno y te dedicas por completo a descubrir lo que ofrece”.

El pescador sonrío. Se levantó, recogió sus cañas y agradeció al viejo, antes de tomar decididamente el camino del río.

Estuvo luchando con las truchas toda la tarde, y pese a su experiencia de pesca, cuando terminó el día, no había conseguido pescar ninguna.

Al día siguiente volvió al río, probó nuevos emplazamientos, y por fin pescó una trucha. Era pequeña, pero la comió con gusto cuando regresó a su casa.

Volvió a tomar el camino del río varios días más, hasta que descubrió los mejores lugares para pescar y consiguió traer a su casa unas truchas grandes y deliciosas.

Finalmente, después de unos días, optó por visitar el lago. El paraje era espectacular. Y, como le habían dicho, las carpas no eran difíciles de pescar. En poco tiempo había cogido una. Pero se quedó para disfrutar de las vistas. En la tarde, volvió a casa, puso la carpa en remojo y la cocinó para la cena. A pesar de las espinas, estaba muy rica. Quizás no tanta como las truchas, pero muy rica.

Moraleja para emprendedores

En realidad, las enseñanzas de ese cuento valen para todos. Lo importante no es tanto la decisión que tomes, sino que tomes esa decisión. Una vez nuestro pescador decidió ir al río, luego se esforzó para lograr su objetivo. Podría haber estado días y no pescar nada, y no hubiese sido un error optar por intentar pescar truchas. Porque esos días aprendió mucho. Y lo mismo hubiera sucedido si en lugar del río hubiese optado por el lago. No había una mala decisión, pero había que tomar una.

Muchos emprendedores, y mucha gente en sus vidas personales, se quedan paralizados frente a algunas decisiones importantes. Tienen tanto miedo a escoger la opción menos ventajosa, que acaban perdiendo ambas oportunidades. Esas personas nunca eligen uno de los caminos, y vuelven a casa por la noche tras haber pasado todo el día sopesando los pros y contras del río y del lago.

Por eso, quiero que este artículo sea para ti como el anciano del cuento. Y que te des cuenta de que, una vez que tienes la información, debes actuar, no puedes quedarte en la reflexión. Y, si te equivocas, siempre podrás corregir.

Mientras unas personas piensan, otras toman una decisión, se equivocan, rectifican, mejoran y consiguen grandes cosas.

 

¿Qué te parece ese cuento? ¿Te ha pasado quedarte parado como el pescador de la fábula? ¡Cuéntame tu experiencia!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio