¿Qué opciones de inversión tiene un emprendedor para sus finanzas personales?

opciones inversión emprendedorEmprender significa tener que invertir en un negocio propio, si no lo haces con dinero y recursos económicos, al menos necesitarás dedicar tu bien más preciado: el tiempo. Pero el objetivo de tener una empresa exitosa no debería quitarles importancia a las finanzas personales. Y en particular a la necesidad de invertir en diversas estrategias, para poder diversificar las fuentes de ingresos y asegurar rentas para el futuro. Hoy vamos a repasar algunas de las opciones de inversión que un emprendedor puede tener a su disposición para maximizar sus finanzas personales y su patrimonio.

¿Por qué es importante pensar en invertir al nivel personal?

Cuando tienes un negocio, es lógico que dediques mucho tiempo y esfuerzos para lograr el éxito económico. Y, cuando lo lograste, sigues teniendo que trabajar duro para hacer crecer o incluso mantener lo que conseguiste. Con tanta atención dedicada a tu empresa, es posible que no veas que tus finanzas personales también son importantes.

Gestionar tu patrimonio propio significa principalmente diversificar los riesgos. En un mundo tan competitivo, es posible que tu negocio tenga que enfrentarse a grandes cambios en el futuro. Y puede que sus ingresos se resientan. Pero, si tuviste la previsión de ir construyendo un patrimonio personal separado de tu proyecto empresarial, tendrás otras fuentes de ingresos que te ayudarán. Y por eso tienes que pensar en oportunidades para invertir ajustadas a tus necesidades personales. Dentro de las diversas opciones para tomar en cuenta, puedes valorar las estrategias de inversión que te explican en sitios especializados como inversionesyopiniones.

¿Qué opciones de inversión tiene un emprendedor para sus finanzas personales?

En realidad, son las mismas que tiene cualquier persona a su disposición. Voy a hablar de las principales.

Invertir en activos reales

Algunas inversiones han demostrado ser rentables a lo largo de muchos años. Los activos reales, entre los cuáles destacan las propiedades inmobiliarias, suelen ser una opción muy apreciada por todo tipo de inversores.

Puedes comprar viviendas para hacer compraventa o alquilarlas a particulares, a largo plazo o para turistas. Tienes la posibilidad de elegir locales comerciales o industriales, o incluso podrías especializarte en la gestión de un parque de plazas de garaje. Hay muchas posibilidades, pero siempre necesitarás analizar muy bien el potencial del activo y la situación de mercado antes de invertir, porque suele haber grandes variaciones en función de los ciclos económicos.

Una de las limitaciones de invertir en ladrillo es que la inversión inicial suele ser consecuente, y hace falta disponer de un capital inicial significativo. Aunque también tiene la ventaja de poder usar apalancamiento, mediante hipotecas.

Hay más ejemplos de activos reales, como los terrenos, los lingotes de oro, las obras de artes como cuadros o esculturas, pero las propiedades inmobiliarias suelen ser las inversiones más comunes.

Invertir en activos financieros

La renta fija

Se trata de productos financieros, generalmente bastante seguros, que ofrecen una rentabilidad fija a unas condiciones preestablecidas. Puede ser un bono del tesoro, obligaciones de empresas u organismos, o un depósito a plazo fijo remunerado por el banco. En épocas de tipos de interés más altos, como lo que ocurre actualmente, suele ser una opción interesante, porque combina rentabilidad y un alto nivel de seguridad. Pero también hay épocas de muy bajo rendimiento, como la que conocimos hace poco.

También es importante subrayar que el riesgo está asociado a la solvencia de la entidad que emite el producto financiero. Es importante analizar siempre el riesgo de contrapartida.

La renta variable

En este caso hablamos de productos financieros más volátiles, como acciones de empresas que cotizan en bolsa, fondos de inversión, índices, y también productos financieros más recientes como las criptomonedas.

Para un emprendedor, la estrategia más fácil de aplicar es comprar acciones de empresas cotizadas, y especialmente de aquellas que pagan una retribución a sus accionistas mediante un dividendo. Basta con informarse sobre la empresa, su directiva, su situación financiera y sus perspectivas de futuro para encontrar opciones interesantes. Una vez se han detectado, es necesario tener paciencia para esperar a que la cotización este en un rango de precios adecuado. Y, por supuesto, es necesario diversificar el riesgo, para que ninguna empresa tenga un peso demasiado grande en la cartera.

Por supuesto hay muchas más opciones, como comprar empresas de crecimiento, que no paguen dividendo, pero con un potencial de revalorización importante. O productos financieros más complejos, como opciones o derivados. También está la opción más sencilla de optar por un fondo, y no tener que complicarse por la gestión, a cambio de pagar una comisión que puede ser significativa.

Luego están las posibilidades de inversión que me parecen más especulativas, como las criptomonedas, y que pueden implicar grandes beneficios, pero también grandes pérdidas.

Es fundamental entender el producto en el que quieres invertir

Si hay un consejo que me parece muy importante para cualquier inversor, sea emprendedor o no, es que siempre hay que estudiar y entender la inversión. No te precipites. Mucha gente destaca las ventajas de unos productos o activos sin explicar lo suficiente las implicaciones y los riesgos. Allí el sentido común ayuda. Si es demasiado bueno para ser cierto, probablemente no es cierto.

Infórmate, consulta varias fuentes. Analiza. Mira si la inversión encaja con tus objetivos personales y tu perfil de riesgo. Ser precavido también te protege contra los fraudes. Y, una vez que tengas las cosas claras, empieza invirtiendo poco, y ve aumentando progresivamente tu inversión, aprovechando lo que has aprendido.

En algunos casos, como la compra de un bien inmobiliario, no podrás invertir poco a poco. Eso debería llevarte a analizar todavía con más cuidado el activo que te interesa, el mercado, las oportunidades y los riesgos, antes de desembolsar el dinero.

 

 

¿Qué opción de inversión te parece más adecuada para un emprendedor? ¿En qué estás invirtiendo tú? No dudes en compartir tus experiencias y opiniones en la sección de comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *