Entrevista a Romina Estela: de empleada a emprendedora y nómada digital

de empleada a emprendedora digitalAcabo de estrenar en el canal Youtube del blog un vídeo que te enlazo aquí. Sin duda será de mucho interés para todas las personas que están pensando emprender, pero no están convencidas de dejar su trabajo como empleadas. Romina Estela, ingeniera, decidió un día dejar el mundo corporativo y emprender en el mundo digital. Hoy, como ella misma cuenta, predica a quien quiera escucharla los beneficios de renunciar y montar tu propio negocio online. Y lo cuenta desde Tailandia, donde ha estado viviendo esos últimos meses.

El autoengaño del empleado modélico

Hablamos un buen rato con Romina de la presión que nos solemos poner nosotros mismos para demostrar que somos activos valiosos para las empresas que nos han contratado. Estamos dispuestos a trabajar las horas que hagan falta, y a aceptar un entorno hostil, renunciando a muchos aspectos de nuestras vidas personales. Buscamos ascender, tener reconocimiento, obtener un aumento de sueldo o simplemente queremos hacer lo mejor por la empresa, porque llegamos a convencernos de que es lo mejor para nosotros.

Como cuenta Romina, usando una metáfora muy conocida, estamos en una rueda, como el hámster, y no nos damos cuenta. Seguimos corriendo, gastando mucha energía, sin nunca pensar en pararnos a reflexionar.

El momento del despertar

Los fines de semana y durante las vacaciones, salir de la presión del día a día nos hace tomar conciencia de que quizás no estemos haciendo con nuestras vidas lo que queríamos. Pero no paramos lo suficiente para realmente darnos cuenta de que necesitamos un cambio de vida. A menudo hace falta un factor externo para que tengamos el tiempo de reflexionar sobre nuestras carreras. Nos ocurrió a los dos.

Por eso, Romina recomienda a cualquier persona que tenga dudas sobre su futuro profesional tomarse 2 o 3 meses sabáticos. Hace falta disponer de ese tiempo para realmente darte cuenta de lo que quieres, y salir de la presión diaria del trabajo. Entonces, tendrás el tiempo de hacer balance, y de pensar en lo que realmente te hace feliz. Si quieres seguir en un trabajo de empleado, perfecto. Pero es posible que te des cuenta de que serías más feliz haciendo algo por tu cuenta.

De las clases de idiomas presenciales al formato digital

La primera experiencia de Romina con el mundo del emprendimiento online vino por una serie de circunstancias. Empezó por dar clases particulares presenciales de español a extranjeros que vivían en Valencia. Luego, conoció a un grupo de nómadas digitales que se reunían en la ciudad, se involucró con ellos, y decidió trasladar sus clases al formato online. Lo consiguió en 2019, poco antes de los encierros.

Romina se convierte en nómada digital

Ese cambio le dio la libertad de movimiento a la que aspiraba. Celebró su nuevo estatuto de nómada digital con una estancia corta en Budapest. A continuación, se fue a vivir a uno de los puntos de referencia para la comunidad de nómadas digitales: Las Palmas de Gran Canaria. Allí se tuvo que quedar por culpa del confinamiento. Fue una experiencia agridulce, por las preocupaciones y la distancia con la familia, pero aun así lo valora positivamente.

De las clases al coaching

Cuenta Romina que una de las cosas que echó en falta durante su proceso de transformación fue que hubiese más ayuda externa. Renunciar es un paso que asusta a mucha gente. Conseguir visibilidad para un negocio online es un reto. Le pareció que faltaba información y consejo, así que decidió poner su experiencia personal al servicio de otras personas, y ahora también ofrece coaching para emprender en el mundo digital.

Nos cuenta en el vídeo algunos ejemplos de personas con las que ha trabajado y está trabajando ahora mismo. La alegría que siente al ayudar a que alguien pueda reinventarse es una de sus grandes motivaciones. Sigue dando clases de español, porque le encanta, pero ahora compagina ambas actividades.

Nunca es tarde

Me encantó la frase que compartió Romina durante la entrevista:

Todos tenemos dos vidas. Y la segunda empieza cuando nos damos cuenta de que solo tenemos una.

Yo cité otra que siempre me gustó mucho:

Nunca es tarde para ser quien podrías haber sido.

Pues eso, nunca es tarde. No tienes porque dar un cambio drástico a tu vida. Pero sí que deberías reflexionar en serio sobre si lo que estás haciendo ahora te hace feliz. La vida es corta.

 

No te cuento más, la entrevista dura hora y media, así que, como puedes imaginar, hemos comentado muchas más cosas. ¡No te las pierdas! Seguro que te sentirás reflejado/a en muchos aspectos de los que hablamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio