Tendencia de negocio para el 2012: el low cost extremo

low-cost-extremo

 

Viendo la situación de la economía española no es difícil predecir que en 2012 el factor precio será aun más importante para los consumidores de lo que ha sido en los años anteriores de la crisis que vivimos. Para eso, puede ser una gran tendencia de negocio el concepto de low cost extremo.

 

 

Un país al borde de la quiebra

 

La situación de la deuda española es insostenible. No hablo solo de la deuda pública del Estado y de las Administraciones locales, sino del conjunto de la deuda de toda la sociedad, incluyendo la deuda privada (particulares y empresas), que en su total representa casi tres veces el PIB de España. De hecho, la deuda pública es la menor de los tres grupos: la deuda de las familias y en mayor medida la deuda de las empresas supera notablemente la pública, a pesar de que todo el debate se sitúe sobre esta última.

 

 

 

Un paro estructural escalofriante

 

El paro en España ya representa más del 20% de la población activa, pero lo peor es que los indicadores económicos adelantados de producción de bienes y servicios auguran una nueva subida espectacular del número de desempleados en los segundos y terceros trimestres de 2012, cuando podrían superarse los 6 millones de parados y una tasa de desempleo del 27%.

 

 

Unas durísimas medidas de ajuste

A pesar de que el nuevo gobierno todavía no se haya pronunciado sobre las medidas de ajuste, ya podemos dar por supuesto que se tomarán varias medidas que acabarán recortando el poder adquisitivo de la mayoría de los ciudadanos. Las medidas más probables son una subida del IVA (al menos 2 puntos), el copago sanitario, establecimiento de peajes en las autopistas, creación de contratos de trabajo con sueldos reducidos, y por desgracia más medidas en la misma línea.

 

 

El low cost: una apuesta de futuro

 

Si sumamos los tres elementos: altísima deuda privada, altísimo porcentaje de desempleo y pérdida de poder adquisitivo para todos (incluso los que tienen empleo y no están endeudados) podemos augurar que todos los conceptos low cost van a sacar todavía más partido a la crisis. Para un negocio significa seguir la estrategia de vender mucho y barato como lo señalamos en un artículo anterior.

 

 

El low cost extermo: un paso más avanzado

 

Debido a la dureza de la crisis, es probable que haya que extremar el concepto del bajo coste, reduciendo todavía más las prestaciones y servicios adicionales para centrarse en lo único que cuenta: el producto en sí.

 

Estoy pensando por ejemplo en un concepto extremo aplicado al sector de la alimentación. Para reducir costes de almacenamiento, se podría imaginar crear mini tiendas que vendan una cantidad fija de no más de una decena de productos básicos (agua, arroz, etc) hasta que se acaben. Por supuesto es solo un borrador de idea, lo pongo para ilustrar el concepto: servicio aun más reducido a cambio de precios ultra competitivos.

 

 

Antes de lanzar tu idea, ponla a prueba con un buen plan de negocio

 

 

Artículos relacionados:

Idea de negocio anticrisis: transformar un restaurante vacío en academia de cocina

Idea de negocio: guantes adaptados para pantalla táctil

Idea de negocio: restaurante con menús sanos



 

 

RSS Icon Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

 

 

Sigue el blog en Facebook

 

 

Tags: low cost extremo, tendencia negocio 2012, idea de negocio, montar una empresa, vender barato, crisis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*