Montar una pescadería online: una idea de negocio interesante

montar una pescadería online

Ir pensando en ideas de negocio todos los días hace que a veces se me ocurran conceptos en los momentos menos esperados. Hace poco estaba eligiendo pescado fresco en un hipermercado y de repente me vino la idea de montar una negocio online de pescadería. Lo sé, es una idea un poco complicada, a priori, por tratarse de un producto fresco tan específico. Pero quédate mientras te explico lo que he pensado.

¿Se puede adaptar la experiencia física al mundo online?

Como vas a ver, este concepto es una de las ideas de negocios más extrañas que he compartido en el blog. Porque mi propuesta es hacer  una adaptación tal cual del funcionamiento normal del negocio tradicional. Cuando estamos en este tipo de establecimiento , al igual que ocurre en una carnicería, nos gusta señalar lo que queremos comprar, pedir una cantidad, luego a veces cambiar de opinión, y que quiten o pongan.

Ecwid

En este caso, la adaptación consistiría en poner unas cámaras en el establecimiento, organizadas por tipos de pescados. Con un chat audio con la persona de la pescadería podríamos elegir lo que queremos comprar, y hacer exactamente los mismos comentarios: “este sí, no, el de la derecha”, como si estuviéramos allí.

El sistema de entrega de esa pescadería online

Después de pesar y empaquetar los pescados, el personal de la tienda online mandaría el precio definitivo, y lo pagaríamos por tarjeta. La entrega se haría con motocicletas, como para las pizzas, pero con una caja refrigerada. Hasta se podría pensar en cobrar solo a la entrega, igual que ocurre para los servicios de comida a domicilio. Se podría subcontratar el servicio a empresas como Glovo o Uber Eat.

Montar una pescadería online, o una carnicería, quesería…

La idea se puede aplicar a todos los negocios similares. No importa si lo que quieres es pescado, un buen jamón, o el mejor queso manchego, esos negocios tradicionales se podrían adaptar al mundo digital. La idea es mantener la experiencia personalizada, al mismo tiempo que se facilita mucho la compra para el cliente.

Limitaciones de la idea

Para que funcione esa idea, requiere que el cliente pueda ver perfectamente los productos. Hoy en día, la calidad de las cámaras ha mejorado mucho, y se puede imaginar que el vídeo tenga calidad 4K, para que el cliente pueda realmente elegir el producto que más le gusta. Pero aún así está el problema del plano. En el mundo real nos movemos inconscientemente para ver un producto por diferentes ángulos, algo que sería difícil reproducir en una experiencia digital.

Y, por supuesto, al ser un servicio personalizado, implicaría gastos de personal elevados, además del coste del transporte.

¿Será ese el futuro de la compra online?

Antes de lanzar tu idea, ponla a prueba con un buen plan de negocio

Artículos relacionados:

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *