Idea de negocio: montar tu propia festividad

De vez en cuando me gusta compartir en este blog ideas de negocio originales, o incluso un poco extrañas. Si quieres ver una selección de ellas, te invito a leer este artículo. Hoy, se trata de hablar de algo que creo que podría funcionar en España, dada la cultura de la fiesta y el gran potencial turístico del país: una enésima festividad. Veamos cómo se podría plantear.

Curiosidades que se convirtieron en fenómenos mundiales

No estoy aquí para hablarte de los San Fermines, ni de la Feria de Abril, ni siquiera de las Fallas, y eso que todos esos macroeventos tuvieron sus inicios mucho más discretos en su tiempo. No, hoy el ejemplo que me viene a la cabeza es la Tomatina, la batalla campal de tomates que sucede cada año, el último miércoles de agosto en la localidad valenciana de Buñol.

La Tomatina, según su página oficial, empezó como una pelea entre jóvenes del pueblo, que acabaron tirándose los tomates que se encontraron en un mercado montado en el centro de la localidad el día de los hechos. El año siguiente quisieron repetir la pelea, y así sucesivamente, a pesar de las prohibiciones y de la policía, hasta finalmente lograr que el evento se convirtiese en fiesta.

Hoy en día, vienen personas de todo el mundo a la Tomatina, y supone un gran ingreso de dinero tanto por el ayuntamiento (que lo organiza y vende los billetes) como para las empresas que venden packs con noche de hotel en Valencia, traslado en autobús y acceso al evento, todo eso a unos precios muy rentables. Pero como la cobertura del evento es mundial, hay gente que viene desde Estados Unidos, Australia, Corea o Japón solo por tener la oportunidad de participar en un evento que dura apenas unas horas, si contamos solamente la batalla, y un par de días si se cuentan las fiestas previas y posteriores.

Como un festival de música, pero con otro rollo

Hoy en día se organizan festivales de música de todos tipos, con todos los géneros posibles. Pues bien, la organización de este tipo de eventos es compleja, ya que requiere contratar a artistas de renombre, para poder contar con la asistencia de sus fans. Y siempre puede ocurrir que tal o tal grupo o cantante cancele por algún imperativo personal.

En el caso de la Tomatina, una vez que se ha conseguido la fama, la clave está en asegurar una buena cobertura de cada edición, para seguir creando imagen de marca en España y en el exterior. Si se piensa en un concepto festivo parecido, está claro que lo difícil será hacerlo conocer en otros lugares, pero después, dependerá más de la organización interna que de artistas exteriores.

Vale, una festividad, pero ¿Cuál?

No pretenderás que te lo de todo masticado, ¿no? Creo que hay mucho margen para la innovación. En Inglaterra, tienen a gente que corre persiguiendo un queso bajando una colina. En España tenemos gente tirándose tomates o uvas, en Italia se tiran naranjas, en Japón hay un festival del hombre desnudo, y en Finlandia, un campeonato de cargar con la esposa. Esos son solo uno pocos de las cientos de festividades raras por todo el mundo.

Si encuentras una idea graciosa, con una actividad durante la cual las personas se puedan divertir y que se puedan conseguir buenas fotos y vídeos para que los medios de comunicación se hagan eco de ella, entonces puede que tengas material de festividad exitosa.

Claro que para convertir tu idea en una tradición de alcance mundial, tendrás que tener mucha creatividad, mucha suerte y mucha paciencia. Pero la Tomatina, por ejemplo, no es tan antigua. Empezó en 1945, fue autorizada oficialmente a partir de 1957, pero fue solamente a partir de 1983 y un reportaje en Informe Semanal que se hizo conocida al nivel nacional, y después en el resto del mundo. Sin la televisión, ¿qué sería de esta fiesta?

Puedes compartir tus ideas de fiestas en la sección de comentarios (modero). Puede ser muy divertido.

Artículos relacionados

antoine 80
Me llamo Antoine Kerfant y llevo 7 años asesorando a emprendedores.

Descubre ya mismo si tu idea de negocio es buena gracias a mi ebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*