4 estrategias alternativas para potenciar la motivación en el trabajo

motivación en el trabajoCuando hablamos de motivar a los empleados, generalmente se mencionan temas como la política de remuneración y el ambiente en el trabajo. Desde luego, son aspectos muy importantes, pero hoy he querido preparar un artículo con estrategias alternativas que pueden ayudar a potenciar la motivación en el trabajo. Échales un vistazo y valora si puedes incluirlas en tu gestión de recursos humanos.

Soluciones para un cobro flexible de la nómina

Las necesidades de los empleados pueden ir variando según sus situaciones personales. A veces, no pueden esperarse a la fecha de cobro de su salario, porque se han encontrado con un gasto imprevisto durante el mes. En muchas empresas, los trabajadores no se atreven a pedir un adelanto, y, si lo hacen, no siempre obtienen una respuesta positiva y ágil por parte de la compañía.

Ecwid

Pero lo cierto es que, hoy en día, hay sistemas de cobro flexible, como el que proporciona Loonfy, y que permite a las empresas ofrecer un anticipo de nómina a sus trabajadores sin tener que complicarse ni gestionar muchos pasos administrativos. Es una opción que no le cuesta nada a la empresa, y le permite mejorar su imagen con los empleados, a la vez que esa facilidad ayuda a la motivación de los trabajadores.

Explicar el “por qué” de las cosas

En demasiadas organizaciones, los jefes piden a sus equipos que realicen ciertas tareas sin molestarse en explicar su razón de ser. Esa falta de transparencia tiene muchos inconvenientes. El principal, sin duda, es que los empleados sienten que tienen la obligación de realizar un trabajo que no significa nada para ellos, lo que dificulta mucho que se sientan motivados. Pero también impide que puedan aportar sugerencias o mejoras, puesto que no saben de qué va la cosa.

Al contrario, tomarse la molestia de siempre explicar por qué motivo se va a hacer una tarea, y por qué es importante, ayuda mucho a involucrar a las personas y a que sientan más interés en completar el trabajo. Además, reduce la probabilidad de hacer tareas inútiles, porque al explicar la razón de las cosas, es más fácil que surjan ideas para mejorar el trabajo o valorar su utilidad.

Motivación en el trabajo y estrategias de gamificación

La gamificación, o más bien, ludificación según la RAE, es el uso de dinámicas, técnicas y elementos habitualmente empleados en el ocio y los juegos con el objetivo de potenciar la motivación. Se puede aprovechar en muchos contextos. El entorno laboral es claramente uno de ellos.

Todo parte de la definición de unos objetivos. Pueden ser niveles de ventas, o el aprendizaje de un plan de formación, o cualquier otro elemento relevante para la empresa. En lugar de hacer un seguimiento tradicional del cumplimiento de esos objetivos, se diseña un entorno lúdico, con puntos, insignias, niveles, clasificaciones, etc.

Es una estrategia que puede ser muy eficiente si se emplea correctamente. La idea es picar el interés de los trabajadores, para que disfruten jugando y compitiendo, logrando así los objetivos de una manera muy amena. Hay que tener cuidado de que no se convierta en una competición muy seria, procurando siempre focalizarse en lo positivo. Por ejemplo, está bien comunicar los primeros de una clasificación, pero no hace falta hacer hincapié en los que van últimos.

Participación en la empresa y motivación en el trabajo

Los incentivos económicos no son las únicas herramientas para conseguir una mayor motivación de los empleados, pero suelen ser bastante eficaces. Después de todo, solemos trabajar principalmente por recibir unos ingresos. Demasiadas veces, los trabajadores perciben que sus esfuerzos se traducen por unos mayores beneficios de la empresa, pero no necesariamente en un aumento de sus remuneraciones como empleados.

Una forma interesante de fomentar el sentimiento de pertenencia a la compañía y una mayor motivación para lograr sus objetivos es permitiendo a los empleados convertirse en accionistas de la empresa. Es una estrategia que usan muchas multinacionales que cotizan en bolsa, pero no tiene por qué limitarse a las compañías muy grandes.

Hay muchas formas de fomentar la participación de los trabajadores en el capital de la empresa. Desde regalarles acciones hasta ofrecerles comprarlas en unas condiciones muy atractivas, es decir con un fuerte descuento respecto a su valor de mercado.

¿Se te ocurren otras estrategias alternativas para fomentar la motivación en el trabajo?

He citado esas cuatro maneras de motivar a los trabajadores, porque me parece que no se suelen usar tanto en las empresas. Por supuesto, son solo herramientas que no sustituyen a una estrategia integral de recursos humanos. ¿Cuál de esas técnicas te parece la más acertada? ¿Has probado alguna de ellas? ¿Tienes otras estrategias que merecería la pena mencionar? No lo dudes y comparte tus opiniones en la sección de comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.