¿Un crowdfunding de inversión inmobiliaria?

Ahora que se está recuperando el mercado inmobiliario, seguro que hay muchas personas que se plantean invertir. Los precios de compra todavía están en precios razonables, y hay diversas formas de ganar dinero, haciendo compraventas o comprando para alquilar. Sin embargo, no todo el mundo tiene el dinero suficiente para poder comprar un bien inmobiliario, de allí la idea de montar una plataforma de crowdfunding inmobiliario. Pero no hablo de hacer lo mismo que algunas páginas existentes.

Varias opciones muy rentables en el sector inmobiliario

En los negocios comerciales, la clave está en comprar bien más que en vender bien. En el caso del sector inmobiliario, es fundamental. Saber detectar un buen activo inmobiliario antes que los demás permite maximizar el beneficio, sea cual sea la opción de inversión:

  • La compraventa permite obtener un beneficio rápido, comprando un bien, normalmente que necesite reforma, para mejorarlo y volver a ponerlo en el mercado con una plusvalía consecuente.
  • El alquiler permite obtener una rentabilidad más estable a medio y largo plazo, y siempre con la posibilidad de vender el bien más adelante, en caso de que se haya revalorizado. Dentro del alquiler están varias opciones: como buscar inquilinos a largo plazo, alquilar a turistas o poner el piso en alquiler por habitaciones para estudiantes o jóvenes trabajadores.

El problema: la inversión inicial

El principal problema de la inversión inmobiliaria, especialmente en ciudades grandes donde los precios son altos, es que hace falta un capital importante para invertir. Raramente se puede hacer algo interesante con menos de 100.000€, y en muchas ocasiones las oportunidades cuestan varias veces este importe.

Esa inversión es una barrera de entrada notable, ya que a diferencia de otros sectores, no existen muchas opciones para iniciar un negocio con poco dinero, salvo si uno decide comprar plazas de garajes, pero esas no tienen las mismas oportunidades de revalorización que los pisos o casas.

Una posible solución: el crowdfunding

Ya que hoy en día existen plataformas cooperativas para todo (alquilar una habitación o un coche, compartir trayectos, financiar un proyecto), se podría pensar en aplicar el concepto del crowdfunding al sector inmobiliario.

Ahora es cuando me dices: “Pero sí eso ya existe, con conceptos como Housers”. Efectivamente, la idea de compartir la inversión inmobiliaria entre varias personas no es nueva, pero tras estudiar el modelo de Housers, me parece que no cumple con muchas de las expectativas de la gente. Entre otros motivos porque esa plataforma te impone las opciones de inversión. Ellos seleccionan proyectos, y tú decides si quieres invertir o prestar tu dinero con un interés.

Mi concepto de crowdfunding inmobiliario

A mí me interesaría más una plataforma que pusiera en relación a inversores en pequeños grupos, para invertir en proyectos propuestos por esos mismos inversores, o para formar una sociedad para luego buscar un activo entre todos. La idea es tener en todo momento el control de donde se invierte, sin depender de las decisiones de terceros externos al grupo de inversores.

Déjame ponerte un ejemplo. Imagina que tienes a 10 personas que pueden invertir 20.000€ en un inmueble. Individualmente, no van a ninguna parte, pero juntos tienen 200.000€ que les permitiría comprar un activo decente, reformarlo y ponerlo en alquiler o venderlo. Dentro de esas 10 personas, puede que una de las personas ya tenga visto un activo, o puede que no. Con la plataforma se conocerían y podrían buscar oportunidades juntos.

La plataforma podría tener varias funcionalidades:

  • Poner en relación a los inversores. En este caso, las personas interesadas indicarían el dinero que quieren invertir y el tipo de inversión que buscan. Tendrían la posibilidad de crear y unirse a grupos (con números de miembros limitados) para hablar de la inversión.
  • Garantizar el dinero de la inversión. Para que no haya personas mareando sobre la inversión cuando no tienen la intención de invertir, la plataforma pondría a disposición de sus usuarios un sistema de cuentas seguras, donde se comprueba que cada inversor dispone del dinero que dice, sin perder la titularidad de ese dinero, evidentemente.

La monetización de la plataforma podría ser una comisión sobre el importe de las operaciones, permitiendo a los usuarios compartir datos de contacto solamente después de haber pagado esa comisión. También es posible plantear un sistema de cuota anual.

De hecho, esa plataforma podría servir para cualquier tipo de inversión. He mencionado el sector inmobiliario porque es mucho menos líquido que otros, pero se podría imaginar hacer lo mismo para invertir en bolsa o en cualquier otra cosa.

Artículos relacionados

antoine 80
Me llamo Antoine Kerfant y llevo 7 años asesorando a emprendedores.

Descubre ya mismo si tu idea de negocio es buena gracias a mi ebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*