Hasta que no hayas lanzado tu proyecto al mercado, tú eres el producto

tu-eres-el-productoCon frecuencia insisto en el blog sobre lo poco importante que es la idea de negocio comparada con la calidad del equipo promotor del proyecto. He hablado de ello en artículos como “No es la idea, es el equipo”, y recientemente, los responsables del proyecto Lanzadera me explicaban como el criterio de selección más importante para ellos era la valía del líder. De allí que hoy vaya a insistir sobre cuan fundamental es que integres que hasta que arranque tu empresa, el producto eres tú.

Se invierte en personas, no en ideas

En mi actividad de consultor, de vez en cuando me encuentro con personas que piensan que han encontrado la idea del siglo, y quieren que les prepare un plan de negocio para conseguir financiación, cuando no tienen ni experiencia en el sector, ni conocimientos específicos, ni un ápice del dinero necesario. Me toca entonces ser muy diplomático y explicarles que cuando un proyecto está en su fase inicial, los inversores no están interesados en ideas brillantes, sino en personas capaces.

Si eres tú el producto, actúa en consecuencia

No se te ocurriría vender tu producto sin un envase adecuado, y asegurando que cumpla los requisitos de calidad que le corresponden. Sin embargo, muchos emprendedores no tienen tanto cuidado con ellos mismos. Algunos pocos descuidan su envoltorio (aspecto físico) cuando se encuentran con posibles inversores, proveedores o socios de cualquier naturaleza. Otros muchos no se preocupan por cuidar el discurso y prepararse, ya que piensan que la idea es tan maravillosa que va a deslumbrar a su público.

Pero tanto tu aspecto físico como la forma y el fondo de lo que vayas a decir importan muchísimo. En estos momentos, tienes que integrar que te estás vendiendo a ti mismo más que tu proyecto. Tienes que dar una imagen de profesionalidad, de seguridad en ti mismo, de liderazgo. Tus interlocutores tienen que querer invertir en ti.

Por supuesto que el proyecto tiene que tener consistencia, pero, créeme, se sigue antes a un líder con un proyecto de calidad mediana que a una persona dudosa con una idea genial.

Necesitarás prepararte

Ciertas personas son líderes naturales. Tienen carisma, aptitudes para convencer y liderar, y conquistan sin esfuerzo a su audiencia. Pero hay pocas personas así. El resto de los mortales nos lo tenemos que trabajar un poco más y prepararnos.

¿Te acuerdas del post que publiqué con consejos para aprender a convencer? Esas recomendaciones también valen para que te conviertas en un producto atractivo. Y como complemento te recomendaría el post con consejos para una buena presentación en PowerPoint.

No solo tienes que preparar tus argumentos, sino que tienes que mantener el discurso claro, corto, atractivo y conciso. Quizás el mejor punto de partida sea elaborar un elevator pitch.

Artículos relacionados

Como convencer: consejos para persuadir
Consejos para una buena presentación en PowerPoint
Elevator pitch: como presentar tu empresa en un minuto

¿Te ha gustado el artículo? Hazte seguidor del blog en Google+, Facebook o Twitter.

También puedes seguir mi perfil personal en Google+.

RSS Icon Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*