Trabajo desde casa: ¿chollo o pesadilla?

trabajar desde casaNo recuerdo haber comentado este hecho anteriormente en el blog, pero el caso es que trabajo desde casa. Como a lo largo de los años no he parado de recibir comentarios sobre este hecho, (la mayoría envidiosos pero también unos cuantos escépticos), me ha parecido que podría ser interesante hacer un balance de mi experiencia, para valorar si trabajar desde casa es tan genial como parece que la mayoría piensa.

Las ventajas indiscutibles

Empecemos por los beneficios de trabajar en casa. Son los que todo el mundo imagina, pero quizás haya alguno más que no hayas pensado.

  • Adiós al tiempo perdido en el transporte. Sin duda ese es el principal aliciente para ubicar tu puesto de trabajo en tu vivienda. Todo este tiempo que pierdes caminando, cogiendo el bus o el metro, cruzando la ciudad en tu coche, quedando atrapado por un atasco o una huelga, todo eso desaparece, ya que solo tienes que cruzar un pasillo para acceder a tu escritorio. Además del ahorro de tiempo, lo que te ahorras en dinero también es muy notable. Ya no te hace falta abono de transporte, y si usabas el coche principalmente para ir a trabajar, no solo gastas mucho menos gasolina, sino que te puedes plantear vivir sin coche.
  • Comes barato y sano. Es cierto que algunas personas que no viven muy lejos de donde trabajan pueden volver a casa para comer, pero como la mayoría no puede, considero que trabajar desde casa es una ventaja sobre el caso general porque comes en casa. Es decir que puedes comer más equilibrado y por bastante menos dinero que si lo tuvieras que hacer fuera.
  • Organizas tu tiempo. Esto no vale para todos los casos. Hay personas que tienen un empleo ubicado en el domicilio, pero que tienen que cumplir un estricto horario de trabajo (por ejemplo tele-operadores). Pero muchas personas sí que tienen esa libertad para organizarse. Puedes reservar un hueco en tu jornada laboral para una sesión de deporte o una caña con amigos, o quizás empezar muy tarde porque el día anterior saliste. Como lo que cuenta es el trabajo que realices y no cuantas horas has echado, si eres productivo puedes liberar en teoría bastante tiempo libre.
  • Menos intrigas palaciegas. Trabajar desde casa normalmente significa trabajar solo, y por lo tanto te libras de la presencia física de jefes y compañeros, que en ocasiones puede estar acompañada de juegos de poder, cotilleos, reuniones infinitas, o control paternalista sobre tu desempeño. Desde la distancia te juzgan solamente por los resultados, y te ahorras bastantes disgustos.
  • Te ahorras el alquiler. Si eres emprendedor, alquilar una oficina es un gasto notable, y trabajar desde casa te permite evitarlo.

trabajo en casaAhora vamos con los inconvenientes

Es posible que al leer las ventajas anteriores de un empleo a domicilio ya se te hayan ocurrido algunas limitaciones, incluso inconvenientes de esta situación. Voy a listarte las que me parecen las más importantes.

  • Muy poca interacción social. Si trabajas desde casa y tu trabajo no conlleva visitar clientes o salir de casa por cualquier otro motivo que te haga relacionarte con otras personas, entonces corres un (pequeño) riesgo de aislamiento social. Personalmente yo lo contrarresto planificando visitas a centros de emprendedores o entrevistas a startups y por supuesto con una vida personal con un marcado aspecto social.
  • Riesgo de sedentarismo. Si no tienes que salir de casa ni para ir a trabajar, es mucho más probable caer en la comodidad del sedentarismo, con una actividad física insuficiente, y los riesgos para la salud que puede implicar.
  • Invasión de la esfera privada. Si tu domicilio es también tu lugar de trabajo, es inevitable que la frontera entre la esfera profesional y la esfera personal se vayan borrando. Sin embargo, es mejor que exista un límite para separar ambos mundos, y que los problemas de uno no vayan afectando el otro.
  • Descontrol de horarios. Si no tienes la obligación de cumplir ciertos horarios, la libertad se puede volver en tu contra. Es muy fácil trabajar muy poco un día o muchísimo otro (porque te sientes culpable por el día anterior). Exige mucha disciplina. Y este descontrol de horarios puede afectar tu salud en general (sueño, alimentación, deporte…).
  • Algunos gastos adicionales. Eso es algo en el que la gente no se suele fijar, pero si estás en casa todo el día tienes algunos gastos adicionales, especialmente en energía. Tener el ordenador encendido todo el día gasta electricidad, y lo mismo pasa con la calefacción, el aire acondicionado, o la iluminación. Está claro que no es un sobrecoste enorme, pero al cabo del año sí que supone algo.
  • Problema de imagen con los clientes. Si eres emprendedor, no tener una oficina propia puede ser un problema con los clientes. Hay formas de resolverlo (alquilar un sitio por horas, quedar en un bar, etc), pero aun así a veces los clientes insisten para ir a verte en tus instalaciones, y tienes que estar preparado tanto para la invasión de tu intimidad como para la posibilidad de perder algún cliente por considerar que trabajar desde casa no es serio.
  • Dificultad de deducir los gastos. Antes comentaba que te ahorrabas el alquiler, pero la contrapartida es el tratamiento fiscal. Al mezclar el gasto personal con el gasto profesional, se hace mucho más complicado deducirte los gastos de cara a la Hacienda Pública.

¿Qué es un trabajo desde casa?

Antes de terminar, me gustaría repasar algunas consideraciones sobre los trabajos a domicilio, porque desde luego bajo este término se esconden una gran variedad de tipos de trabajos, algunos de los cuales hay que mirar con escepticismo.

  • Cuidado con las ofertas de trabajo desde casa. Si vas buscando en Google, seguramente te encontrarás propuestas variopintas. Algunas te intentarán convencer de rellenar encuestas, otras de invertir en productos financieros de alto riesgo porque un tal Juan de Salamanca gana 2.531€ a la semana, etc. Otro tipo de ofertas de las cuales tienes que desconfiar son aquellas que te hablan de ser un comercial desde casa y donde no te pagan nada, solamente una comisión sobre venta. Ante todas esas propuestas tu mejor arma es el sentido común, en especial esta gran frase: “si algo es demasiado bueno para ser cierto, probablemente no lo es”.
  • Trabajador deslocalizado o emprendedor en casa. Para mí, las dos mejores opciones para trabajar en casa es o ser un verdadero empleado, con la única diferencia que estás ubicado en casa, o montar tu propio negocio y ubicarlo en tu domicilio. En el primer caso dependes de otra empresa pero tienes un contrato de trabajo como cualquier empleado, y en el segundo eres tu propio jefe y no dependes de un cliente en particular.

Conclusión: ¿chollo o pesadilla?

Voy terminando este artículo y va siendo hora de responder a la pregunta inicial. ¿Entonces? ¿Es un chollo trabajar desde el domicilio? ¿Puede llegar a ser una pesadilla? Como te puedes imaginar, voy a responder que ni lo uno ni lo otro.  Todo es cuestión de prioridades y de personalidad.

  • Si eres una persona organizada, el riesgo de descontrol es mínimo, pero si necesitas que alguien te esté orientando y controlando, entonces quizás la libertad proporcionada por el trabajo desde casa sea demasiado peligrosa para tu rendimiento.
  • Si eres una persona muy sociable, la posibilidad de estar 8 horas o más sin interacción social puede ser un gran freno.

Leyendo las ventajas e inconvenientes que he listado (basados en mi propia experiencia), creo que te puedes hacer tu propia idea. Mi objetivo con este artículo es que las personas que tienen una visión muy romántica del empleo a domicilio se den cuenta que hay luces y sombras, y que, por muchas pegas que parezca tener un trabajo habitual con su oficina, sus compañeros y su jefe de turno, tampoco es tan infernal.

¿Y tú? ¿Has convertido tu domicilio en tu oficina? Quiero que me cuentes tu experiencia!

Artículos relacionados

Un pensamiento en “Trabajo desde casa: ¿chollo o pesadilla?

  1. airling

    Soy una emprendedora, llevo 5 años laborando desde casa , he tenido algunos alti- bajos, pero en resumen creo que son mas las cosas positivas que me ha brindado esta modalidad ya que he podido estar pendiente de mi hija la cual esta en etapa pre- adolescente. Me propongo mis propias metas económicas y restrinjo mis gastos de acuerdo al aumento que note en los servicios. abarato y reciclo los papeles de oficina , recurro a escanear para minimizar papelería . y algunos otros tips que me permiten reajustar mi economía
    Se ve un poco afectada mi vida personal y familiar , pero lo he solucionado integrándolos a mi labor.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*