Sobre nuevas tecnologías, trabajo y vida personal…

nuevas tecnologías y trabajoHace unos días, hubo un pequeño revuelo con un servicio adicional anunciado por WhatsApp: a partir de ahora, sabrás cuando un contacto haya leído tu mensaje (algo que ya sucedía con la mensajería de Facebook). Algunos se alegraron, y otros se preocuparon frente a lo que consideran una intrusión en su vida personal. Pero el problema no se limita a Whatsapp. Es algo que apareció con los teléfonos móviles y el correo electrónico, y se amplificó con la llegada de los smartphones: ¿hay que poner límites?

Geniales herramientas de comunicación

No se puede negar que inventos como el teléfono móvil, el email, el teléfono inteligente, la tablet, Skype o WhatsApp son herramientas geniales. Te permiten mantener un contacto cercano con personas que están a mucha distancia, mandar documentos de trabajo, abaratar costes de transporte haciendo  videoconferencias,  y muchas más cosas.

Hoy en día se han convertido en elementos imprescindibles. Basta ver lo que sucede cuando por algún motivo falla la conexión a Internet. Para muchas personas, significa que prácticamente no puedes trabajar, y te quedas desconectado de todo (lo que a veces es bueno).

¿Adiós a la barrera entre vida personal y vida profesional?

El problema de esas herramientas es cuando se empiezan a usar de forma inapropiada. A muchas personas nos ha pasado que un jefe nos llame fuera de horas o el fin de semana para tratar de temas de trabajo. Luego, con la posibilidad de leer los correos electrónicos en el teléfono a estas llamadas intempestivas se añadieron los mails urgentes que hay que contestar ya. Y hoy en día en muchas empresas se usan los sistemas de chat como WhatsApp que son aún más inmediatos.

Al nivel profesional, el cambio introducido esos días por WhatsApp puede ser muy preocupante para las personas que tienen un jefe invasivo. Ahora no solo sabrá si el mensaje te ha llegado, pero también sabrá si lo has leído, agravando el control ejercido sobre ti.

Algunos podrían decir que todo eso es cuestión de personas más que de tecnología, y seguramente tienen razón. Pero el problema es que en las relaciones laborales actuales es muy difícil luchar contra estas prácticas. Primero porque se ha generalizado el uso (ya no son solos los jefes pesados las que te escriben a cualquier hora de cualquier día), y segundo porque una relación jefe empleado no es igualitaria.

¿Poner límites como en Alemania?

En Alemania han decidido aportar una respuesta al problema, aunque como muchas veces la medida solo afectará a grandes empresas. Se trata de bloquear los sistemas corporativos (especialmente el correo electrónico) para que los empleados no reciban emails profesionales fuera del horario de trabajo. Me parece una iniciativa interesante, aunque difícilmente aplicable en pequeñas empresas.

¿Y tú? ¿Qué opinas? ¿Crees que la tecnología se ha vuelto demasiado invasiva en el trabajo? ¿Cómo crees que se podría solucionar el tema?

Artículos relacionados:

Una noche en la Linterna de COPE
Una cosa vale lo que otro está dispuesto a pagar
El petróleo se acaba

¿Te ha gustado el artículo? Hazte seguidor del blog en Google+, Facebook o Twitter.

También puedes seguir mi perfil personal en Google+.

RSS Icon Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*