Si quieres mejorar, tienes que fallar

pelota tenisNo es ninguna sorpresa que el deporte suela usar como una referencia para los negocios o el desarrollo personal. En mi opinión, muchas de las experiencias vividas en el terreno de juego se pueden trasladar a lógicas empresariales. Hoy te voy a hablar de un concepto clásico en el tenis: los errores no forzados, y como te pueden ayudar a tener un mejor negocio.

La problemática del saque

Si has jugado a algún deporte de raquetas,  sabrás que el saque es una de los aspectos técnicos más importantes y más difíciles de controlar. Si eres debutante, y tu oponente también, al principio vas a tener como objetivo no hacer falta, para poder tener un intercambio. El resultado es un saque muy fácil de devolver, y que te pondría en peligro frente a cualquier jugador con tan solo un poquito más de técnica. Pero bueno, empiezas, es normal que intentes asegurar.

De hecho, cuando eres principiante, vas a jugar todo con la misma filosofía que tu saque. Devolverás las pelotas al centro, para no fallar, y no arriesgarás mucho.

¿Qué tiene de malo?

Cuando juegas por primera vez, nada de lo que he comentado es malo. No te vas a convertir en Federer de un día para otro. Pero el problema empieza cuando sigues haciendo lo mismo en prácticas posteriores. De acuerdo, vas mejorando poco a poco, tus saques se hacen más precisos, un poco más rápidos, y tus golpes los vas colocando mejor en la pista, pero si no cometes errores no forzados, entonces tienes un problema.

si quieres mejorar tienes que fallarNecesitas fallar

Un error no forzado es cuando fallas sin que el otro jugador te haya presionado. Si tu adversario coloca un saque muy potente y bien colocado y no consigues devolverlo correctamente, no es un error no forzado. Tampoco lo es si te han pillado a contrapié, llegas tarde a recoger la pelota y fallas. Yo te hablo de las situaciones en las cuales tienes el control de la jugada, pero aun así, te sale mal. Y te digo que es mejor si fallas a menudo.

¿Por qué iba a querer yo que cometas errores no forzados?

La mayoría de las veces, los errores no forzados tienen como punto en común el querer intentar algo diferente, y arriesgado. Quieres colocar una pelota muy larga, para que tu oponente no pueda llegar, pero se te queda unos centímetros fuera. Intentas hacer una dejada, pero se te queda en la red.  Fallas, pero tenías intención de hacer una jugada ganadora.

Si no intentas esas jugadas, quizás no falles mucho, pero tu progresión va a ser muy lenta. Ganarás los primeros partidos, especialmente si tu oponente arriesga, pero muy pronto mejorará él y entonces perderás tú, porque su nivel habrá subido mucho más que el tuyo.

En los negocios y en la vida esa lógica vale también

Si eres muy conservador con las decisiones de tu negocio, es muy difícil que consigas grandes cosas. Innovar significa arriesgar, y por lo tanto pruebas nuevos caminos es bastante probable que las cosas te salgan mal unas cuantas veces. Pero al final darás con la solución adecuada.

Hasta en la vida personal se puede aplicar esta lógica. Imagínate que nunca hubieras dado el paso de decirle a una persona que te gusta, por el miedo a fallar. No habrías conocido el rechazo, es verdad, pero probablemente tampoco hubieses tenido mucha experiencia en relaciones.

Eso sí, no se trata de volverse loco, ni de tomar riesgos exagerados. Se trata de aceptar que para conseguir una solución mejor, a veces hace falta asumir un riesgo, y por lo tanto a veces hay que aguantar las consecuencias de un fallo.

¿Cuál ha sido tu mejor aprendizaje después de un fallo? Compártelo en la sección de comentarios (hay moderación).

Artículos relacionados

antoine 80
Me llamo Antoine Kerfant y llevo 7 años asesorando a emprendedores.

Descubre ya mismo si tu idea de negocio es buena gracias a mi ebook.

2 pensamientos en “Si quieres mejorar, tienes que fallar

  1. MARIANO TARI

    Hola
    Un amigo y yo queremos montar una empresa que puede ser de gestión empresarial sobre temas innovadores y/o tecnológicos, o coordinacion de una AEI

    Cual seria el CNAE más apropiado y que fuese dentro de los subvencionables

    Gracias

    Responder
    1. Antoine Kerfant Autor

      Parece que su negocio sería algún tipo de Asesoría o Consultoría, yo miraría en los CNAE relacionados. Respecto a que el CNAE sea subvencionable, la verdad es que no le puedo ayudar. Y de hecho, le diré una cosa: no cuente con las subvenciones. Si las consigue, suelen llegar tarde. No digo que no las solicite, sino que no cuente con ellas. Si al final un día recibe una, pues muy bien, pero no cuente con ellas para los ingresos de su negocio. Tiene que ser rentable sin subvenciones.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*