Perspectivas económicas 2018 para España y algunos sectores

Nos estamos acercando al final del año, y es buen momento para pararnos un momento y analizar la evolución de algunos sectores representativos de la economía española. En concreto, vamos a ver que nos puede deparar el 2018 para el automóvil, la construcción, la restauración, el comercio minorista y el turismo, después de valorar la evolución general del PIB en 2018.

¿Se ralentizará el crecimiento?

El año pasado, ya se pensaba que el crecimiento del PIB en 2017 iba a ser netamente peor que en 2016, pero al final se revisaron al alza las previsiones, y según los pronósticos de las mayoría de las entidades que hacen estos estudios, la economía española debería crecer por encima del 3% por tercer año consecutivo.

Sin embargo, en 2018 la previsión es más conservadora, con un crecimiento estimado del 2,4% según la OCDE, que toma en consideración el impacto de una ralentización del crecimiento de la demanda interna, y factores como la incertidumbre en Cataluña. A pesar de todo, el crecimiento debería ser mayor al de la zona Euro (estimado en un 2%).

Cabe destacar que esas previsiones nunca se cumplen al 100%. Hay tantas variables desconocidas, especialmente al nivel internacional, que es muy difícil acertar completamente. Sin embargo algunas tendencias de fondo se suelen cumplir, lo que permite hacer estimaciones.

Automóvil: estabilización del mercado

Se prevé que las ventas de coches suban un 3,6% en 2017, para alcanzar una cifra anual cercana a las 1,2 millones de matriculaciones, es decir una cifra muy por encima de las 700.000 de los años de crisis pero por debajo de los récords de los años anteriores a 2008. Hay que indicar que esas cifras iban infladas por la burbuja de crédito de estos años.

Para el año que viene, algunos estudios, como el de MSI, indican que las ventas se van a mantener en el mismo nivel, incluso quizás bajar ligeramente. El motivo sería la falta de políticas de incentivación a la compra, una herramienta que los constructores suelen reclamar al gobierno y han obtenido a menudo (plan PIVE y similares).

Construcción: crecimiento sostenido

Las últimas previsiones del gobierno anticipan un crecimiento medio del sector de un 3,5% anual en el periodo 2018/2020, es decir que la construcción volverá a ser uno de los principales motores de la economía española. Esto viene del saneamiento de la situación patrimonial de las familias (que se han desendeudado), y del crecimiento de la demanda de vivienda. Ahora solo hace falta esperar que se hayan tomado medidas de control para evitar que se vuelva a producir una nueva burbuja en el sector.

 

De todos modos, recuerda que las grandes evoluciones son solo indicadores. Un nuevo negocio puede fracasar en un sector en pleno crecimiento, o triunfar en un sector en recesión. Todo depende del planteamiento y del talento del equipo promotor.

También se estima que los precios de las viviendas vayan a seguir su subida, a un ritmo superior al de la inflación, igual que ha ocurrido este año. Habrá que ver si la subida es más moderada en 2018, ya que no existe una escasez que justifique unas subidas muy grandes.

Comercio minorista: crecimiento sostenido

Parece que la confianza de los consumidores sigue alta, además de una recuperación del empleo, ya que el comercio minorista está viviendo una época dulce. Según la agencia Moody’s, el sector crecerá cerca del 5% en 2018, tras una subida del 4,2% este año, ambas cifras muy por encima del crecimiento del PIB.

Restauración: crecimiento sostenido

La tendencia del comercio minorista se repite en el sector de los restaurantes. Sin caer en la falacia anecdótica, creo que es bastante obvio que en los últimos dos años han abierto muchos restaurantes nuevos, y que se nota a simple vista la recuperación del sector. Sin embargo, mejor fiarse de datos estadísticos, como las estimaciones que han hecho en DBK, y que prevén crecimientos del 5% para la restauración, tanto este año como el próximo.

Turismo: ralentización del crecimiento

El Turismo ha sido el gran motor económico en España en los últimos años, también este año, cuando se estima que habrá crecido un 3,2%. Pero existen varias dudas para el año que viene. Por un lado, algunos competidores de España como Túnez o Egipto vuelven a tener cierto atractivo para los turistas de sol y playa, ya que la situación política parece estabilizarse en esos destinos. Por otro lado, no se sabe muy bien el impacto que pueda tener la situación en Cataluña sobre el turismo en esta región. Esos factores y otros hacen que se estime una ralentización del crecimiento para 2018 en el sector turismo.

Artículos relacionados:

antoine 80
Me llamo Antoine Kerfant y llevo 7 años asesorando a emprendedores.

Descubre ya mismo si tu idea de negocio es buena gracias a mi ebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*