No necesitas más visitas a tu página web…

Necesitas convertir las que ya tienes.

no necesitas mas visitasEntre las personas que tienen una web o un blog suele existir cierta obsesión para obtener más y más visitas. Pero a menudo lo que más necesitas no es tanto que más personas visiten tu web, sino convertir esas visitas en acción para vender o conseguir el objetivo que has definido.

Volvamos a la tienda clásica

Una tienda online no es tan diferente de una tienda clásica. Evidentemente, para vender hace falta que la gente sepa que estás allí, miren tu vitrina y se decidan a entrar. Tu vitrina virtual puede que sea un resultado orgánico o patrocinado en Google, un enlace a tu página en Facebook o en otro lado, pero al final lo que me interesa tratar hoy es lo que ocurre una vez el cliente entra en la tienda (o en tu web).

¿Te imaginas un local donde entran miles de clientes a diario y ni uno compra un producto? ¿O quizás solo unos pocos? Eso es lo que ocurre con muchas páginas. ¿Crees que el problema es que no entran suficientes personas? No. El problema es o bien que no entran las personas que deberían entrar (el público objetivo de tu producto o servicio), o bien que no has sabido convencerles de que compren.

Déjame que te ponga un ejemplo. Si pones una tienda de artículos de lujo en un barrio popular, es probable que tengas muchos curiosos que entren a cotillear, pero pocos o ninguno comprará. Eso es lo que pasa cuando tienes visitas no cualificadas. Pero si realmente están viniendo personas interesadas por comprar, igual tu tienda es muy oscura, que los precios no se ven bien, que tus productos no están bien presentados, o quizás pides demasiado, o una combinación de esos motivos y más cosas.

En Internet sucede lo mismo, y vamos a ver como remediarlo.

1º- Analiza de donde vienen tus visitas

Palabras clave y enlaces

Para saber más sobre el tráfico que recibe tu web, lo mejor que puedes hacer es repasar de donde viene la mayoría de tus visitas. Para eso puedes usar Google Analytics o la herramienta estadística que tengas instalada. También puede ser útil que uses las herramientas para webmaster de Google.

  • Palabras claves. Probablemente, una parte importante de tus visitas venga de motores de búsqueda (principalmente Google). Como cada vez se ve menos este dato en Analytics (más y más palabras entran en una categoría “desconocida”, puedes usar la herramienta para webmaster y mirar en qué palabras claves que usas hay más clics. Y allí puedes encontrar algunas sopresas.

Por ejemplo, si tienes un blog, puede que un artículo tuyo con una relación lejana con tu temática este generando mucho tráfico. Esto quiere decir que los que llegan a tu web están interesados por el artículo, pero no por el resto de tu sitio. También puede que tu palabra clave no sea lo suficiente específica, o directamente equivocada. Imagínate que vendes servicios para abogados, y por decir algo estás bien posicionado para “abogados”. Tendrás muchas visitas, pero no de los clientes que buscas, sino de personas que buscan abogados.

  • Enlaces entrantes. Repasa también las principales páginas que te proporcionan visitas. Es posible que sean enlaces que construiste en su tiempo (con estrategias de link building) o enlaces que terceras personas han puesto en sus páginas. De nuevo, puede que la temática de la página donde está el enlace no sea muy relevante, y que muchas personas entrando a tu web lo hayan hecho por mera curiosidad, sin tener un interés real en comprar o descubrir más.

Origen geográfico

Este es otro factor fundamental. Por lo general, tener una web en español es una suerte y una fuente de oportunidades, pero a veces también es un problema. Si tu producto o servicio va dirigido a un mercado local (sea al nivel de España o incluso más concretamente a una región o incluso ciudad), lo más seguro es que muchas de tus visitas vengan de muy lejos. No es raro que la mitad del tráfico de un blog español proceda de Latinoamérica. Si tu producto o servicio no está disponible para esas zonas, entonces la mitad de tus visitas no es tráfico cualificado.

2º- Analiza que páginas se visitan y el comportamiento del usuario

¿Qué página se visita primero? Esto normalmente ya lo sabes cuando has analizado el origen del tráfico. Pero la pregunta que viene a continuación es cómo se comporta el usuario. ¿Sale inmediatamente? En este caso tendrás un porcentaje de rebote muy alto para esta página. ¿Sigue visitando? ¿Acaba llegando a la página que quieres? Puede ser tu formulario de inscripción a tu boletín, el carrito de la compra de tu tienda online o la página que hayas definido como importante.

Usa las herramientas estadísticas para entender que rutas siguen tus usuarios desde sus distintas puertas de entradas. Verás que algunos caminos son mejores que otros.

3º- Pon indicadores de conversión

Al principio no hace falta que te compliques mucho, ya lo irás perfeccionando a medida que entiendas mejor a tus visitas. Pero al menos deberías saber cuántos clientes llegan a la página que quieres y cuantos llegan a efectuar la acción que quieres (normalmente la compra). Es muy importante que al final sepas que porcentaje de las visitas se convierten en ventas (ratio de conversión), y si lo puedes diferenciar según las vías de entrada, mejor que mejor.

Por ejemplo, igual te das cuenta que un gran número de tus visitas llega por unas palabras claves mal posicionadas. Digamos que recibes 500 visitas diarias por esas palabras claves, pero que de todas ellas solo salen 5 ventas (conversión del 1%). Al mismo tiempo, has notado que otras palabras claves más específicas te generan unas 100 visitas diarias y que con ellas obtienes también 5 ventas (conversión del 5%). ¿Ves adonde quiero ir a parar?

4º- Mejora tu página

La experiencia del usuario es algo fundamental y que va cambiando con el tiempo. En especial, hoy en día tu página tiene que ser práctica desde cualquier tipo de equipo (especialmente los móviles).

  • Navegación más rápida. Reduce el número de clic. Cada vez que el usuario tiene que hacer clic para acceder a un contenido le estás dando la oportunidad de no hacerlo y de abandonar el proceso. Simplifica las cosas, haz que sea muy rápido.
  • Llamadas al acción. Si vendes algo, ¡no te cortes! Pon las cosas muy grandes y muy claras, y no dudes en hacer llamadas a actuar, con o sin incentivos (como descuentos adicionales o productos gratuitos).
  • Ensayo y error.Ensaya distintos formatos, colores, presentaciones… no hay normas escritas. Prueba y cuando algo funciona, insiste con ello y mejóralo.

5º- Redefine tu estrategia de captación de visitas

Una vez que has redibujado tu web, tienes que redefinir tu estrategia de captación. Comparado con una tienda física, tienes suerte, es bastante más barato. Abandona sin tristeza las palabras claves y enlaces entrantes que no te aportan tráfico cualificado, y centra tus esfuerzos en lo que sí merecen la pena. Recuerda la estrategia de la larga cola (long tail). Mejor muchas palabras claves menos competidas y más específicas con una tasa de conversión alta que unas palabras generalistas. Tendrás un tráfico más estable (dependerá menos de si fluctua el posicionamiento de una página u otra) y más ventas con menos visitas.

Al final, si pasas de tener 1500 visitas al día y 15 ventas a tener 500 visitas diarias y 25 ventas habrá merecido la pena.

Artículos relacionados:

Crecimiento viral de una página web: ¿es posible?
Impacto de un post patrocinado en Facebook
Google Plus como herramienta de posicionamiento

¿Te ha gustado el artículo? Hazte seguidor del blog en Google+, Facebook o Twitter.

También puedes seguir mi perfil personal en Google+.

RSS IconSuscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*