Montar una peluquería: unos consejos

montar una peluqueriaAhora que parece que la demanda interna empieza a crecer y que las perspectivas económicas son más favorables, quizás sea un buen momento para plantearse abrir un negocio tradicional como puede ser una peluquería. Aquí unos consejos por si es el tipo de actividad que quieres iniciar.

¿Cuánto cuesta montar una peluquería?

Evidentemente, la inversión inicial es muy variable dependiendo del tamaño de la peluquería, de la ciudad en que se ubique, y del estado del local. No es lo mismo que vayas a iniciar tu actividad en un sitio que antes ya tenía una peluquería y donde solo tendrás que hacer unos cambios decorativos y comprar unos muebles a que optes por un local donde hay muchas obras por hacer.

A pesar de todo, puedes estimar que tendrás que gastarte entre 10.000 y 30.000€ en mobiliario (dependiendo del tipo de muebles y del número de puestos de tu salón de peluquería), al menos otros 10.000€ para la decoración (interior y exterior), y si tienes que hacer obras, otros 10.000 o mucho más, dependiendo de lo que tengas que hacer. Además tendrás que comprar un equipo informático y algunas herramientas de peluquería, por lo que puedes sumar unos pocos miles de euros de más. Cuenta también con los dos meses de fianza para el local.

En total, montar una peluquería pequeña cuesta al menos 30.000€, salvo que hagas un traspaso de una que ya esté funcionando, pero quien te la traspase seguramente también te pediría una cantidad similar (o superior).

La imagen es fundamental

Uno de los motivos por los cuales merece la pena gastarse un poco más en la inversión inicial cuando montas una peluquería es que al tratarse de un negocio que gira entorno a la imagen personal, tienes que tomarte muy en serio la imagen de tu propio negocio. Tus clientes, mujeres y hombres, vienen porque quieren tener un mejor aspecto, lo que les hace sentirse mejor. Es muy difícil que elijan ir a un establecimiento que descuide su imagen, porque inconscientemente, asociaran la mala imagen de la peluquería con una posible mala imagen para ellos.

Por eso, es muy importante que cuides hasta el último detalle para tener un diseño espectacular (aunque sea sencillo), y una imagen perfecta en todos los aspectos de tu negocio, desde la decoración (interna y externa) hasta los uniformes de peluquería de las personas que trabajan en el local. Todo cuenta.

La ubicación

Al igual que para un restaurante, la ubicación es clave para una peluquería. Quizás te acuerdes del artículo que dedique a este aspecto primordial para este tipo de negocio. El artículo se llama abrir un local: ubicación, ubicación y ubicación y te recomiendo que lo leas porque el éxito o fracaso para una peluquería depende mucho de esa elección. Por ejemplo, si hay una calle con mucho tráfico peatonal, tienes que estar en esta calle, no en la calle perpendicular, aunque tu local este a solo 15 metros. Puedes pensar que está muy cerca y que es lo mismo, pero para nada, lo cambia todo.

¿Qué trámites para abrir una peluquería?

Las cosas se han simplificado bastante en los últimos años para la apertura de las peluquerías. Por ejemplo, aunque todavía tengas que obtener una licencia de actividad, ya no es necesario que la tengas antes de iniciar la actividad. Puedes empezar siempre que comuniques al ayuntamiento que tu establecimiento cumple con los requisitos. Y por supuesto tiene que ser cierto, porque a los pocos meses un técnico vendrá a comprobarlo para poder darte la licencia.

Si quieres saber qué es lo que tiene que cumplir el local, te aconsejo que lo compruebes con algún profesional del sector (arquitecto técnico por ejemplo), ya que puede haber variaciones según la ciudad. En cualquier caso los requisitos son cosas como la accesibilidad, la seguridad (riesgo de incendio), el aislamiento acústico, etc.

Otros posibles requisitos son los relacionados con la forma jurídica que vayas a elegir. Básicamente, tienes que decidir entre autónomo y sociedad. Por lo general, para una peluquería pequeña que no genere muchos beneficios compensará más autónomo, y para una más grande con beneficios mayores, una sociedad, por motivos fiscales.

Finalmente, otros trámites y requisitos son aquellos relacionados con los empleados. Si vas a contratar personal, tendrás unos trámites adicionales con la seguridad social o tu comunidad autónoma, y también cumplir la reglamentación  en términos de riesgos laborales.

¿Independiente o franquicia?

Cada vez hay más franquicias de peluquería, una tendencia que también se puede notar en el resto del sector del comercio y de los servicios de proximidad. Por lo general, una franquicia es un poco más cara al inicio, y suele coger una parte de tus beneficios, pero a cambio te puede aportar una mayor probabilidad de éxito, ya que se apoya en la experiencia de la gestión de muchos otros establecimientos.

Artículos relacionados:

antoine 80
Me llamo Antoine Kerfant y llevo 7 años asesorando a emprendedores.

Descubre ya mismo si tu idea de negocio es buena gracias a mi ebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*