¿Por qué no montas tu propia bodega?

Emprender en el sector del vino es el objetivo de muchos aficionados y apasionados por esa bebida milenaria (se estima que apareció hace 5.000 años). Hace ya un tiempo, compartí en el blog algunas ideas específicas relacionadas con el vino, pero hoy voy a hablar de la más obvia de las oportunidades de negocio: montar una bodega. Es un negocio apasionante pero con muchos retos.

España, un país líder

España es uno de los tres mayores productores de vino del mundo, justo por detrás de Italia y por delante de Francia. El trío sigue produciendo casi la mitad de todo el vino en el mundo, a pesar del auge de nuevas zonas, especialmente en América Latina y China.

En España hay muchas diferencias de reconocimiento entre las zonas vinícolas. Las botellas de Rioja y Ribera del Duero tienen mucha fama, y normalmente precios más altos que otras zonas menos conocidas, como los vinos de Castilla la Mancha o Valencia, por citar un par de ejemplos.

Hay muchas bodegas, que luchan por el mercado nacional, y también por hacerse un hueco en los grandes destinos internacionales. Por eso es fundamental acudir a las ferias y promocionar el producto ante importadores y actores del sector.

¿Qué vino quieres crear?

La elaboración del vino es todo un reto, tienes que encontrar la mezcla de sensaciones que quieres que los paladares de tus clientes aprecien. Los parámetros son casi infinitos. Desde la elección de la uva, hasta el tiempo de barrica, pasando por otras cien decisiones sobre acidez, azúcar, sabores, o si quieres que el vino tenga más o menos cuerpo. Y además tendrás que asegurar que todas las botellas tengan las mismas propiedades y el mismo sabor.

Puedes también aprovechar las diferentes tendencias de consumo. Hoy en día hay vinos veganos, por ejemplo. Sí, sí, has leído bien, he dicho veganos. Si te sorprende, como me pasó a mí la primera vez que descubrí el concepto, que sepas que en la elaboración de un vino hay un proceso de filtración, y que normalmente se usan proteínas animales para este filtrado. Las bodegas que producen vino vegano sustituyen las proteínas animales por unas vegetales. Pero el tema vegano no es el único, también hay vinos ecológicos, kosher, incluso vino sin alcohol…

Un poco de diseño

Aunque en España el vino es un producto relativamente barato, no deja de ser un artículo de lujo, y como tal, recuerda un poco al perfume, un producto que más allá del contenido, destaca mucho por el frasco y el diseño de la caja. En el caso del vino, de momento el mercado sigue siendo bastante conservador desde el punto de vista de la forma de las botellas, pero empieza a haber más innovación en el tema de las etiquetas. Todavía dominan en número las bodegas clásicas, con nombres como marqués, señorío, castillo, etc y una etiqueta elegante con una combinación de beige, dorado, rojo y negro. Pero cada vez hay más bodegas que se arriesgan con nombres más atrevidos y dibujos modernos. Incluso algunas optan por cambiar la forma de las botellas.

¿Qué equipo promotor?

No sé puede montar una bodega sin contar con un enólogo. Lo ideal es que esté en el equipo promotor, pero no es imprescindible, también puede estar en plantilla. Sin embargo, es fundamental que quien monte el negocio tenga mucha experiencia en el sector, y mejor si tiene un perfil internacional, con dominio de inglés y otros idiomas, para poder promocionar el  vino fuera de España, donde hay mucho mercado.

¿Qué canal de distribución?

¿Te has fijado que muchos de los vinos que te gustan no están disponibles en las grandes superficies? Eso se debe a que los canales de distribución de los vinos son muy variados, y que muchas bodegas prefieren evitar la venta en supermercados e hipermercados por el escaso margen que supondría. Algunos de los canales más habituales son:

  • Los restaurantes y bares. Tomarse una copa de vino, o una botella, para acompañar la comida o la cena es algo muy típico. Para una bodega, es una buena forma de llegar al cliente final.
  • La distribución especializada. Hay muchas tiendas para los amantes del vino.
  • La gran distribución. Para un mercado de masa.
  • La venta por Internet. Hoy en día el cliente compra desde la comodidad de su casa.
  • La exportación. Los vinos españoles tienen buena fama, y se puede aprovechar para vender fuera.

¿Aprovechar el enoturismo?

Cada vez es mayor la tendencia que consiste en hacer turismo alrededor del vino, yendo a visitar viñedos y a probar vino. Si quieres montar tu propia bodega, puedes plantearte conseguir algunos ingresos extras aprovechando ese turismo especializado. Es una forma de vender directamente al cliente final y una excelente manera de dar a conocer y promocionar tu marca.

Artículos relacionados

antoine 80
Me llamo Antoine Kerfant y llevo 7 años asesorando a emprendedores.

Descubre ya mismo si tu idea de negocio es buena gracias a mi ebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*