El método Lean Startup: ¿deberías emplearlo?

metodo lean startupEn el mundo empresarial suele haber conceptos más de moda que otros. A veces son ideas nuevas revolucionarias, otras veces solo son palabras bonitas para decir de otra forma lo que muchos hacían desde hace tiempo. Si eres emprendedor, hay al menos dos de esos conceptos que has tenido que escuchar más de una vez: el lienzo del modelo de negocio (business model canvas), y el método Lean Startup, del que vamos a hablar hoy.

¿En qué consiste el método Lean Startup?

Para simplificar, el concepto descrito por Eric Ries explica un proceso iterativo para el lanzamiento de un nuevo producto o servicio, inspirado en la lógica científica del ensayo y error (comprobación de la validez de los conceptos) y la mejora continua, donde los primeros clientes juegan un papel fundamental con sus aportaciones y críticas para corregir el producto y adaptarlo cuando se identifican nuevas necesidades.

Más concretamente, la idea es tener unas iteraciones muy cortas donde se formalizan hipótesis, se elabora un producto mínimo viable (MVP en sus siglas en inglés), que se prueba con los clientes. Puede ocurrir que el primer producto no responda a las necesidades de los clientes, pero que en este dialogo se haya encontrado otra necesidad relacionada con el concepto y que antes se desconocía. En este caso, se efectúa un pivote, que se define como “una corrección estructurada diseñada para probar una nueva hipótesis básica sobre el producto”, y que consiste en hacer evolucionar al producto inicial para responder a la necesidad identificada.

De esta forma, poco a poco se va identificando una necesidad real, y confirmando con los clientes que el producto mínimo viable responde a ella, a la vez que se mejora el producto.

Ventajas del método

  • Se adapta a las necesidades del cliente en un mundo cada vez más cambiante.
  • Usa el método científico para comprobar el interés de los clientes, aumentando la probabilidad de acertar en la definición del producto.
  • Optimiza la inversión, evitando poner mucho dinero en un concepto que no haya sido previamente testeado.
  • Ayuda a desarrollar un producto de forma rápida con ciclos iterativos cortos.

En realidad, el método Lean Startup es una respuesta a algunos de los fracasos más sonados de las empresas de nueva creación. Su fundador, Eric Ries, experimentó personalmente este tipo de fracaso. Por lo general, lo que ocurría era que la startup invertía mucho dinero y tiempo en desarrollar un producto que consideraba que podía tener éxito, y cuando finalmente lo lanzaba, muchas veces el producto no se adaptaba al mercado. Resultaba casi imposible para la empresa corregir, porque ya había creado una estructura e invertido en una filosofía, lo que llevaba al fracaso del proyecto y a unas pérdidas importantes.

La respuesta adaptable de Lean Startup se puede resumir en:

  • Fracasa pronto, fracasa barato.

Cuando nos paramos a pensar, este no es un concepto nuevo. Ya lo dijo Demóstenes: “Cuando una batalla está perdida, sólo los que han huido pueden combatir en otra.” Con la filosofía de Lean Startup, se abandonan las batallas perdidas para concentrarse en las que se puedan ganar.

startup

Pero el método Lean  Startup tiene sus inconvenientes

  • Algunas personas reprochan al método su cortoplacismo. Al tratarse de iteraciones rápidas entorno a necesidades encontradas gradualmente, existe una incompatibilidad con una visión empresarial a largo plazo. Lean Startup no deja mucho sitio para la innovación creativa basada en la ruptura con lo existente.
  • Otro riesgo es que las iteraciones acaben aburriendo y desanimando a los primeros clientes. En una startup, esos primeros clientes pueden ser el núcleo duro de la futura clientela, ya que haber estado presentes desde el principio les hace sentir más especiales. Sin embargo, esas idas y vueltas para probar el concepto les puede marear, confundir e incluso hacer que dejen de interesarse por el concepto. Es especialmente problemáticos cuando se sabe que para muchas startups, los primeros clientes suelen ser familiares, amigos y conocidos. Si se desaniman estos, se hace mucho más complejo encontrar a nuevos clientes para probar el concepto.
  • El método también puede matar la pasión del emprendedor. Imagina que has encontrado una idea que te apasiona. Vas aplicando el método Lean Startup, e iteración tras iteración, pivote tras pivote, te encuentras con un producto que tiene mucho potencial (por la respuesta de los clientes), pero ya tiene muy poco que ver con tu idea original. En muchos casos, al emprendedor ya no le une el mismo vínculo pasional al concepto validado. Y sin pasión, la probabilidad de éxito del proyecto se ve comprometida.
  • Otra crítica que a veces se le hace a esa filosofía es el empleo exagerado de indicadores, en detrimento del factor humano.
  • Y si abandonar los conceptos que parecen no gustar al cliente puede ser un buen consejo, al mismo tiempo quizás una buena idea corra el riesgo de ser abandonada de forma equivocada. La muestra de clientes elegida quizás no era la adecuada para el producto, o quizás simplemente los clientes no supieron expresar exactamente lo que les faltaba, y por lo tanto se podría desechar algo con potencial que en realidad necesitaba todo lo contrario: perseverancia.

¿Merece la pena que sigas este método?

Como ya vimos, es una metodología que tiene muchas ventajas. La idea de probar rápido el concepto con unos consumidores es algo aplicable a la inmensa de los negocios, sean startups o no, y que da muy buenos resultados, minimizando el coste y permitiendo desarrollar un producto adaptado de verdad a las necesidades del cliente.

Creo que es interesante leer el libro de Eric Ries y empaparse de la filosofía, cogiendo lo que te pueda servir. No creo que seguir al pie de la letra cualquier método sea bueno para nadie. Cada negocio es un mundo, y no hay una receta infalible. El método Lean Startup es de las cosas más interesantes para un emprendedor, pero no es el único camino.

Artículos relacionados:

¿Te ha gustado el post? Para ayudarme puedes dar un retweet, un “me gusta” o un “+1”, en los botones de abajo. :-) Muchas gracias.

antoine 80
Me llamo Antoine Kerfant y llevo 7 años asesorando a emprendedores.

Descubre ya mismo si tu idea de negocio es buena gracias a mi ebook.

2 pensamientos en “El método Lean Startup: ¿deberías emplearlo?

  1. JOSÉ DE JESÚS ÁLVAREZ HERNÁNDEZ

    puede que sea un buen método, pero la explicación que dan con respecto a él en general es muy rebuscado, podrían explicarlo de manera más sencilla y claro por favor

    Responder
    1. Antoine Kerfant Autor

      Simplificando mucho, se trata de lanzar un producto usando a los clientes como probadores del concepto. En lugar de gastarse mucho dinero en la elaboración y el lanzamiento de un producto definitivo, y luego ver si el mercado le acepta, se empieza por comercializar un “producto mínimo viable” y se va probando con los clientes. Lo que digan los clientes sirve para modificar el producto y volverlo a comercializar en una versión mejorada, intentando así adaptarlo poco a poco a lo que quieren los clientes.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*