Cómo mejorar la gestión de los recursos humanos de tu empresa

gestion recursos humanos empresaUno de los elementos más difícil pero a la vez más importante en una empresa es una buena gestión de los recursos humanos. Como otras partes estratégicas de un negocio, pasa por un seguimiento de algunos elementos claves, también llamados indicadores, algunos de los cuales vamos a repasar en este artículo.

Productividad

Hay diferentes motivos por los que no siempre es fácil medir la productividad de las personas. Uno de ellos es que seguir el rendimiento puede ser percibido por parte del empleado como un control excesivo y por tanto llegar a ser contraproducente. En efecto, no se trata de poner en marcha un sistema orwelliano sino de tener unos datos comparativos que permitan mejorar la gestión de la empresa, adaptar las tareas de cada uno, medir las necesidades en formación, y por supuesto valorar la eficiencia de cada uno.

La segunda complejidad es encontrar un indicador que sea realmente valioso. Para un comercial parece fácil (número de ventas cerradas, por ejemplo), pero ¿qué pasa con un administrativo? Y volviendo al comercial, ¿de verdad son comparables un vendedor que tiene asignado un cartera de clientes fieles y otro que tiene que conquistar desde cero una nueva clientela?

Salvando estos matices y dificultades, que el empresario tendrá que tomar en cuenta si quiere tomar decisiones acertadas, es importante poder medir la productividad de los empleados, incluso con un indicador imperfecto, porque permite entender mucho mejor las evoluciones y tomar medidas.

Accidentes laborales

No tiene la misma importancia la seguridad en una central nuclear que en una fábrica, ni tampoco tiene el mismo riesgo un accidente en una fábrica que en una oficina. Sin embargo, aunque las consecuencias puedan ser más o menos graves, es imprescindible tener un indicador sobre accidentes, más allá de las obligaciones legales.

Formación

Por ley las empresas tienen que dedicar un mínimo de recursos y tiempo a formar a sus empleados, pero de nuevo, más que una obligación, la formación debe entenderse como una oportunidad para mejorar. Permite adaptarse a los cambios del mundo y de la economía, tener empleados más polivalentes, encontrar nuevas formas de trabajar que supongan una mejora de productividad para la empresa.

No basta con medir el dinero gastado ni las horas dedicadas. Si se quiere aprovechar las formaciones hay que tener una verdadera estrategia. No se trata de darle clases de inglés a Fulanito porque le apetece, sino buscar para cada persona lo que pueda aportar a la empresa una formación específica. Y eso se puede hacer de acuerdo con los deseos de desarrollo personal de los empleados.

Ausentismo

En ocasiones, los empleados no pueden venir a trabajar. Puede que haya surgido alguna emergencia, o puede simplemente que se encuentren enfermos o heridos. Otros pueden llegar tarde en ocasiones. Puede parecer que es normal, y efectivamente en la vida ocurren incidentes, pero si no mides el ausentismo no podrá saber si tu empresa está en niveles normales o si un incremento de las ausencias es en realidad un síntoma de algún problema más grave. Para poder medirlo primero tienes que conocer las horas que hacen las personas. Para eso, un sistema de control de acceso puede ser una buena herramienta. Ya sabes, cada uno ficha cuando entra o sale del trabajo. Y luego basta con medir la evolución mes a mes. Si necesitas informarte sobre sistemas de control para tu empresa,  visita Cucorent.com si necesitas más información.

En los últimos años, el control del absentismo se ha incrementado. En el sector público también se han tomado medidas referentes a los horarios de los funcionarios.

Gasto

Finalmente, hay un indicador un poco obvio pero por eso no menos importante, que es el gasto en personal. Si tienes una empresa pequeña seguramente tendrás muy claro cuánto gana cada uno, pero aun así no está de más repasar los sueldos de vez en cuando. Te aconsejo que siempre te bases en un coste anual, para asegurarte que has tomado en cuenta todos los elementos, desde las pagas extras hasta los elementos variables.

Artículos relacionados:

Un pensamiento en “Cómo mejorar la gestión de los recursos humanos de tu empresa

  1. Pepe

    Aunque a veces la vida te da sorpresas, éste es un claro ejemplo de que lo barato sale caro.

    Contratas a un trabajador profesional, experimentado, serio, con su vida personal asentada, le pagas el salario que le corresponde, y salvo accidente o que se pongan gravemente enfermos sus hijos o padres, no te fallará un solo día.

    Contratas por el mínimo importe aceptable al menos malo de un conjunto de mediocres, y entre lo que falta a trabajar, lo sobao que llega algunos días tras salir de marcha, que también puede favorecer los accidentes laborales o las neglicencias en sus tareas, la desmotivación (que más da que eche las horas, si está a medio gas), etc…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*