¿Estamos perdiendo la memoria?

memoria-usbEste post no tiene nada que ver con el tema del emprendimiento, es una reflexión sobre el impacto de los cambios tecnológicos sobre nuestras aptitudes. En concreto, me interesa analizar si poco a poco estamos perdiendo la capacidad de memorizar informaciones en nuestro cerebro. Esta pérdida de memoria sucede a otro fenómeno similar reciente.

La pérdida de la habilidad para calcular

No sé si esta escena te parecerá familiar. Vas a cenar con unos amigos, se piden varios platos para compartir, varias rondas de bebidas, y cuando llega la cuenta, se opta por repartir el importe entre todos. No importa si hay 4 personas o si hay doce, el reflejo de la mayoría es sacar el móvil y hacer el cálculo con la aplicación de calculadora. He visto personas decir: “vale, son 60 euros, y somos cuatro, entonces salimos a … (tecleando)… 15€ por cabeza”.

Las calculadoras, tan prácticas para operaciones complejas, se usan incluso para los cálculos más evidentes. Es más, las personas no usan la calculadora simplemente por vagancia: lo hacen porque ya dudan de su propia capacidad de cálculo.

Por supuesto, muchas personas son capaces hacer operaciones simples, pero no deja de ser preocupante comparar la capacidad de cálculo de los adultos actuales con generaciones anteriores.

perder-la-memoria¿También vamos a perder la memoria?

En Francia, la generación de mis padres tenía que aprenderse la lista de los más de noventa departamentos, con el número correspondiente (que es el mismo que el código postal). Cuando íbamos en coche, y ya que las matriculas entonces llevaban ese número, el juego era recordar a qué departamento correspondía un vehículo. Está claro que la educación ha evolucionado. Hoy en día tendría poco sentido aprenderse este tipo de lista, pero parece que hay menos enfoque en la memoria.

Y la tecnología no ayuda a practicar nuestras habilidades cerebrales. Voy a ponerte algunos ejemplos:

  • Los números de teléfonos. Antiguamente, a la fuerza conocías los números de teléfono de las personas más cercanas en tu vida. Hoy, solamente entras los dígitos en la agenda de tu móvil y te olvidas. De hecho, apuesto a que la inmensa mayoría de las personas que leen este artículo no puede decir de memoria más de 4 o 5 números: el móvil propio, el fijo de la casa, y un par de números más de personas muy muy cercanas.
  • La ortografía. Hoy en día, da igual escribir mal, porque el corrector de Word (herramienta con la cual estoy escribiendo esas líneas) o el corrector del móvil te subrayarán el error en rojo y te propondrán alternativas. Tengo curiosidad por saber si dentro de unos años seremos capaces de redactar un texto sin equivocarnos.
  • Google y Wikipedia. ¿Recuerdas a este actor de tal película? ¿Cómo se llama? ¿Sabes a qué me refiero? ¿Es película que tenía lugar en esta ciudad? Hoy en día, no nos esperamos a recordar el dato. Enseguida saltamos sobre el móvil para encontrar la respuesta.

Solo son unos pocos ejemplos, pero hacen imaginar que con el tiempo, podemos ir descuidando nuestra capacidad para memorizar, y quizás tenga un efecto sobre nuestra memoria. Quizás no tenga tanta importancia, porque seguiremos teniendo herramientas tecnológicas, o quizás sí la tenga. Lo veremos con el tiempo. El motivo no es ser alarmista, sino reflexionar sobre una tendencia.

Artículos relacionados:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*