¿Es Internet un sitio natural para monopolios?

monopolios-internetObservando algunos de los éxitos más sonados de las empresas de Internet, he llegado a pensar que en muchos casos, la tendencia natural de los negocios en la red es crear monopolios. Si te parece, te invito a acompañarme en una reflexión sobre la realidad y los motivos de esta situación, analizando diversos casos en distintos mercados.

Cuando hablo de monopolios, no hablo en término estricto. Por supuesto que la mayoría de esas compañías tiene competencia. Pero sus cuotas de mercado son tan grandes que en muchos casos se puede considerar que tienen un monopolio de hecho.

1º- Motores de búsqueda

Es curioso como pese a tener la posibilidad de usar otros buscadores, en España (y más ampliamente en Europa), seguimos usando Google casi por defecto, olvidando que podríamos contar con Bing o Ask (entre otros). Incluso el propio fundador del buscador, Sergey Brin, decía que a diferencia de otras empresas, si la gente no está contenta con Google, en un solo clic puede usar otro servicio. En otros países (EEUU), la cuota de mercado del líder es un poco más pequeña, pero sigue liderando el sector.

Pero realmente, cuando te planteas el negocio de los buscadores, te das cuenta que de todos modos la inversión necesaria es enorme (en servidores, especialmente), ya que la cantidad de datos disponibles en Internet no para de crecer (pronto hablaremos en el blog del tema del “Big Data”). Si cuesta mucho dinero poner en marcha un nuevo buscador, es una barrera de entrada tremenda para nuevos competidores. Aun así, de los monopolios de Internet, el de Google me parece el menos lógico.

2º- Redes sociales

Aquí voy a hablar de dos ejemplos de casi monopolios: Facebook y Whatsapp (de hecho curiosamente el primero compró al segundo). En ambos casos, me parece que hay factores que llevan naturalmente a una situación de monopolio. Si eres una red social, tu éxito viene medido por el número de usuarios. Pero como usuario, para elegir una red social, el principal criterio es que tus contactos también la estén usando.

¿Quién quiere apuntarse a Google Plus si todos sus contactos ya están en Facebook? ¿Quién quiere instalar Line, Telegram u otro sistema si todo el mundo en España usa Whatsapp?

Te lo puedo contar por mi propia experiencia. Cuando Facebook compró Whatsapp, decidí dejar de usar esa mensajería (para diversificar empresas) y opté por lo que me parecía una buena alternativa: Telegram. De hecho, no era el único, ya que en la semana que baje esa aplicación, aparecía como número 2 en las más descargadas (detrás de Whatsapp). Luego procuré convencer a mis amigos que cambiasen. Unos pocos se identificaron con mi pensamiento antimonopolista, y descargaron la aplicación también. Durante un tiempo pensé que podría haber una tendencia de cambio, pero rápidamente yo mismo volví a usar Whatsapp, porque no podía incluir a ciertas personas en grupos de discusión, y porque era más cómodo usar la aplicación que todos usaban.

Es decir que llegado a cierto punto, el líder se convierte en monopolio de hecho, porque los usuarios van donde ya está el resto de usuarios. Eso sí, hay cambios de tendencia, y puede que la forma de comunicarse, que antes era más por PC y por Facebook, ahora es más por móvil y por Whatsapp, mañana sea por otro medio aun por conocer. Monopolios, sí, pero a veces de corta duración.

3º- Coche compartido

El anterior artículo que redacté te hablaba de Blablacar, un sitio que pone en relación conductores y pasajeros para compartir coches en distancias medianas y largas. En mi opinión, este tipo de negocio también tiende a convertirse en monopolio, por un motivo similar a lo de las redes sociales. De nuevo, los usuarios van donde haya más oferta. Es decir, si la inmensa mayoría de los conductores que quieren compartir coche lo hacen en un sitio en particular, entonces la mayoría de los viajeros van a este mismo sitio para buscar una plaza.

Este efecto se retroalimenta. El conductor que vaya a publicar un nuevo viaje y no se quiere complicar la vida, va a la página líder, y no quiere volver a publicar su propuesta de plazas en otras webs. Y eso a su vez aumenta el número de viajes ofrecidos y hace que los viajeros tengan más interés en ir donde el líder.

Posiblemente sea un efecto menos fuerte que para las redes sociales, pero también hay una fuerza que empuja hacia el monopolio, o al menos, el oligopolio.

4º- Enciclopedia online

Si hablo de enciclopedia, el reflejo de cualquier persona que conozca un poco de Internet será decir: “Wikipedia”. La base de información colaborativa es una de las pocas webs de primer nivel que no tiene propósito comercial, pero eso no quita que sea en los hechos prácticamente un monopolio del saber online.

De nuevo las razones se encuentran en las barreras de entrada para nuevos actores. En este caso, no es desarrollar un programa (el formato Wiki es gratuito), sino rellenar la enciclopedia con información de calidad. No se puede decir que Wikipedia es siempre una fuente fiable, pero con su gran número de usuarios y de moderadores, ha conseguido cierto nivel de fiabilidad y una enorme cantidad de entradas, que hace muy difícil que otro actor pueda destacar. Además, de nuevo se produce el fenómeno de retroalimentación: los usuarios van a Wikipedia porque es donde hay más datos, y los que crean contenido van al mismo sitio porque es donde su creación tendrá más opciones de ser vista.

5º- Tiendas online

Viendo el éxito que tiene Amazon en muchos países, uno se podría preguntar si el concepto de tienda online que vende virtualmente de todo también tiene tendencia en convertirse en un monopolio. Es cierto que hay barreras de entrada muy grandes (todo el tema de la logística). Y que algunos usuarios ya no se complicarán en mirar en diversas webs para comprar algo, cuando el propio sitio de Amazon les permite comparar precios entre distintos proveedores.

Aun así, me parece que el sector de las tiendas online es menos propenso a transformarse en monopolio, porque el usuario se guía por otras referencias, principalmente la relación calidad / precio.

5º- Los dos Internet

En complemento de esta reflexión sobre los monopolios en Internet, me gustaría matizar que tenemos una visión muy occidental de la red. En China, país con una población que duplica EEUU y Europa juntos, también hay este tipo de monopolios, pero no son empresas occidentales, sino locales.

El buscador líder es Baidu, no Google.
La red social principal es Renren, no Facebook.
El equivalente de Twitter se llama Weibo.
En lugar de comprar en Amazon, la gente usa Taobao.
Para informarse, algunos usuarios visitan Wikipedia, pero la mayoría opta por un servicio de Baidu llamado Baike, porque tiene más entradas en chino.
También es interesante saber que Weixin, el equivalente de Whataspp, es una evolución de QQ, el equivalente del desaparecido MSN Messenger (ahora fusionado con Skype).

Esto demuestra que pese al carácter internacional de Internet, las diferencias culturales y el idioma pueden seguir siendo un freno a la extensión de algunos conceptos, con la implentación en su lugar de conceptos muy similares.

* *

¿Y tú? ¿Crees que Internet es un sitio propicio a la creación de monopolios? Puedes compartir tu opinión en la sección de comentarios.
Artículos relacionados:

Cuarto aniversario del blog
Emprender es sentir pasión por resolver un problema
Burbujón y resacón en Nueva York

¿Te ha gustado el artículo? Hazte seguidor del blog en Google+, Facebook o Twitter.

También puedes seguir mi perfil personal en Google+.

RSS Icon Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*