El tiempo es dinero

monedasEs una de las frases de negocios más conocida, y me ha parecido interesante analizar algunos aspectos de la relación entre el tiempo y el dinero, desde el punto de vista de la creación de empresa, pero quizás también en tus finanzas personales. Temáticas como las prioridades, la productividad, la formación o el retorno de las inversiones son algunos de los asuntos que mejor ilustran esa conexión entre el reloj y la cuenta corriente.

El mal uso del tiempo y de las prioridades, un problema para muchos emprendedores

Cuando inicias un negocio, y no tienes mucho dinero para invertir, es normal que quieras ahorrar buscando toda clase de soluciones más económicas.  Y no es algo malo en sí. El problema empieza cuando dedicas un tiempo desproporcionado para elegir en qué te vas a gastar el dinero, en comparar, buscar ofertas, etc. Porque lo más importante para cualquier negocio, es conseguir clientes que paguen, y eso requiere dedicar mucho tiempo y esfuerzo en construir una propuesta de valor atractiva. Cuanto más tardes en ponerte en serio con estrategias comerciales, más atrasas la entrada de dinero en tu negocio. Y un negocio se financia por los ingresos, no por recortar gastos.

No te equivoques en tus prioridades. Dedica tiempo a encontrar soluciones más baratas, pero dedica la mayor parte del tiempo a conseguir ingresos.

el tiempo es dineroLa productividad es un factor clave

Quizás uno de los mejores ejemplos de la frase “el tiempo es dinero” es cuando se habla de productividad. ¿En qué consiste ser más productivo? Simplemente en dedicar menos recursos para conseguir los mismos resultados. Y como el tiempo es uno de los recursos más limitados y preciados, cualquier solución que implique dedicar menos tiempo para realizar una tarea de una forma igual de buena (o incluso mejor) se tiene que estudiar. Por eso son tan importantes las tareas de optimización de procesos, de automatización, y de simplificación.

Uno de tus objetivos tiene que ser conseguir hacer más con menos. Más producción, más calidad, mejor servicio, pero usando menos tiempo y recursos.

Invertir tiempo puede pagar muy bien a largo plazo

No quisiera confundir a mis lectores. En el párrafo anterior te explicaba cómo ahorrar tiempo como recurso es una forma de ganar dinero, y ahora voy a defender una postura prácticamente opuesta. En realidad no son tan contradictorias las afirmaciones, porque tienen que ver con situaciones distintas.

El empleo del tiempo también puede ser una inversión

  • Si decides seguir una formación, sea profesional o académica, se supone que vas a desarrollar una serie de habilidades y conocimientos que tendrán mucho valor en el futuro, porque te permitirán tomar decisiones acertadas en el trabajo o en los negocios.
  • Otra forma de verlo es cuando tienes cuidado con los detalles que importan. Imagínate que vas a hacer un producto que ya tiene bastante competencia en el mercado. Si haces un producto igual o peor que los demás, probablemente no lo vendas. Pero si inviertes tiempo en determinar algunos detalles que lo harán diferente y más atractivo, esa inversión de tiempo adicional puede pagar mucho en el futuro.

La importancia del tiempo en el retorno de la inversión

Todos queremos resultados inmediatos, pero la verdad es que muchas inversiones exigen tiempo para empezar a mostrar algunos resultados.

  • Si tienes un blog y quieres posicionarte en los buscadores, tendrás que tener mucha paciencia y publicar regularmente artículos de calidad, antes de ver si Google te valora y te pone en los primeros resultados para algunas palabras claves.
  • Si quieres construir una imagen de marca para tu producto o tu empresa, necesitarás tiempo, porque uno de los aspectos psicológicos que caracterizan al ser humano, y en particular al consumidor, es que se construye una opinión a lo largo del tiempo.
  • Si tu negocio funciona por recomendaciones, tendrás que esperar a tener una base suficiente de clientes para no tener que invertir en publicidad y conseguir nuevos clientes solo por boca a boca.
  • Si inviertes en bolsa o en cualquier producto de inversión, sabrás que la mejor forma de aumentar significativamente tu capital es aprovechar los intereses compuestos (es decir los intereses generados por los intereses), cuyo efecto exponencial solo se puede notar a largo plazo.

¿Y tú? ¿Te crees eso de que el tiempo es dinero? ¿Cómo te afecta esa relación en tu vida profesional o empresarial?

Artículos relacionados:

antoine 80
Me llamo Antoine Kerfant y llevo 7 años asesorando a emprendedores.

Descubre ya mismo si tu idea de negocio es buena gracias a mi ebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*