El coste de los principios

Hace tiempo que me apetece escribir un artículo sobre el conflicto que puede aparecer entre tus valores como persona y tu interés como emprendedor. En concreto, me refiero a ventas que te niegas a hacer por una cuestión de principios. En mi caso, son situaciones bastante benignas, pero quería compartir algunos ejemplos, porque me interesa saber si hay más personas en mi situación.

Los estudiantes que quieren saltarse el trabajo

Mi actividad principal es asesorar a emprendedores, y más concretamente, prepararles el plan de empresa, para que puedan valorar la viabilidad de su proyecto, o presentarlo a inversores, bancos o administraciones. Con relativa frecuencia, recibo peticiones de estudiantes, cuyo trabajo de final de curso es preparar un plan de negocio. La mayoría de las veces me lo dicen desde el principio. Otras pocas, me doy cuenta después de una conversación. Y siempre les explico que creo en la importancia de la educación, y que por lo tanto, “por política de empresa”, no puedo aceptar su pedido.

No me iba a hacer rico elaborando planes de negocio para estudiantes, pero esas peticiones son, como dije antes, relativamente frecuentes, por lo que negarme significa renunciar a unos ingresos interesantes.

La publicidad para productos pseudocientíficos o casinos online

Me gusta escribir. La mayoría de mi tiempo de escritura lo dedico a este mismo blog, pero no es el único que tengo. En concreto, redacto artículos también en Ideas y Ahorro (un blog de finanzas personales) y en Blog de Bienestar (basado en salud, deporte y alimentación, principalmente). A veces acepto publicar artículos patrocinados en mis blogs, pero selecciono con cuidado a los anunciantes. No son pocas las páginas de póker, de casinos online, de cremas milagrosas o de productos pseudocientíficos a base de plantas las que quieren anunciarte en según qué blog.

Allí, quizás más que una cuestión de principios, es un tema de coherencia editorial. No me parece lógico decir que las loterías son un impuesto sobre los sueños y promocionar un casino online. O escribir un artículo destrozando la homeopatía y las terapias alternativas para luego enlazar a una página que vende productos sin ningún estudio científico que respalde sus afirmaciones.

El clásico del “ahorro” del IVA

Por decir la verdad, a mi es extremadamente raro que un cliente potencial me pregunte si puedo facturarle los servicios sin IVA, aunque me ha pasado alguna vez. Pero según qué sector de actividad, es algo que imagino que puede ocurrir mucho más, así que lo cito, porque seguro que a algún lector le ha pasado. En mi caso, las pocas veces que me han preguntado eso, les he dicho que era imposible, y han accedido de todas formas a contratar mis servicios, así que no he notado ningún coste. Supongo, sin embargo, que en otros sectores hay personas que perden ventas por negarse a facturar sin IVA.

Cuando no tiene sentido contratar el servicio

Un caso también bastante raro, pero que me ocurre de vez en cuando, es el de clientes potenciales que están dispuestos a pagar mis servicios, pero no me parecería ético aceptar. Cada uno de esos casos ha sido diferente, por lo que no puedo citar un ejemplo concreto. Digamos que suelen ser proyectos para los cuales me parece inútil o muy caro elaborar un plan de negocio. No pasa a menudo, porque en mi opinión el plan de negocio es algo muy útil, pero si ya sé que el proyecto no tiene sentido, o si el precio de mis servicios va a consumir todo el dinero disponible del emprendedor (porque tiene muy poco), prefiero rechazar el trabajo.

Los principios tienen un coste

Al final, como puedes ver, tampoco son muchas las ocasiones en las qué tengo que anteponer mis principios a mi beneficio económico, aunque sin duda tendría más ingresos si me olvidara de la ética. Pero creo que a la larga, mantener los principios acaba reflejándose también en lo económico. Quien se mantiene fiel a su ética genera confianza, y eso vale dinero. O no. Da un poco igual para mí, porque no pienso cambiar.

¿Y tú? ¿Has tenido alguna vez que decidir entre hacer lo que te dictan tus principios y tus intereses económicos? Me refiero al ámbito de tu negocio. Me interesaría mucho leer experiencias de otros emprendedores. La sección de comentarios está abierta. Tardo un poco en moderar, pero lo leo todo, así que no te cortes.

Artículos relacionados:

antoine 80
Me llamo Antoine Kerfant y llevo 7 años asesorando a emprendedores.

Descubre ya mismo si tu idea de negocio es buena gracias a mi ebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*