Las ventajas de contratar un abogado para tu negocio

abogadoCuando emprendes, lo normal es que quieras minimizar los costes, y por eso a veces tienes la tentación de hacer muchas cosas por tu cuenta, para ahorrarte honorarios de profesionales. Sin embargo, contratar un abogado para tu negocio tiene muchas ventajas, siempre que lo hagas con criterio. Te voy a dar unas recomendaciones sobre este tema.

¿Por qué contratar un abogado?

El mundo de los negocios es complejo. Al contrario de los particulares que se benefician de leyes protectoras, a menudo en los negocios la ley otorga una mayor libertad para establecer las reglas del juego entre las partes. Esto significa que hace falta tener mucho cuidado a la hora de redactar contratos. Un error o un olvido en una clausula puede tener grandes consecuencias.

En este sentido, contratar un abogado especialista en empresas es algo parecido a tener un seguro. Si hace bien su trabajo, los contratos que habrá redactado o revisado te protegerán en caso de que alguna cosa salga mal.

¿Y si redacto yo mismo los documentos?

Hoy en día, es cierto que hay mucha documentación disponible por Internet, con modelos de contratos para cualquier situación. En teoría puedes hacer las cosas por tu cuenta, pero si no tienes conocimientos jurídicos, te expones a no distinguir entre un documento adecuado y uno mal redactado, y probablemente no sabrás adaptarlo a tus necesidades.

Eso sin contar que el trabajo de un abogado no es solo redactar contratos, sino también aconsejarte sobre las opciones que mejor te convienen en toda una serie de situación de negocio: constitución del negocio, negociación de alquiler, negociación con proveedores o con clientes, contratación de personal, relaciones con las administraciones públicas, y muchas otras. Y para eso no basta con saber la teoría, sino también la práctica. Porque a veces ciertas acciones tienen unos plazos muy dilatados, o costes escondidos, o riesgos, y es mejor optar por opciones alternativas.

contratar un abogado

¿A quién contratar?

Lo primero que tienes que tener claro es tu necesidad. Si no sabes muy bien para qué vas a necesitar a un abogado, entonces probablemente es que aún es demasiado temprano para buscar uno. Una vez que lo tienes claro, tienes que analizar cuáles son los profesionales más adecuados para tratar el tema, porque el derecho es una materia muy amplia y necesitas a alguien especializado, no te vale cualquier abogado.

Por ejemplo, si estás valorando la posibilidad de comprar otra empresa, tienes al menos dos opciones para hacerlo: adquirir solo el fondo de comercio de la misma o comprar las participaciones de los accionistas actuales. En este caso, lo más probable es que necesites un abogado fiscalista, que te explique las ventajas e inconvenientes de cada opción, y los costes fiscales asociados. En un caso así, no te cortes para pedir referencias al abogado sobre su experiencia en casos similares. Es muy importante que trabajes con una persona experta en la materia.

La consecuencia directa de lo que te acabo de contar es que en realidad, no vas a contratar un abogado sino varios, en función de tus necesidades. Si quieres tener un interlocutor habitual, puedes optar por trabajar con un despacho de abogados que lleve varias especialidades, o ir contactando con profesionales de forma independiente.

¿Cuánto cuesta?

Los honorarios de un abogado son muy variables según la ciudad, la especialidad, el prestigio de la firma, etc. El único punto en común es que como se trata de un proveedor como cualquier otro, no tienes que tener reparos en negociar y procurar obtener la mejor tarifa posible.

Artículos relacionados

antoine 80
Me llamo Antoine Kerfant y llevo 7 años asesorando a emprendedores.

Descubre ya mismo si tu idea de negocio es buena gracias a mi ebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*