Como vencer el miedo: ejemplos prácticos

miedoEn un momento u otro, el miedo nos afecta a todos, aunque en mayor o menor medida. Unas personas lo superan sin demasiados problemas, mientras otras se quedan paralizadas. Vamos a ver unos consejos para vencer esos temores y para que sea más visual, hablaremos de casos concretos relacionados con los negocios (por la temática de esa página).

Consejos generales

Se podría definir el miedo como la sensación más o menos aguda de que algo va a salir mal y perjudicarnos. A menudo es difícil entender muy bien el motivo de nuestro temor, y lo único que sabemos es que algo no anda bien. Tiene que ver con la percepción del riesgo, aunque riesgo y miedo son dos cosas muy distintas. Quiero matizar que me refiero a miedos corrientes. En caso de fobias y patologías, es mucho más recomendado consultar un psicólogo que leer un artículo en un blog sobre creación de empresa.

¿Qué puedes hacer para vencer el miedo?

  • Empieza por identificarlo. Como decía, a veces sentimos miedo sin conocer muy bien su origen. El primer paso para superar este temor es entenderlo. Normalmente sucede cuando estamos en una situación inhabitual. Lo desconocido desencadena nuestro miedo: como no estamos familiarizados con la situación, nos ponemos a imaginar escenarios donde todo sale mal.
  • Elimina parte de lo desconocido. Ahora que sabes lo que te da miedo, en lugar tener una sensación difusa sobre una situación desconocida, puedes hacer el ejercicio de imaginar concretamente lo que va a pasar, o informarte si es necesario. De esa forma eliminas parte del desconocido, y parte del miedo.
  • Entrena para la situación. En muchas ocasiones, puedes entrenarte para enfrentarte a la situación que te genera ese temor. La práctica te da seguridad y reduce la influencia del miedo.
  • Piensa en lo peor que puede pasar. Y no te limites a eso, sino haz el esfuerzo de medir el impacto que tendría el peor escenario sobre tu vida. Ya verás que en la mayoría de los casos tampoco sería tan dramático, y habría soluciones, aunque evidentemente sería mejor que no sucediera.
  • Acepta lo que no se puede cambiar. La aceptación es parte de la estrategia para eliminar el miedo. Si te das cuenta que no siempre puedes ganar y aceptas la derrota, entonces también reduces el miedo.

Situaciones clásicas de miedo

como vencer el miedoVencer el miedo a una entrevista de trabajo

Cuando estás buscando trabajo, es bastante normal que sientas aprensión antes de entrar en la sala con la persona entrevistadora. ¿Cuál suele ser el miedo? Hacerlo mal y que no te contraten. En realidad, es un miedo con poco fundamento, porque en la búsqueda de trabajo en una candidatura en concreto lo más normal es que no te contraten, aunque lo hagas bien. Simplemente acumulando oportunidades es cuando acabes lograndolo. Así que lo peor que te puede pasar es quedarte cómo estás.

Las entrevistas de trabajo se entrenan. Puedes encontrar en Internet preguntas habituales de entrevistas y preparártelas. Y una vez que has estado en una entrevista, se convierte en una situación conocida, lo que le quita bastante tensión.

Superar el temor a una presentación en público

Es otra situación muy clásica en los negocios. Te han pedido que hagas una presentación, y como es habitual para ti enfrentarte a un público grande, tu mente ya imagina carcajadas o situaciones en las cuales te quedas en blanco sin remedio.

En este caso, las consecuencias tampoco son tan dramáticas. En un entorno profesional es muy difícil que el público se burle de una persona que está haciendo una presentación, pero incluso si sucede, solamente es un momento malo. Luego la atención de la gente pasará a otra cosa, y se olvidaran del asunto.

Como para la entrevista, el entrenamiento es fundamental para vencer el miedo en caso de una presentación. Si repasas 15 o 20 veces tu presentación, es virtualmente imposible que lo hagas muy mal. Eso sí, tendrás que dedicarlo tiempo y atención.

Vencer el miedo al fracaso económico

En este apartado agruparé dos miedos habituales: que te despidan (para un empleado) o que tu empresa fracase (para un emprendedor). Las consecuencias en este caso son bastante más graves, ya que en teoría podrías poner en peligro tu seguridad económica, y tu capacidad a pagar tu alojamiento, tu comida, y/o los de tu familia.

Pero cuando lo analizas más de cerca, ves que las consecuencias no son tan dramáticas. En caso de pérdida de empleo, está el seguro de desempleo (al menos en España), y por supuesto la posibilidad de encontrar otro trabajo, aunque suponga un sacrificio (por ejemplo moviéndose de zona).

En caso de una empresa, en teoría podrías arruinarte completamente, es cierto, pero por eso están las técnicas de eliminar lo desconocido y entrenar que comentamos antes. Me refiero a que sabiendo las posibles consecuencias de un fracaso empresarial, tomes tus decisiones siempre con prudencia. Si montas una sociedad, vas a limitar tu pérdida al capital invertido, por ejemplo. También puedes negarte a hipotecar bienes personales para tu negocio.  Y si estás pendiente de la marcha de tu empresa, serás capaz de decidir poner un término al negocio antes de que el fracaso tome grandes proporciones.

Volviendo al empleado, eliminar lo desconocido significa en este caso constituir una reserva de dinero para tiempos más difíciles, por ejemplo.

Superar el miedo al conflicto

El último ejemplo que quería proponerte es el miedo al conflicto. Muchas personas sienten temor a la idea de enfrentarse a una persona que piensa de forma diferente, especialmente si esa persona está enfadada. Esto puede suceder en las relaciones personales, pero como las empresas las hacen las personas, también ocurre en el ámbito de los negocios. ¿Qué es lo peor que puede pasar? ¿Qué una persona te ignore o te grite? No parece gran cosa, salvo por el impacto emocional, que puede ser notable.

En este caso, dos de las estrategias que citamos antes pueden ser útiles. En primer lugar, puedes entrenar. Si no te gusta el conflicto y tiendes a querer que todo el mundo esté contento contigo, prueba argumentar opiniones diferentes con personas racionales. No digo que les provoques, sino que crees una pequeña discusión sobre un tema, para que veas que no es para tanto.

La segunda estrategia que funciona bien en esta situación es la aceptación. Por mucho que te esfuerces, no puedes controlar como las otras personas te perciben. Si les caes mal y te odian, no puedes hacer nada.

Obviamente, esto lo digo suponiendo que has intentado tener un diálogo racional y educado con la persona del conflicto. Eso es lo primero.

Esas son solo algunas situaciones del entorno profesional. Si tienes más ejemplos, puedes compartirlos en la sección de comentarios.

Artículos relacionados

2 pensamientos en “Como vencer el miedo: ejemplos prácticos

  1. fernando

    ¿Y como se vence el miedo, despues de un fracaso con tu empresa y comenzar de 0, bueno comenzar de -1000000, llevando como lastre problemas economicos de la anterior situaciòn, de confianza, sin ningun tipo de ayudas, cerrandote todas las puertas de los bancos? y logicamente despues de haber puesto en riesgo a toda tu familia.

    Responder
    1. Antoine Kerfant Autor

      Es cierto que en países como España hay un problema cultural. Cuando a una persona no le sale bien un negocio, la gente es rápida en poner la etiqueta de “fracaso”. En otros países hay más entendimiento para los riesgos que toma un empresario, y más facilidades para empezar de nuevo.

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*