Como tomar decisiones empresariales

como tomar decisiones empresarialesTomar decisiones es el día a día de cada persona. Nuestras elecciones moldean nuestras vidas, y por supuesto, las decisiones empresariales son las que hacen que un negocio tenga éxito o no. Pero a menudo puede ser complicado decidirse por una u otra opción, y por eso he preparado una serie de consejos para ayudarte.

Recopila datos, pero no demasiados

Odiamos la incertidumbre, y por naturaleza tomar una decisión es optar por algo sin tener garantía de lo que pueda pasar. Una forma de reducir la incertidumbre es recopilar datos. Si te informas bien sobre la situación y sobre los pros y contras de cada decisión, con los posibles impactos, podrás al menos tomar una decisión informada.

Pero cuidado al riesgo de pasar demasiado tiempo recopilando y analizando. El peligro del “análisis parálisis” siempre está presente.

Busca consejo externo

A veces dos mentes trabajan mejor que una, y tres mejor que dos. Si te quedas atascado, puedes solicitar consejo a otras personas. Al final la decisión será tuya de todas maneras, pero te pueden dar un enfoque diferente.

¿Qué le aconsejarías a alguien en la misma situación?

A veces lo que nos bloquea es más la parte emocional de tomar la decisión que la elección en sí. Por ello, un truco mental puede ser que te imagines que un amigo te plantea el mismo problema, y pienses en lo que le recomendarías a él. No siempre funciona pero puede ser de gran ayuda en caso de duda.

Haz de abogado del diablo

A veces tenemos una preferencia inmediata por alguna de las opciones, sin que haya una base racional o datos para soportarla más que otros. Tiene peligro, porque puede que nos dejemos inconscientemente influir por la facilidad, u otros factores emocionales. Tomar el partido contrario y actuar de abogado del diablo es un ejercicio excelente que te permite sopesar mejor las opciones alternativas.

Ataca las decisiones difíciles de frente

Como en un negocio hay muchas decisiones que tomar, es bastante habitual que nuestra naturaleza humana nos empuje a dejar de lado las más conflictivas mientras solucionamos otros problemas. Es muy peligroso porque así se pierden oportunidades y hasta se puede hipotecar el futuro de la empresa. Por lo tanto, valentía: mira a tu decisión más difícil de frente y procede a tomarla.

Decidir rápido es casi tan importante como el sentido de tu decisión

La diferencia entre los grandes líderes y los demás es que no tienen miedo a equivocarse. Cuando se les plantea un problema, lo estudian, pero no demoran la decisión. Actúan rápido. Si se equivocan, rectifican rápido, y pasan a otra cosa. Mientras tanto, puede que otro empresario con un problema similar todavía este barajando las distintas opciones. Se rápido. Date el derecho a equivocarte. Actúa, y si hace falta, corrige.

Ten un plan B

Decidir rápido no significa ser temerario. Cada gran decisión que tomes debería tener un plan B, en caso de que las cosas no resulten como se esperaba en el principio. Así podrás adaptar rápidamente tu estrategia, en caso de encontrarte con un obstáculo imprevisto, sin tener que volver a la casilla de salida y empezar la reflexión desde el principio.

* *

¿Y tú? ¿Qué consejos darías a otros emprendedores para la toma de decisiones? Puedes opinar en la sección de comentarios.

Artículos relacionados:

¿Te ha gustado el blog? Para ayudarme puedes dar un “me gusta”, un retweet o un “+1”, en los botones de abajo. 🙂 Muchas gracias.

antoine 80
Me llamo Antoine Kerfant y llevo 7 años asesorando a emprendedores.

Descubre ya mismo si tu idea de negocio es buena gracias a mi ebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*