Como minimizar tu inversión inicial

billete euroUna de las formas de aumentar las probabilidades de éxito de una empresa es minimizar su inversión inicial, dentro de lo razonable, para conservar parte de los recursos y poder financiar la actividad más tiempo, aunque tarde en dar resultados. Por eso te propongo algunas estrategias para reducir la inversión, algunas con más impacto que otras. Dependiendo de tu sector y de tu negocio, te podrán servir en mayor o menor medida.

Empieza desde casa o desde una oficina compartida

Ese consejo no vale para todos los negocios, pero para muchos otros (tienda online, servicios profesionales, fabricación de pequeña artesanía, etc) es una opción totalmente viable. Si pones tu oficina en casa, es posible que tengas que ingeniarte un poco para recibir a ciertos clientes, pero en general el ahorro de coste compensa el impacto sobre tu imagen. Y sino, tienes la opción de compartir oficina con otros profesionales, algo que cuesta mucho menos que tener tus propias instalaciones.

Compra herramientas de segunda mano

Muchas herramientas de segunda mano tienen una vida útil aún muy larga, y cuestan significativamente menos que las nuevas. Por eso es importante que eches un vistazo al mercado de máquinas de segunda mano. El ahorro que puedes conseguir en algunos casos será muy significativo.

minimizar la inversionCéntrate en el producto con más posibilidades de éxito

Uno de los errores de muchos emprendedores es la falta de foco. Piensan que si ofrecen muchos productos y servicios, tendrán más posibilidades de vender algo. Sin embargo, el cliente suele hacer caso al dicho “quien mucho abarca, poco aprieta”, y desconfiar de las empresas que hacen demasiadas cosas. Pero eso no es lo más grave. Si tienes muchos productos, diluyes tus esfuerzos entre ellos y por lo tanto es muy posible que no estés dando posibilidades reales de éxito a ninguno. Además, llevar una oferta de muchos productos suele implicar tener que invertir y gastar más al principio. Si te centras sobre el producto con mayor proyección, además de aumentar sus posibilidades de éxito, reducirás tu inversión.

Usa software libre

Hoy en día hay muchos programas libres que puedes usar legal y gratuitamente. Quizás el más conocido sea Open Office, pero es solo un ejemplo de los muchos programas a los que puedes tener acceso. Eso sí, siempre tienes que tener claro tus prioridades y analizar la relación entre costes y beneficios. Algunos software buenos de pago y te puede merecer la pena invertir en ellos a pesar del coste.

Analiza las necesidades de personal

Si todavía no vas a vender nada, quizás no sea necesario que tengas a una plantilla extensa. Tienes que empezar pequeño, incluso si eso te obliga a trabajar mucho en los primeros tiempos. Si ves que hay mucha demanda, ya estarás a tiempo de contratar a más personal. También puedes trabajar de una forma más flexible, con trabajadores autónomos que al principio van a comisión, y que luego incorporarás a tiempo completo como empleados cuando la actividad haya crecido.

Trabaja en base a pedidos

Sin ventas una empresa no es nada. Y en muchos sectores, se trabaja por pedidos. En lugar de invertir en todo desde antes de empezar a vender, deberías hacer el camino inverso. Partir del cliente, de su pedido, para luego adaptar tu empresa de tal forma que pueda proporcionar el producto o servicio. Esto te permitirá invertir solo lo necesario y en el momento en que sea necesario, no antes. Implica que hayas preparado muy bien tus necesidades y que seas capaz de concretar las inversiones con rapidez cuando se hagan necesarias.

Artículos relacionados

antoine 80
Me llamo Antoine Kerfant y llevo 7 años asesorando a emprendedores.

Descubre ya mismo si tu idea de negocio es buena gracias a mi ebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*