Como financiar tu proyecto de microempresa

cajaHay muchas formas de emprender, y una de las más habituales es a través de proyectos modestos en sus inicios. Se suelen llamar microempresas, ya que solamente una persona se dedica a ello, con una facturación discreta en sus principios. La inversión no suele ser muy alta, lógicamente, pero aun así es necesario financiar el proyecto. Vamos a ver algunas formas de conseguir el dinero necesario.

Resumen de las principales opciones para conseguir financiación

En este artículo voy a detallar varios puntos, con las diferentes opciones para conseguir financiación para pequeños proyectos.

  • Miraremos la situación más habitual de inversión en un proyecto emprendedor en este país.
  • Hablaremos de la financiación por aportación personal.
  • Estudiaremos el caso de los préstamos de amigos y familiares.
  • Valoraremos la opción de conseguir préstamos online.
  • Repasaremos algunas ayudas públicas.
  • Hablaremos de como diseñar el negocio para minimizar la necesidad de financiación

Perfil del emprendedor medio en España

Según el último estudio publicado por la red internacional Global Entrepreneurship Monitor (GEM), el emprendedor medio en España tiene unos 39 años, y requiere una inversión inicial (capital semilla) de unos 20.000€ en el caso más típico. De hecho, un 50% de las inversiones iniciales se hicieron por menos de 17.810€ en 2015. Incluso, en un 20% de los casos totales, el dinero necesario al inicio era inferior a los 6.000€, y en un 10% de los casos totales, inferior a los 3.000€. Por comparación, solo un 10% de los proyectos requerían más de 100.000€. De esto se puede deducir que en España hay muchos proyectos pequeños y microproyectos.

cajero automáticoFinanciación personal

Una de las opciones más habituales para financiar un proyecto empresarial, especialmente un pequeño proyecto, es recurrir al ahorro. De hecho, estadísticamente, la situación más frecuente es que la mayor parte de la inversión inicial en un nuevo negocio provenga del propio emprendedor. Sin embargo, que sea la mayor parte no significa que sea suficiente, y a menudo el emprendedor necesita encontrar otras vías de financiación.

Los amigos y familiares

A los angloparlantes les gustan mucho las siglas, y para el dinero que procede de familiares y amigos tienen dos términos. Uno es las 3F, por “Family, Friends and Fools” (familia, amigos y tontos), y la otra, un poco más agradable, es la referencia al “Love Money” (el dinero del amor). Y la verdad es que el círculo cercano suele ser una excelente fuente para conseguir dinero, porque su motivación no se basa en criterios puramente racionales de rentabilidad y riesgo, sino más bien en el deseo de ayudar a alguien que les importa. Sin embargo, hay que tener cuidado, para que el dinero no complique las relaciones personales. Todo tiene que quedar muy claro.

Los préstamos rápidos

Como estamos hablando de pequeñas cantidades, no voy a hablar en este artículo de los créditos tradicionales, que se suelen hacer para importes más significativos. Hoy en día, es muy fácil poder acceder a un préstamo rápido, y esa es precisamente su principal ventaja: la rápidez y la sencillez. Muchas veces se puede conseguir el dinero online en pocos pasos. Pero esas facilidades se tienen que tomar con responsabilidad, y el emprendedor tiene que ser consciente de las condiciones del crédito, especialmente el tema de plazos y de tipos de interés.

Las ayudas públicas

Otro recurso habitual en el que piensan los emprendedores son las ayudas públicas. En España hay varios tipos de ayudas. La reducción del importe a pagar por la cotización a la Seguridad Social de los autónomos es una de las más importantes, ya que supone un ahorro de casi 3.000€ durante los primeros años. Pero no es dinero que permita financiar directamente la inversión. Para eso, aquellos emprendedores que estén en paro con derecho a subvención pueden capitalizar parte del paro. Esa ayuda se pone en marcha generalmente rápido (en un mes aproximadamente). Existen otras ayudas, como las que gestionan las CCAA y que van dirigidas otra vez solamente al colectivo de emprendedores que provengan del paro. Pero esas ayudas tardan en cobrarse meses, incluso años, así que no ayudan mucho en el momento del arranque del negocio.

Minimizar la necesidad de inversión

Una de las formas de financiar un negocio pequeño es reducir todo lo que se pueda la inversión inicial, por ejemplo usando maquinaria de segunda mano, lanzando solo una parte de los productos y servicios en una primera fase, y más generalmente, probando poco a poco el concepto del negocio de forma progresiva, para adaptarlo lo más posible a la reacción de los clientes (filosofía Lean Startup).

Otra forma muy interesante es optar por un modelo de negocio donde el cliente adelanta el dinero, por ejemplo facturando bonos. Un gimnasio puede por ejemplo vender un bono de diez sesiones, que el cliente comprará antes de usar las instalaciones. Otra opción interesante es un modelo de negocio basado en suscripciones.

antoine 80
Me llamo Antoine Kerfant y llevo 7 años asesorando a emprendedores.

Descubre ya mismo si tu idea de negocio es buena gracias a mi ebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*