Como detectar e identificar una buena idea de negocio

como detectar una idea de negocioUna buena idea de negocio es un producto o servicio que aporta una solución a un problema a cambio de cobrar una cantidad proporcionada al valor añadido percibido por el cliente. Pero, ¿Cómo detectar una idea de negocio y saber si es buena? Espero poder responder al menos en parte a esta pregunta, porque el primer paso para crear una empresa es la idea.

Cambia los parámetros de tu mente

Mente abierta

Si tu propósito es montar un negocio y no sabes lo que podrías hacer, lo primero que te propongo es ponerte en modo “mente abierta”. El mayor freno a la innovación es el condicionamiento que tenemos sobre lo que conocemos. Damos por hecho casi todo lo que nos rodea, y eso nos impide ver que las cosas podrían ser diferentes.

Te pongo un ejemplo: hoy en día nos comunicamos de un lado al otro del planeta en segundos gracias a herramientas como Internet, la humanidad ha sido capaz de pisar la luna o de aterrizar una sonda en un cometa, pero en otros aspectos no hemos evolucionado casi en siglos. Nos lavamos con agua y jabón hoy igual que en la Babilonia de hace casi 5000 años. Por mucho que las empresas cosméticas nos vendan sus innovaciones en botes muy bonitos, la evolución es mínima.

Tener la mente abierta significa olvidarse de lo que das por hecho y procurar dar una solución original a un problema conocido.

Mente analítica

Pregúntate como funcionan las cosas. Mira los procesos que ves a tu alrededor  y reflexiona sobre lo que te parece que se podría mejorar y lo que no. No te quedes en la primera información que recibes.

Por ejemplo, algo que seguramente habrás visto muchas veces por televisión es como los agricultores se quejan de la enorme diferencia entre el precio a que venden sus productos y el precio de venta al cliente final en la distribución. Si analizas las cosas verás que en este sector se combinan varios factores que explican esa diferencia. Los agricultores están muy divididos, hay varios intermediarios entre ellos y el cliente final y la mayoría de la distribución se hace por grupos grandes con una fuerza de negociación tremenda. Una posible solución sería una empresa que compre directamente a los agricultores y venda a los clientes finales, o a tiendas de frutas y verduras, eliminando intermediarios.

Mente crítica

Si abres la mente y analizas los procesos a tu alrededor, vas a identificar cientos de situaciones mejorables. Pero no todas tienen potencial, o si lo tienen puede que este potencial no esté a tu alcance (si implicara tecnología punta o grandes inversiones, por poner un ejemplo). Es difícil tener mente crítica porque significa ser capaz de ponerse en una situación objetiva respecto a tus propios pensamientos.

Quizás el problema más claro sea la generalización de tu opinión. Cuando se te ocurre una idea de negocio sueles pensar en ella como cliente potencial, diciendo “yo pagaría por eso”, o al contrario, “yo nunca pagaría por eso”. El problema es que tu opinión como consumidor no es relevante. Piensa en todos los productos de éxito que sin embargo tú nunca comprarías, o al revés en esas películas que te encantaron y fueron un fracaso de taquilla.

3 ideas para detectar ideas de negocio

Hay muchas formas de encontrar ideas, y los tres ejemplos que te voy a poner a continuación son solo una pequeña parte de las pistas que te pueden ayudar.

¿Qué negocios faltan en mi área?

Es probablemente la forma más fácil de encontrar una buena idea de negocio. Básicamente es mirar qué negocio que funciona en otras partes no está en tu zona. Cuando hablo de otras partes puede ser otras ciudades de tamaño similar a la tuya, o directamente otros países. Si funciona en otro lado, hay una buena probabilidad que también funcione donde estás.

Claro que no vale todo. Igual has comido en un restaurante sudanés en Londres y te quedaste encantado, pero probablemente no sea buena idea montar uno similar en tu capital de provincia. El mercado es muy diferente. Sé que es un ejemplo muy extremo, pero vas captando la idea: a veces no está un negocio en tu zona simplemente porque no hay mercado para el.

¿Qué negocios hay en mi área?

Ahora plantéate la pregunta inversa, y mira el tipo de negocios que tienes a tu alrededor. Los negocios son clientes potenciales, o potenciales socios. Podrías darles servicio o buscar una idea de negocio que vaya destinada a sus clientes, como complemento de lo que ya ofrecen.

Extrapolar un problema que solucionaste para ti

El último ejemplo que te pongo es cuando has hecho algo para ti que en teoría podría interesar a otras personas. Hace unos años, un grupo de compañeros de piso en EEUU tenían problemas para pagar el alquiler. Decidieron poner un anuncio para alquilar unas camas (colchones) a la gente que estaba de paso. Les fue muy bien y como pensaron que otras personas podían tener el mismo problema, montaron una página que ahora es muy conocida: AirBnb.

Merece la pena que mires si tú también podrías extrapolar la creatividad que tuviste en un momento dado para resolver uno de tus problemas.

Las preguntas que tienes que hacerte cuando has identificado algo interesante

¿De verdad alguien pagaría por eso?

Hay servicios que aportan una mejora respecto a lo que ya existía, y sin embargo a nadie le gustaría pagar por ello. Si por ejemplo algo era complejo pero gratis, y aportas una solución fácil pero de pago, no des por sentado que la gente va a pagar por el servicio.

¿Soy la persona más adecuada para llevar este negocio?

Nota el matiz. No estoy preguntando si podrías llevar el negocio, sino si eres la persona más adecuada para hacerlo. Esto implica que conoces el sector, que tienes los conocimientos y la experiencia necesaria para el tipo de negocio, etc. Recuerda que una idea de negocio no vale nada, lo que cuenta es la ejecución.

¿Cuánto se podría cobrar, y cuánto cuesta?

Sin entrar en la preparación de un plan de negocio, debes tener una idea del coste, porque lo que puedes cobrar siempre tendrá un tope. Muchas ideas de negocio aportan un valor añadido por el cual el cliente estaría dispuesto a pagar algo, pero por desgracia en muchas ocasiones este algo es inferior a lo que costaría elaborar el producto o servicio.

Artículos relacionados:

¿A qué esperas para construir tu red de contactos?
¿Emprender solo o con socios? Resultados de la encuesta
6 herramientas básicas para emprender

¿Te ha gustado el artículo? Hazte seguidor del blog en Google+, Facebook o Twitter.

También puedes seguir mi perfil personal en Google+.

RSS Icon Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

antoine 80
Me llamo Antoine Kerfant y llevo 7 años asesorando a emprendedores.

Descubre ya mismo si tu idea de negocio es buena gracias a mi ebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*