Como convencer a una persona (o a un grupo de personas)

como convencer a una personaEn la vida y en los negocios, hay muchas situaciones en las cuales tienes que convencer a los demás porque tienen una opinión diferente a la tuya, o simplemente porque no tenían previsto hacer algo que tu quieres. Hablo de situaciones como convencer a un cliente que compre tu producto, argumentar con un empleado sobre las responsabilidades de su puesto de trabajo, o hacer ver a tus socios o compañeros la mejor solución para un problema. Échale un vistazo a esos consejos.

No es la primera vez que hablo en el blog sobre técnicas para convencer o de la diferencia entre persuadir y convencer. Puedes completar tu lectura de hoy con los artículos que acabo de enlazar.

1º- Elige tus guerras

¿Quieres convencer a los demás? Tendrás muchas más credibilidad si eres de los que no pelean en cada guerra. Si eliges sabiamente cuales negociaciones merecen la pena y cuales no, podrás optimizar tus esfuerzos y tener más posibilidades de tener la última palabra. Eso es por una simple realidad: la gente tiende a desconfiar de aquellas personas que intentar siempre tener la razón (aunque la tengan). Si te reservas, los demás le darán más valor a tu opinión.

2º- Elige las batallas

Una vez que te has metido en una guerra, no hace falta que ganes todas las batallas. Recuerda: tu objetivo es ganar la guerra. Así que deja que tus contrincantes tengan pequeñas victorias simbólicas dentro de la negociación principal, y reserva tus fuerzas para la pelea importante. De hecho, la otra persona estará más dispuesta a darte la razón en la pelea mayor si la has dejado ganar alguna batallita.

3º- Todo el mundo tiene que ganar

Del argumento anterior llegamos a un punto muy importante. En una negociación, todas las partes tienen que sentirse feliz con el resultado, aunque no hayan logrado el objetivo mayor. Así que no dudes en tener un as en la manga para dar alguna contrapartida a la otra persona a cambio de conseguir el objetivo principal.

4º- Prepárate

Si quieres tener un as en la manga, tendrás que haberte preparado la confrontación. La preparación es fundamental por varios motivos pero principalmente uno: te permite mostrar que sabes de lo que hablas y por lo tanto ser creíble.

5º- Escucha y respeta

¿Quieres que respeten tus argumentos? Empieza por respetar los de los demás, incluso si te parecen tontos. Escucha con atención y demuestra empatía. ¿Cuál de esas dos frases crees que te da más posibilidades de convencer a una persona con una opinión contraria?

  • ¡Esa es la mayor estupidez que he escuchado en mi vida!
  • Interesante planteamiento, pero yo creo que deberíamos enfocarlo de otra manera.

Obviamente, si usas la primera frase te haces un enemigo, y la persona sentirá rancor hacia cualquier propuesta tuya, por muy bien argumentada que sea. Si usas la segunda, la persona se sentirá respetada, y es más probable que respete también tu opinión, lo que hace más fácil que la acepte.

6º- Muestra seguridad

Si estás dudando en la forma de plantear tu exposición, das la sensación de que no estás convencido por tus propios argumentos, y así es muy difícil convencer a los demás. El tono importa casi tanto como el fondo. En muchas ocasiones, las personas siguen líderes porque se contagian de su seguridad. Por eso, si quieres convencer a una persona, tienes que mostrarte tan tranquilo como seguro. Digo tranquilo porque enfadarte sería lo peor que te podría pasar.

7º- Gestiona los silencios

No hace falta que hables mucho. A veces el silencio puede ser más elocuente. Si hablas demasiado la gente puede tomarlo como una falta de seguridad. Si te callas en el momento oportuno y dejas que otros hablen mucho, entonces estarás en una posición muy buena para tener la última palabra y convencer a todos.

8º- No se puede ganar siempre

Seguro que habrás leído por allí algún artículo que te prometen enseñarte a convencer a los demás siempre, a nunca perder una discusión, y otras promesas por el estilo. Pero ya sabes que no siempre vas a poner convencer, y es importante que te des cuenta cuando estés en ello. Como ya vengo diciendo desde el principio de este artículo, la imagen es muy importante. Si sigues peleando una batalla perdida, pierdes credibilidad para futuras negociaciones. Si ves que no lo vas a lograr, acéptalo y respeta la decisión de los demás. Eso te dará más fuerza para la próxima vez.

Artículos relacionados

¿Te ha gustado este artículo? No dudes en compartirlo con los botones que ves aquí abajo. Gracias.

antoine 80
Me llamo Antoine Kerfant y llevo 7 años asesorando a emprendedores.

Descubre ya mismo si tu idea de negocio es buena gracias a mi ebook.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*