Cocolis es el Blablacar de los servicios de mensajería

conductorLa economía colaborativa tiene muchas aplicaciones. Una idea de negocio que me ha parecido muy interesante es la de una startup francesa llamada Cocolis que aprovecha los desplazamientos en coche para competir contra los servicios tradicionales de mensajería. En muchos aspectos, se parece a Blablacar, pero responde a una necesidad diferente.

Mandar un paquete no es barato

A pesar de que las empresas de mensajería estén viviendo una edad de oro gracias al auge del comercio electrónico, y a pesar de que los costes de envío no parezcan muy altos cuando compramos en plataformas como Amazon, cualquier usuario que haya querido mandar un paquete por su cuenta se habrá dado cuenta que los precios de esos servicios de transporte son bastante elevados para los particulares, especialmente si el objeto que se quiere mandar es voluminoso y/o pesado.

De hecho, la fundadora de Cocolis se dio cuenta que existía una necesidad en el mercado para un servicio de envío más económico, cuando quiso comprar un objeto de segunda mano por Internet a otro particular y el coste del envío convertía un chollo en un mal negocio.

Una capacidad de carga desaprovechada

De la misma manera que Blablacar aprovecha que muchos coches particulares viajan sin pasajeros para ofrecer las plazas libres a las personas que quieren hacer el mismo desplazamiento, en los maleteros de muchos coches hay espacio de carga que se desaprovecha, en millones de desplazamientos semanales.

Si hay una persona que va a hacer el trayecto entre mi ciudad y el lugar donde quiero mandar un paquete, y esa persona tiene espacio libre en el coche, parece efectivamente que existe una oportunidad para una sinergia.

economia colaborativa mensajeria¿Qué ofrece Cocolis?

Se trata de una plataforma que permite a las personas conectar a las personas que quieren mandar un paquete con las personas que tienen previsto hacer el mismo trayecto. En concreto, las personas entran en la página, indican algunas informaciones sobre el objeto que quieren mandar (descripción, tamaño, peso, origen, destino, etc) y de esa forma encuentran conductores que vayan a hacer ese recorrido y estén dispuestos a transportar el objeto a cambio de ganar algo de dinero.

Modelo económico

De una forma muy similar a Blablacar o AirBnb, Cocolis factura sus servicios en cada transacción, aplicando una comisión del 15% sobre cada operación. La comisión la paga el remitente, al igual que en Blablacar paga la comisión el pasajero y en Airbnb el viajero. El precio del envío es sugerido por la plataforma, pero el remitente puede proponer el precio que desea y mandar la petición. Entonces los conductores le escriben y el usuario puede dialogar con ellos respecto a las condiciones prácticas (lugar de encuentro, fecha de entrega, etc). El precio del transporte se paga para cerrar el trato, pero el conductor solo recibe el dinero cuando se confirma la entrega.

Seguro de transporte

Si estabas reflexionando sobre esta idea de negocio, quizás hayas pensado en uno de los posibles inconvenientes, en particular lo que podría ocurrir en caso de que el objeto resulte dañado o destruido durante el transporte, porque esas cosas pueden suceder. Para paliar el problema, Cocolis incluye un seguro de hasta 2.000€ para los productos transportados. De esa manera, los usuarios pueden tener una mayor tranquilidad.

Un sistema comunitario basado sobre las referencias

Como suele ocurrir en esas plataformas, el sistema de valoración de los otros usuarios es fundamental, y permite a los conductores con mejores referencias destacar respecto a los demás. Este tipo de sistema incita a ofrecer un servicio excelente. Evidentemente, solo se puede dejar una referencia a los usuarios con los cuales una transacción tuvo lugar.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*