Archivo de la categoría: MOTIVACION Y DESARROLLO PERSONAL

Los cinco sentidos de la palabra emprender

cinco sentidos emprender¿Qué es emprender? Cada persona puede definir a su manera esa palabra o el todavía más tergiversado término “emprendedor”. No te voy a proponer una definición, sino comentarte lo que para mí son los cinco sentidos principales de la palabra emprender y como seguro que se me quedan cortos, puede que añada alguno más.

Sigue leyendo

10 pequeños pasos para cambiar el mundo

cambiar el mundoYo no creo que el mundo actual sea peor que el en que vivieron nuestros padres, abuelos o antepasados. El mundo lo hacen las personas, y las personas son imperfectas, capaces de lo peor como de lo mejor. Si no estás satisfecho con cómo están las cosas, en lugar de quejarte, deberías tomar acción. Te propongo 10 pequeños pasos para cambiar el mundo.

Sigue leyendo

Haz tu “Bucket List” antes de que sea tarde

bucket-listEn los últimos años, pocas películas me han parecido tan inspiradoras como “The Bucket List” (llamada Ahora o Nunca en España). Se trata de la historia de dos hombres maduros que se enfrentan con una enfermedad incurable y optan por experimentar todas las cosas que les faltaron por hacer antes de que les llegue la hora.

Sigue leyendo

No confundas el riesgo con tu miedo

riesgo-y-miedoTodos tenemos miedo, aunque tenga formas y aplicaciones distintas. Es una de las emociones más comunes y dañinas del ser humano. Nos frena, nos paraliza. Pero hoy te quería hablar de la diferencia entre el miedo y el riesgo. Porque la justificación lógica que damos a nuestros miedos son los riesgos que corremos. Si hay un riesgo, si podemos perder algo o salir dañados, ¿no es normal sentir miedo? En realidad no. Y te voy a explicar porque.

Sigue leyendo

¿Cómo gestionas tu carga de trabajo?

carga-de-trabajoLas herramientas modernas han modificado completamente las formas de trabajar. La mayoría de las veces ha sido para bien, con un incremento de la productividad, pero también tienen sus inconvenientes. El principal es sin duda que estamos continuamente sometidos a nuevas informaciones (llamadas, mensajes, correos electrónicos) que pueden distraernos de lo importante. De allí que haya querido darte algunos consejos básicos de organización.

Sigue leyendo

5 consejos para motivarte

consejos-de-automotivacionAño nuevo, nuevos proyectos. Pero también a veces es complicado volver a motivarse después de las fiestas o simplemente cuando los resultados tardan en manifestarse. Para ello, te voy a dar unos pocos consejos que te pueden ayudar, y sirven tanto si eres emprendedor como si trabajas como empleado o tienes que llevar a cabo un entrenamiento deportivo.

Sigue leyendo

El camino no tomado

el-camino-no-tomado

El otro día creo que fue Javier Martín quien publicó en Twitter las últimas líneas del famoso poema de Robert Frost, “The road not taken” (una obra que cualquier estadounidense aprende desde pequeño). En concreto, hablo de los versos:

“Two roads diverged in a wood, and I,
I took the one less traveled by,
And that has made all the difference.”

(Dos caminos se bifurcaban en un bosque y yo,
Yo tomé el menos transitado,
Y eso hizo toda la diferencia.)

Antes de ser un reconocido poeta, Robert Frost hizo muchas profesiones. Según la Wikipedia fue entre otros repartidor de periódicos, maestro, hilandero, zapatero, granjero, editor y escritor. Para él, el camino menos transitado, el que finalmente le llamó la atención, fue la poesia.

¿Y por qué hablar de Robert Frost en un blog sobre creación de empresa?

Simplemente porque todos a un momento u otro de nuestras vidas tenemos que enfrentarnos a la elección de un camino. Al igual que en el poema, muchas veces es muy difícil saber de antemano donde nos llevará y saber con seguridad si otro camino nos hubiera convenido mejor.

Pero en este último verso, Frost nos da una pista: “tomé el camino menos transitado y eso hizo toda la diferencia”. Evidentemente, no todos somos iguales, y lo que para Robert Frost era un acierto para otro quizás hubiera sido un callejón sin salida. Sin embargo creo que aquellos que optan por crear su propio negocio suelen tener en común este afán por hacer algo diferente.

Piensa en tu proyecto o en tu negocio si ya lo has lanzado. ¿Qué es para ti el camino menos transitado? ¿Estás seguro que has estado atento a los itinerarios alternativos o te has limitado a seguir la senda que todos recorren? Tú siempre tienes la última palabra y la última elección, pero la aventura de caminar por donde muy pocos han pisado no solo tiene encanto, sino que suele albergar oportunidades.

Quizás todo eso te recuerde una de las frases de motivación que seleccione hace tiempo para ti: “No vayas donde te lleve el camino. Ve donde no hay ninguno y deja un rastro.” Lo dijo otro gran poeta norteamericano, Ralph Waldo Emerson.

Si quieres saber más

Te propongo leer o volver a descubrir el poema completo del camino no tomado en su versión original en el portal poets.org. Si prefieres leer la traducción al castellano tienes entre otras la opción de visitar la web lamaquinadeltiempo.com. Sin embargo, como te puedes imaginar, la poesía traducida pierde mucha fuerza.

 

Artículos relacionados:

¿Quieres ser un jefe o un líder?
¿Seguro que no estás haciendo tonterías?
Los Cuatro Acuerdos aplicados a los emprendedores

¿Te ha gustado el artículo? Hazte seguidor del blog en Google+, Facebook o Twitter.

También puedes seguir mi perfil personal en Google+.

RSS IconSuscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

¿Quieres ser un jefe o un líder?

jefe-o-lider

Si vas a crear una empresa, asumo que en algún momento estarás a cargo de un equipo. Quizás no sean empleados tuyos, sino colaboradores y proveedores de servicios, quizás se trate de tus socios, pero tarde o temprano tendrás que enfrentarte a la situación de tener que tomar decisiones. ¿Cómo lo harás? ¿Serás un jefe como la mayoría? ¿O serás de los pocos que se pueden considerar líderes?

¿Qué es un jefe? 

Es la persona al mando. Por lo general no ha sido elegido por el equipo sino que viene impuesto. En las organizaciones grandes es un responsable jerárquico a cargo de un equipo, de una sección, de una dirección o incluso de toda la empresa, y lo eligen los del nivel superior (sus jefes directos o el consejo de administración).

En una pequeña empresa, aunque los empleados hayan decidido voluntariamente aceptar el puesto de trabajo, normalmente lo hacen sin conocer mucho de la personalidad del empresario, por lo que de cierta forma se puede considerar que también existe una situación impuesta.

Una tipología alternativa para describir a los jefes 

Se pueden tomar en cuenta muchos criterios para clasificar los tipos de jefes, en función de su personalidad, de su forma de trabajar, de su grado de organización, de su procedencia, etc. A mí me gusta una clasificación que me inventé hace años y que por muy simplificada que sea me parece bastante acertada. Cabe mencionar que solo tiene validez para valorar la relación entre el empleado y su jefe, y que no dice mucho sobre la eficiencia del responsable. Esas son las 4 categorías:

  • El jefe “vive y deja vivir”. Es una persona que le gusta tomarse las cosas con calma en el trabajo. Se centra en las cosas importantes y no se estresa demasiado. Confía en sus empleados y no les importuna, siempre que cumplan con sus cometidos.
  • El jefe “no vive, no deja vivir”. El ejemplar contrario al anterior. Tiene una tremenda capacidad de trabajo y está constantemente pensando en el tema. Como consecuencia, suele meter bastante presión a su equipo hasta llamarles los fines de semana para hablar de asuntos pendientes.
  • El jefe “vive, no deja vivir”. Se dedica a vigilar escrupulosamente a sus empleados y a exigirles mucho mientras el se toma las cosas con calma.
  • El jefe “no vive pero deja vivir”. Tengo que reconocer que de esos he conocido pocos. Es muy difícil que un obseso del trabajo no exija mucho a su equipo, pero lo menciono por si se diese el caso.

De esos cuatro grupos, el que peor cae por diferencia es el tercero, y por desgracia no es un caso aislado. En diversos sectores en España existe una cultura del “trabaja como un esclavo unos años, y luego vivirás bien como jefe”. Se suele abusar de los jóvenes (muchas horas de trabajo, poco sueldo), y cuando no lo son tanto y llegan a jefe, lógicamente quieren mejorar su calidad de vida y repiten el patrón con la generación siguiente.

Diferencia entre un líder y un jefe 

Como te comentaba antes, el jefe es alguien impuesto. Un líder es una persona que se ha ganado por méritos propios la aprobación laboral de sus empleados. Para que un jefe se convierta en líder hace falta entonces que sea capaz de demostrar su validez.

Probablemente la mejor forma de convertirse en un líder sea predicando con el ejemplo. Si te comportas de la manera que esperas que los demás se comporten, acabarás demostrando que el camino que elegiste es el correcto.

No es fácil ser un líder, porque por desgracia no siempre es suficiente quererlo y esforzarse mucho. No se puede negar que cualidades naturales como el carisma pueden hacer la diferencia. Pero a menudo el trabajo y la comunicación pueden conseguir buenos resultados.

¿Por qué es mejor ser un líder? 

Un líder inspira, un jefe manda. Si la empresa fuese un ejército y el trabajo una batalla, el líder sería el oficial que sus hombres seguirán sin rechistar hasta la muerte, mientras el jefe tendrá que usar una y otra vez su poder para mantener la unidad del pelotón, a la fuerza.

Todo se hace mucho más fácil si tu equipo te respeta como un líder y te sigue porque piensan que tomas las decisiones correctas. No tendrán miedo a proponer su propio punto de vista, ni a contradecirte, siempre que sea para mejorar. Con un jefe la motivación es mucho menor, la creatividad también, y a menudo el miedo o la obligación pesan más que el respeto.

¿Y tú que vas a ser? ¿Un jefe o un líder?

Artículos relacionados:

¿Seguro que no estás haciendo tonterías?
Los Cuatro Acuerdos aplicados a los emprendedores
Frases inspiradoras del Curioso caso de Benjamin Button

¿Te ha gustado el artículo? Hazte seguidor del blog en Google+, Facebook o Twitter.

También puedes seguir mi perfil personal en Google+.

RSS IconSuscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

Los Cuatro Acuerdos aplicados a los emprendedores

los-cuatro-acuerdos.jpg

 

Si nunca has escuchado hablar de Los Cuatro Acuerdos, te resumimos su contenido y los aplicamos a los emprendedores, que es el tema principal de nuestro blog. El libro de Miguel Ruíz es un gran éxito de ventas dentro de los libros de inteligencia emocional. Es corto, sencillo, y en general merece la pena su lectura porque pone en palabras algunas cosas que quizás habías intuido antes.

 

 

 

El crecimiento personal no es para mí

 

Quizás seas parte de las muchas personas que se cierran inmediatamente al escuchar palabras como crecimiento personal u autoayuda. A lo mejor piensas que la mayoría de los contenidos que tratan los temas relacionados con la inteligencia emocional son obras de charlatanes o condensados de obviedades. Y en parte puede que tengas razón, porque realmente te puedes encontrar de todo, pero también hay textos muy interesantes y que te pueden aportar mucho.

 

Si todavía no te has dado cuenta que los aspectos emocionales tienen mucho más poder sobre nuestras vidas que los racionales, te invito a que analices las últimas decisiones que has tenido, y el porque de ellas. Si lo haces de forma sincera, te darás cuenta que casi siempre el factor decisivo es una emoción, pero quizás tu le llames perfil de personalidad.

 

 

 

Los cuatro acuerdos

 

Cuando te decía que es un libro sencillo, la verdad es que se puede resumir empleando precisamente los 4 acuerdos que defiende el autor. Por acuerdos se refiere a principios que puedes decidir a aplicar por voluntad propia en tu vida diaria. Los cuatro conceptos son muy simples de expresar, pero bastante más difíciles de poner en práctica. Quizás en toda tu vida no consigas jamás aplicarles al 100%, pero solo con procurar hacerlo las relaciones con los demás pueden mejorar notablemente. Los cuatro acuerdos son:

 

Sé impecable con tus palabras

 

No te tomes nada personalmente

 

No hagas suposiciones

 

Haz siempre lo máximo que puedas

 

 

Ahora vamos a repasarlos brevemente uno por uno, explicando a que corresponden y como pueden ser útiles para un emprendedor.

 

 

1º- Ser impecable con tus palabras

 

¿Qué significa eso? Simplemente que cada vez que hables (contigo mismo, pero sobre todo con los demás), intentes expresarte de la forma más neutra y positiva posible. Esto supone un grandísimo esfuerzo cuando estás bajo los efectos de una emoción grande, especialmente cuando se trata de un sentimiento negativo (ira, miedo).

 

Cada vez que gritas, insultas, eres irónico, sarcástico con alguien o emites un juicio sobre la persona en lugar de sus actos, no eres impecable con tus palabras. En estos casos, lo más probable es que tu interlocutor se fije más en la forma de lo que dices que en el fondo, y por lo tanto no conseguirás tus objetivos.

 

Como emprendedor, es fundamental ser impecable siempre, sean las circunstancias que sean. Puedes estar estresado, cabreado por una metedura de pata de otra persona, pero nunca deberías permitirte tratar mal a nadie, por muy justificado que creas que este. Para mejorar se debe aprender de los errores, no buscar culpables, y si caes en el error de usar las palabras como vía de escape pagarás las consecuencias.

 

 

2º- No tomarse nada personalmente

 

Si pensabas que el primer acuerdo era difícil de seguir, espera a probar no tomarte nada personalmente. Sí, es literalmente no dejar que lo que digan los demás nos afecte, sea en positivo o en negativo. Y en el libro Miguel Ruíz tiene una explicación muy interesante para ayudarte a entenderlo. Dice que lo que realmente expresan las personas cuando te hablan muy mal (insultándote) o muy bien (halagándote) no tiene nada que ver contigo, sino con su propia situación emocional.

 

Párate un momento para reflexionar sobre eso. ¿Una persona te insultaría si se sientiese en paz? ¿Una persona te halagaría si estuviese enfadada? No. Por lo tanto, lo que te dice una persona no es un juicio de valor sobre ti, sino una expresión de su emoción del momento. No tiene nada que ver contigo, y por lo tanto es absurdo que te dejes contagiar por esas palabras.

 

Pero más allá de eso, el motivo por no tomarte nada personalmente es que si tú mismo no estás seguro de conocerte al cien por cien, los demás saben aun menos sobre ti, y por lo tanto, su opinión no puede afectarte. No quiero decir por ello que no tengas que escuchar los consejos ajenos, sino que te tomes todo lo que te digan como elementos de información (sea si te hablan mal, halagándote o desde la impecabilidad de la palabra).

 

Como emprendedor, significa que no puedes desanimarte porque un cliente te llama furioso porque está descontento con su compra. Tampoco deberías saltar de alegría si otro te felicita. Deberías recibir la información relevante por tu negocio, es decir en qué has fallado, en que has acertado, para aprender de los errores y reproducir los éxitos.

 

 

3º- No suponer

 

En mi opinión, es quizás el acuerdo más fácil de poner en práctica, porque tiene que ver más con la reflexión y menos con la reacción a los eventos, y por lo tanto es más probable aplicar cambios.

 

¿Qué significa no suponer? Simplemente que no saques conclusiones basadas en deducciones en lugar de la información. En las relaciones personales, tendemos a hacerlo todo el tiempo. Pensamos “me ha dicho eso, pero estoy seguro que en realidad piensa esto otro”. Es absurdo pero es algo muy frecuente. La solución es no suponer, y tomarse las cosas como son. Si una persona te afirma algo, la primera vez tienes que creerla. Si luego resulta que no era cierto, tendrás que confrontarla. Pero la mayoría de las veces imaginamos intenciones ocultas donde no las hay, especialmente con personas cercanas que no nos quieren daño alguno.

 

En otras ocasiones, no preguntamos porque no queremos saber la verdad (por si no nos conviene), y funcionamos con una “verdad” basada en lo que pensamos que el otro piensa. Evidentemente es un error. No querer saber las cosas no cambia su realidad (como una persona que no quiere hacer un examen médico con miedo a que le salga algo malo).

 

Como emprendedor, no suponer significa entre otras cosas organizar bien el trabajo. Algunos jefes se enfadan muchísimo porque una persona no hizo alguna tarea, y cuando se analiza correctamente el motivo, muchas veces fue o porque el jefe no dijo nada (supuso que porque era importante para él el empleado lo adivinaría), o pidió que se hiciera pero sin destacar la importancia (suponiendo que era implícito).

 

Tampoco puedes suponer lo que piensan tus clientes o tus proveedores. Si quieres saber lo que hay, hay que preguntar, por mucho que cueste.

 

 

4º- Dar siempre lo máximo que puedas

 

La lógica tras este cuarto y último acuerdo es que si haces lo máximo, no puedes reprocharte nada. Si no alcanzas los objetivos que tenías pero has dado lo máximo que podías, no existe motivo para el remordimiento.

 

Para mi personalmente me resulta a la vez un concepto interesante y utópico. Está claro que hacerlo máximo es deseable, pero donde me cuesta mucho ver como se puede aplicar es por la definición de “lo máximo que puedas”.

 

Miguel Ruíz no se refiere a matarse en el trabajo para conseguir ser rico, o a una dedicación absoluta en cualquier aspecto de nuestras vidas. La idea es más bien que des el máximo en todo lo que hagas, respetando un lógico descanso y ocio. Que cuando estés en el trabajo des lo mejor de ti, que cuando estés con tu familia o tus amigos des lo mejor de ti, y cuando disfrutes de ocio, también lo hagas.

 

Indirectamente, significa que no puedes sacrificar ninguna parte importante de tu vida por las otras (y quizás te interese leer la historia del profesor y el bote de mayonesa). Parece obvio que no podrás dar lo mejor de ti con tu familia si llegas tarde y cansado a casa cuando los niños ya duermen. Tampoco podrás rendir en el trabajo si sales hasta las tantas todos los días.

 

 

Aunque sea difícil definir lo que es dar el máximo, quizás podamos encontrar la solución invirtiendo la frase. Busquemos que es “no dar el máximo”. Piensa en todos estos momentos en los cuales piensas “eso ha sido tiempo perdido”. Quizás esa hora pasada haciendo zapping de un canal a otro o viendo un programa que ni te interesaba lo más mínimo ni te aportaba nada.

 

Para un emprendedor, dar lo máximo que se pueda tiene mucho que ver con buscar lo que funciona y lo que no, y ser eficaz. Quizás estés trabajando mucho pero sin dar lo mejor de ti porque has enfocado mal el trabajo. Te recomiendo que te tomes un tiempo para pensar en lo que realmente podría funcionar y lo que no antes de ponerte a trabajar como loco.

 

 

Quizás estés haciendo algo poco productivo (a corto, medio y largo plazo). Quizás prefieras dedicarte a trabajos que te gustan y dejes de lado otros que podrían dar mejores resultados, porque te cuesta emprenderlos o te resultan tediosos. Piénsalo.

 

 

Artículos relacionados:

Frases inspiradoras del Curioso caso de Benjamin Button

¿Qué es el coaching?

100 frases de Motivación para todos

 

 

¿Te ha gustado el artículo? Hazte seguidor del blog en Google+, Facebook o Twitter.

 

También puedes seguir mi perfil personal en Google+.

 

 

RSS Icon

Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

 

 

 

Tags: los cuatro acuerdos