Archivo de la categoría: FABULAS Y CUENTOS

Dos fábulas con moraleja sobre águilas

fabulas-con-moraleja

Los dos cuentos cortos que te voy a relatar hoy pueden ser considerados con la dos caras de la misma moneda, y con una moraleja interesante para todos, pero especialmente para los emprendedores. Como casi siempre en las fábulas, los protagonistas con animales, en este caso aves, y especialmente el águila.

Sigue leyendo

El ciego y el publicista

el-ciego-y-el-publicista.jpg

En un barrio concurrido, un hombre ciego estaba sentado en una esquina pidiendo limosna. En su cartel los transeúntes podían ver “Soy ciego, ayúdenme por favor”. A pesar de que a su lado pasaban muchas personas, ninguna dejaba dinero, y el vaso que el hombre tenía destinado a recibir las monedas se quedaba desesperadamente vacío.

Sigue leyendo

Los mejores cuentos empresariales para acabar el año

 

los-mejores-cuentos.jpg

 

Este año, para dar otra visión de los negocios hemos integrado al blog unas fábulas y metáforas que pueden enseñar tanto o más que artículos serios para emprendedores. Hemos hecho una selección de los mejores cuentos cortos, historias relatadas en pocas frases para acabar el año. De esta manera, despedimos el 2012 deseando a todos nuestros lectores y a todo el mundo en general que puedan conseguir sus objetivos en 2013, y sobre todo, ser muy felices.

El cuento de los 3 cerditos emprendedores

La moraleja de la historia de los tres cerditos es muy conocida: si quieres que algo dure, tienes que dedicar mucho esfuerzo para construir algo sólido. Si te da pereza y te haces una casa de paja, a poco que sople el lobo te la echará por tierra. Pero la versión que te propones tiene como protagonistas a unos cerditos emprendedores y se sitúa en España antes y después de la crisis actual, con el trasfondo de la burbuja inmobiliaria.

El caballero y su escudero

Este cuento de creación propia, hablamos de lo importante que es cuidar a las personas que trabajan contigo para tu empresa. Se suele decir que el orgullo precede a la caída, y no importa lo bueno que seas en lo que haces. Si no te aseguras que las personas que están a tu lado son las adecuadas y están satisfechas, el detalle más tonto puede provocar daños incalculables.

La cucaña imposible

Ciertamente, muchas tareas y objetivos que nos proponemos son muy difíciles de conseguir. Incluso, para la mayoría de las personas, tener la idea de montar una empresa es una locura. Más de uno va más allá que la calificación de difícil para directamente hablar de “imposible”. El cuento de la cucaña te enseñara que a veces lograr un objetivo muy muy complicado es posible, pero la capacidad para alcanzarlo quizás no tenga nada que ver con las aptitudes que tengas, sino con otro factor diferente, que probablemente puedas imaginar.

El sastre y el cliente

¿Te imaginas ir a un sastre, que te hagan un traje a medida, que te lo manden a casa y no te pidan el dinero de la factura? Esta situación un poco extraña es lo que ocurre en el cuento del sastre y el cliente, una pequeña historia que te hará reflexionar sobre un tema muy al orden del día: el cobro a los clientes.

Cuento del leñador y su hacha

Seguro que alguna vez has tenido esta sensación. Haces lo mismo de siempre, le echas más ganas y más energía, y sin embargo no consigues repetir los grandes resultados que obtuviste en el pasado. Algo falla, lo presientes, pero no consigues identificar que es lo que pasa. A lo mejor es que te está sucediendo lo mismo que al leñador,aquel trabajador muy motivado que pese a todos sus esfuerzos cada día cortaba menos árboles.

 

Esas son solo 5 de las fábulas que publicamos este año. Quizás habrían tenido su sitio en esa selección historias como la factura del ingeniero o el roble y la caña, pero de todos modos siempre puedes volver a leer todos los cuentos, tan solo tienes que dirigirte a la categoría correspondiente del blog. Y no tenemos pensado dejar de publicar este tipo de historias, así que sigue conectado con nosotros.

Artículos relacionados:

 

 

Cuento: experimentos con monos

 

experimentos-con-monos.jpg

 

Unos científicos decidieron probar el comportamiento de un grupo y diseñaron una serie de experimentos con monos para valorar sus reacciones frente a premios y castigos. Para eso agruparon a 5 animales en una habitación especial. Colocaron una cesta con comida colgada del techo así como una escalera que permitía alcanzarla.

 

Como era previsible, en cuanto se percataron de la presencia de suculentos manjares, los monos intentaron subir por la escalera. Pero, cada vez que alguno de ellos lo intentaba, los científicos accionaban una ducha con agua helada que mojaba a todos los simios. Al poco rato, cesaron los intentos.

 

Entonces los científicos sustituyeron a uno de los monos por uno que no había presenciado el experimento anterior. En cuanto vio la cesta, quiso trepar hacia ella, pero enseguida los otros 4 monos, temerosos de recibir otra ducha fría, le apalearon antes de que pudiera siquiera pisar el primer escalón.

 

Luego, los científicos remplazaron cada uno de los cuatro monos originales. Cada vez que entraba un simio nuevo, notaban como sus compañeros le pegaban en cuanto quería subir hasta la cesta. Incluso pudieron apreciar como los que más fuerte pegaban eran aquellos que desconocían la existencia de la ducha fría.

 

Al final del experimento, no quedo ningún mono de los 5 originales, y a pesar de eso, ninguno se atrevía a subir por la escalera. Al contrario, si se introducía un nuevo mono que quisiera hacerlo, se lo impedían y le daban una paliza.

 

 

Moralejas:

 

1º- Los prejuicios son muy poderosos, pero suelen ser totalmente desconectados de la realidad. Un comportamiento que podía ser justificado y racional en su tiempo puede perfectamente perdurar a pesar de que los motivos que le dieron lugar hayan desaparecido.

 

2º- Cuestionar las normas del grupo te expone a enfrentamientos. La mayoría de las personas se sienten cómodas cumpliendo con un código, aunque sea absurdo. Si quieres hacer las cosas de otra forma les obligas a salir de su zona de comodidad y provocas reacciones negativas.

 

3º- Si quieres conseguir el premio, tienes que cuestionar las normas. La locura es seguir haciendo lo mismo pensando que vamos a conseguir resultados diferentes.

 

4º- Una mirada externa suele ver las cosas más claras. Escucha opiniones de terceros. Los monos de fuera ven el premio donde tú solo vez problemas.

 

 

 

Artículos relacionados:

La factura del ingeniero

Cuento del leñador y su hacha

El sastre y el cliente


 

¿Te ha gustado el artículo? Hazte seguidor del blog en Google+, Facebook o Twitter.

 

También puedes seguir mi perfil personal en Google+.

 

 

RSS Icon

 Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

 

 

 

 

Tags: experimentos con monos

La factura del ingeniero

la-factura-del-ingeniero

 

Una historia muy famosa en Internet es el cuento de la factura del ingeniero. A pesar de que a menudo se cuenta como una historia real poniendo en escena personajes ilustres de la ingeniería como Charles Steinmezt, Nicolas Tesla, Thomas Edison frente a grandes clientes como Ford o General Motors, se trata de una leyenda urbana. Que no sea cierta no le quita interés, y por eso la vamos a contar.

 

 

Una factura soprendente

 

En una gran empresa industrial un enorme generador que valía cientos de miles de euros estaba dando problemas. Los ingenieros de la compañía habían revisado por todos lados y no encontraban el fallo. Entonces el director decidió volver a contactar a un antiguo empleado, un ingeniero muy bueno que en el pasado había solucionado muchos problemas, y que recientemente se había jubilado.

 

El hombre aceptó, y entro en la sala del generador donde permaneció durante dos horas, escuchando el sonido de la máquina y revisándola con cuidado. Después de este tiempo, salió, pido una llave inglesa, volvió a entrar, apretó una tuerca y solucionó el problema.

 

El director de la empresa estaba muy agradecido y le preguntó al ingeniero cuanto le debían por el servicio. El jubilado respondió que su trabajo valía 10.000 euros. Evidentemente, al director esta cantidad le pareció abusiva, y por lo tanto le pidió al ingeniero que le presentara una factura detallada del servicio, y así fue:

 

Apretar una tuerca: 1 €

Saber que tuerca apretar: 9.999 €

 

El ejecutivo reconoció que sin la experiencia del antiguo empleado, no habrían encontrado la solución, y aceptó pagar la factura.

 

 

Enseñanzas

 

Tu experiencia y tus conocimientos valen dinero

Si eres profesional, no factures teniendo en cuenta únicamente el tiempo dedicado. Más que cuanto tiempo tardas en resolver el problema de tu cliente, es tu saber hacer lo que vale dinero. Has invertido tiempo, esfuerzo y dinero en tu experiencia y conocimientos, y es fundamental que les monetices.

 

 

La especialización puede ser muy rentable

Es un ejemplo ficticio, con importes exagerados, pero en la economía real existen servicios muy especializados que pagan muy bien. Por ejemplo un profesional especializado en fiscalidad puede cobrar importes muy consecuentes porque sus conocimientos hacen ahorrar cientos de miles de euros a sus clientes.

 

Como empresario, busca que nadie sea imprescindible

La otra cara de la moneda de esta historia es el fallo de la empresa. Quizás su error fue dejar que los conocimientos del ingeniero se marcharan con él cuando se jubiló. A menudo tendemos a separar demasiado las tareas en las organizaciones, provocando problemas importantes cuando no está una u otra persona.

 

Evidentemente, hay grados de importancia. Probablemente las tareas administrativas más comunes puedan ser aprendidas por una nueva persona sin demasiada dificultad, pero piensa en los contactos comerciales de tu mejor vendedor, o en este crack informático que ha diseñado él solito la aplicación en la que se basa tu negocio online. Si no has previsto nada para que compartan sus conocimientos, las consecuencias de una salida de la empresa (o incluso de vacaciones o enfermedades) pueden ser muy graves.

 

Por eso siempre hay que encontrar un equilibrio entre separación de tareas (para una mayor productividad) y solapar las funciones más críticas (para evitar depender demasiado de una sola persona). No es fácil, pero se puede alcanzar identificando los procesos claves de tu negocio.

 

 

Artículos relacionados:

Cuento del leñador y su hacha

El sastre y el cliente

La fábula del roble y la caña


 

¿Te ha gustado el artículo? Hazte seguidor del blog en Google+, Facebook o Twitter.

 

También puedes seguir mi perfil personal en Google+.

 

 

RSS Icon

 Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

 

 

 

 

Tags: la factura del ingeniero