Como vencer el miedo a emprender

vencer-miedo-emprender

 

Sentados en la barra del bar, todos hemos compartido alguna vez las ideas de negocio que nos parecen interesantes. Montar una casa rural para huir del estrés de la ciudad, crear una tienda online en un nicho o incluso la clásica idea de montar un restaurante, son algunos de los sueños habituales. Pero cuando acabamos la cerveza, volvemos a nuestra rutina, muchas veces porque no sabemos como vencer el miedo a emprender.

 

¿Qué es el miedo a emprender?

Siempre es difícil definir el miedo, sin embargo es un elemento esencial de la vida humana. Es un reflejo instintivo cuya función era protegernos de los peligros mortales (los depredadores por ejemplo), y que con la civilización se ha modificado para asociarse con peligros mucho menos directos y letales, y se ha potenciado a medida que el mundo se ha hecho más complejo.

 

El miedo a emprender es múltiple, y cada persona puede sentir cada uno de sus componentes con más o menos fuerza. Hablamos del miedo a salir de la rutina, a perder los ingresos fijos de un trabajo, a la reacción de los demás, a elegir el negocio equivocado, a no ser capaz, a fracasar, a perder mucho dinero, a no tener para comer, a no aguantar el estrés, a no satisfacer a los clientes, a gestionar la plantilla, a convencer a los socios, etc.

 

 

¿Cómo usar el miedo?

El miedo es un aviso. Nos alerta de que algo va mal. Por lo tanto es importante escucharlo. Identificar lo que nos asusta. Pero escuchar el miedo no significa rendirse y bloquearse. Tan solo se trata de entender el motivo para optar por posibles soluciones.

 

Por ejemplo, si tengo miedo a no ser capaz de gestionar un negocio porque no tengo conocimientos empresariales, puedo elegir apoyarme en un socio que los tenga o formarme. Si tengo miedo de no saber que decir a un posible cliente puedo trabajar en los argumentos de mi propuesta comercial.

 

 

Miedo y riesgo

Si el miedo es un aviso, no siempre es muy fiable. Podemos tener un miedo desproporcionado con el riesgo. Es más, suele ser lo más habitual. Nos dan miedo situaciones que para muchos son muy comunes tan solo porque hasta ahora no las hemos conocido. Porque tener miedo no significa que el riesgo al que nos enfrentamos sea muy alto. El miedo y el riesgo son dos cosas totalmente distintas.

 

Por ejemplo, si nos centramos en el miedo a emprender porque podríamos no volver a encontrar el mismo nivel de ingresos que tendríamos como empleado. Es cierto que existe este riesgo, y que además durante los primeros años seguramente ganaremos mucho menos que cuando estábamos trabajando para una empresa. Pero en esta comparación nuestra mente selectiva se olvida totalmente de que ser empleado también tiene riesgos: podemos ser despedido, tomar una mala decisión, la empresa que nos contrata puede quebrar, etc. Es un riesgo que hemos olvidado pero está allí.

 

A veces nos bloquea el miedo a lo que vayan a pensar los demás. Si lo analizamos con tranquilidad, es solo un prejuicio basado en la imagen y el riesgo es algo muy pequeño comparado con la muerte o con el riesgo a perderlo todo.

 

Por todo ello, es importante analizarse un poco y entender cuales son los verdaderos riesgos sobre los cuales nos alerta nuestro miedo. En muchos casos, nos daremos cuenta que son riesgos muy pequeños o al menos no más grandes que otros muchos que tomamos cada día sin estar preocupado.

 

 

¿Cómo vencer el miedo a emprender?

Analizar nuestros miedos nos lleva a aceptar los riesgos y a tomar medidas para superarlos.

 

          Definir el objetivo:

 

El miedo se nutre de la incertidumbre, por lo tanto es necesario tener claro hacia donde vamos. Para esto podemos definir nuestro objetivo. Vamos a escribir cual es nuestra idea de negocio, detallar como vamos a funcionar y los resultados que esperamos elaborando un plan de negocio. Podemos además fijarnos objetivos de fechas para motivarnos a cruzar los pasos que más nos asustan.

 

          Ir paso a paso:

 

Como decía Henry Ford en  una cita que hemos indicado alguna vez en este blog, “nada es especialmente difícil si lo dividimos en tareas pequeñas”. Dicho de otra forma: yendo paso a paso se consiguen los grandes objetivos. Nos puede asustar crear una empresa, pero si planificamos todas las etapas y nos tomamos una cosa después de la otra, antes de que nos demos cuenta estaremos cerrando nuestra primera venta y recordaremos con cariño los tiempos de dudas.

 

          Actuar:

 

Podríamos haber inventado un remedio maravilloso para vencer el miedo, pero en realidad la mejor forma de superarlo es actuando. Si me da miedo ir a hablar con mi jefe para anunciarle que renuncio para montar mi negocio, es lógico, pero en un momento u otro tendré que enfrentarme con está situación. Una vez que tenga claro mis objetivos, no puedo perder tiempo. Tengo que actuar. Cuando más espere más oportunidad le daré al miedo de anularme.

 

La satisfacción de superar los obstáculos (los miedos son parte de ellos) es probablemente la mayor alegría en la vida diaria del emprendedor. No se puede comparar la sensación que produce un logro profesional cuando se emprende con lo que se siente como empleado. Es algo muy enriquecedor y en esto deberíamos centrarnos, en lugar de enfocarnos en los miedos.

 

Si todavía no has dado el paso: ¡atrévete!

 

 

Artículos relacionados:

Subvenciones para emprendedores en paro

Edison: el inventor emprendedor

Consejos para comprar un negocio

 

 

 

RSS Icon

Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

 

 

 

Sigue el blog en Facebook

 

 

Tags: vencer miedo emprender, superacion personal, crear una empresa, atreverse a emprender

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*