Una idea simple para reducir el gasto público: el DNI mejorado

En uno de mis artículos sobre la necesidad de reformar España para salir de la crisis y que las siguientes no duelan tanto, insistía sobre la necesidad de reformar la Administración Pública .

Hoy propongo una idea sencilla: la instauración de un DNI mejorado, que sirva por supuesto de DNI, pero también de carné de conducir y de tarjeta sanitaria. Muchos países del mundo ni siquiera tienen un DNI, pero no voy hasta proponer su desaparición, sino tan sólo una simplificación.

 

El  DNI tiene una validez de 10 años, igual que la mayoría de los carnés de conducir, los de los particulares de menos de 65 años que tienen el habitual carné de conducir B. La tarjeta sanitaria, que para mí debería de ser nacional y no diferente según la CCAA también podría estar fusionada con el DNI.

 

La situación actual es la siguiente:

DNI: obligatorio a partir de los 14 años, renovado cada 5 años hasta los 30, cada 10 hasta los 70, y permanente después de esta edad.

Carné de conducir B (el más común): renovado cada 10 años hasta los 65, cada 5 después

Tarjeta sanitaria: variable, pero por ley debe de poder ser usada en cualquier CCAA

 

Se puede apreciar que casi todas las personas tenemos 3 documentos, con tres trámites de renovación diferentes, el más pesado siendo sin duda el del carné de conducir, por la poca modernización de la DGT a la fecha.

 

La solución es un DNI para todos a partir de los 14 años, que incluya un apartado con el carné de conducir B, y tenga la referencia del número de seguridad social para las personas que lo tengan. Se renovaría cada 5 años hasta los 30 años, cada 10 hasta los 70, y luego dependiendo de si la persona quiere seguir conduciendo, se renovaría cada 5 años o sería permanente. Obviamente, las personas que no tengan carné de conducir o número de seguridad social tendría esta parte en blanco. Para otros carnés de conducir, habría que valorar si se podrían incluir en el DNI (el de moto por ejemplo, si su validez es la misma que el de coche), o si constiturían un documento a parte, con su correspondiente trámite en la DGT. Es decir que para algunos pocos (taxistas, conductores de autobuses, etc) todavía sería necesario tener otro documento.

 

El trámite se podría hacer en el ayuntamiento de empadronamiento, el ayuntamiento sería quien gestionase el expediente, y organizase el resto de la tramitación con la policía, la DGT, y la Seguridad Social. Supongo que el ahorro en términos de plantillas de funcionarios podría ser importante, y el tiempo ganado para los ciudadanos, muy notable.

 

Tags: documento nacional de identidad, DNI, carné de conducir B, tarjeta sanitaria, padrón, reforma, crisis España.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*