Sobrevivir a la crisis, el ejemplo de las academias para oposiciones

sobrevivir-a-la-crisis

 

Cuando casi todos los sectores están en retroceso, no es fácil para un negocio sobrevivir a la crisis. En este artículo vamos a hablar de las academias, unas empresas antes muy rentables pero que han sufrido mucho últimamente. Daremos algunas pistas para sortear las dificultades y mantener el negocio.

 

 

Un sector muy rentable

 

Hasta hace muy poco, en España tener una academia de preparación a las oposiciones era un negocio a la vez muy habitual y muy prospero. Las administraciones (especialmente las locales) tenían mucha oferta de plazas cada año, mientras era todavía mayor el número de personas que por vocación o deseo de tener un puesto seguro querían presentarse.

 

Incluso, en los primeros años de la crisis el número de empleos públicos siguió creciendo, a pesar de la tremenda pérdida de empleo en el sector privado. Mientras las empresas mandaban a la calle más de un millón de personas, las administraciones contrataban 200.000.

 

 

La crisis destapó la sobrecapacidad del sector

 

Sin embargo, el alargamiento de la crisis y el desequilibrio de las cuentas públicas llevo al gobierno a tomar medidas, tanto de reducción de sueldos a funcionarios como de disminución drástica de oferta de plazas. Con un cierto plazo el número de búsquedas en Google sobre términos como “Oposiciones Barcelona” se redujo, síntoma de una menor demanda de cursos. En consecuencia, muchas academias perdieron clientes y un buen número de ellas cerraron.

 

Han sido muchos los sectores económicos en España que han estado sobredimensionados, debido al crecimiento artificial de la actividad generado en la burbuja de crédito (y especialmente la inmobiliaria). Pero que un sector tenga sobrecapacidad no significa que tenga que desaparecer: tan solo se tiene que adaptar a los nuevos tiempos.

 

 

Como reorientar el negocio

 

Sigue habiendo sitio para algunas academias. Quizás no tantas como antes, pero algunas pueden seguir dando beneficios, por ejemplo siguiendo estos consejos:

 

– Especialista en lugar de generalista

 

Ya no tiene sentido ofrecer todo tipo de carreras. Hay que centrarse en las que siguen ofreciendo oportunidades de contratación. Basta con analizar el Real Decreto de medidas urgentes de diciembre para ver los sectores públicos que van a seguir ofreciendo plazas y centrarse en uno o varios de ellos, ofreciendo la mejor preparación posible.

 

– Nuevos mercados

 

¿Sabías que en la ONU trabajan 1.500 españoles? Las instituciones internacionales como Naciones Unidas, la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional, y otros pueden ofrecer buenas oportunidades de trabajo a ciudadanos españoles cualificados. Una academia especializada en preparar candidatos para estos empleos públicos podría ser una buena idea.

 

– Reducir capacidad y esperar tiempos mejores

 

Las crisis siempre se acaban. Esta es particularmente larga, y viendo las estrategias de recortes empleadas por los gobiernos, es probable que se vaya alargando más, pero terminará. Y como la preparación de oposiciones puede representar varios años de estudio, no sería mala estrategia seguir ofreciendo servicio, aunque con menos densidad de cursos, para las personas que quieran volver a presentarse cuando reaparezcan las oportunidades. Eso sí, con una estructura muy reducida y unos servicios optimizados.

 

 

 

 

Artículos relacionados

Profesiones con futuro gracias al crecimiento del uso de Internet

Gestión del riesgo: diversificar las opciones

Hundimiento del Titanic: los pequeños detalles hacen la diferencia

 

 

 

RSS Icon

Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

 

 

 

Tags: sobrevivir a la crisis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*