Seguros para empresas: algunas recomendaciones

seguros-para-empresas.jpg

 

Raro es el negocio que no necesite al menos un seguro para funcionar. Por eso vamos a dedicar un artículo a los seguros para empresas y a las principales recomendaciones que se pueden hacer al respecto. Una póliza es una herramienta de protección muy valiosa si se usa correctamente, pero puede llegar a ser un gasto inútil si se contrata a la ligera.

 

 

Analiza la necesidad

Algunas veces es una obligación legal contratar un seguro. El caso más evidente es el del coche. Por ley es necesario tener al menos un seguro a terceros. Puede ocurrir también con temas de responsabilidad civil en algunos sectores. Pero el caso es que incluso si la legislación te obliga a contratar una póliza, siempre tienes que analizar dentro del mercado la que mejor se adapte a tus necesidades.

 

La única forma de conseguirlo es tomarse el tiempo de leer cada póliza, sus condiciones y coberturas y hablar con la aseguradora para comprobar que has entendido perfectamente de que se trata. Una vez que tengas claro las coberturas y los costes, puedes tomar una decisión empresarial justificada.

 

 

Agrupa todos los seguros en una sola compañía

Existe un sinfín de pólizas de seguro. Tratan de compensar el impacto de siniestros y accidentes, de proteger tu responsabilidad o tu salud, de evitar los impagados o de dar una estabilidad financiera a tus familiares en caso de que te pasara algo. En una empresa, lo normal es que a medida que la actividad vaya creciendo, y que aparezcan nuevos riesgos se contraten nuevos seguros.

 

Con el tiempo, te encuentras con una gran cantidad de pólizas cuyo coste anual deja de ser anodino. En esos casos, lo mejor que puedes hacer es negociar con una sola compañía (directamente o a través de agentes o brokers) para obtener un precio por el paquete de servicios. Puedes ahorrar por volumen y por eliminación de duplicidades (si trabajas con un solo agente, te avisará si estás cubierto dos veces por lo mismo).

 

Nosotros te recomendamos que pruebes Comparar seguros en Génesis, uno de los líderes del sector.

 

 

Cuidado con las renovaciones automáticas

Otra cosa importante es que con los seguros suele haber una cláusula de renovación automática. Lo típico es que el cliente tenga que avisar dentro de un plazo (por ejemplo un mes antes del vencimiento), sino la póliza se renueva por un año y ya no hay forma de cancelarlo.

 

La mejor forma de vigilar el tema es tener un archivo Excel con todos los contratos vigentes, sus vencimientos y las fechas a las cuales hay que avisar para no tener que renovarlos. Se encarga una sola persona de hacer el seguimiento de los seguros y así siempre se analiza a tiempo el interés de renovar o no.

 

 

Artículos relacionados:

¿Qué es un convenio colectivo?

Exportar a Brasil, Argentina, México y al resto de Latinoamérica

Como hacer un plan de empresa

 

 

 

¿Te ha gustado el artículo? Hazte seguidor del blog en Google+, Facebook o Twitter.

 

También puedes seguir mi perfil personal en Google+.

 

RSS Icon

Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

 

 

 

Tags: seguros para empresas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*