Antes de entrar, pregunta por la salida de emergencia

salida-de-emergencia

Todos queremos que las cosas salgan bien, pero eso es perfectamente compatible con tomar algunas precauciones básicas para tener un plan de contingencias en caso de que los eventos no resulten tan bien como habías previsto o incluso se conviertan en una catástrofe. En la terminología moderna de Eric Ries (Lean Startup) se resume en “Fracasa pronto, fracasa barato”. Pero es una idea que ya se conocía en tiempos de Demóstenes: “Cuando una batalla está perdida, solo los que han huido pueden combatir en otra”.

Veamos algunos ejemplos en los cuales no preguntar por la salida de emergencia puede suponer la diferencia entre la derrota definitiva y el fracaso pasajero.

Informática

Por desgracia, es muy frecuente que emprendedores y empresas se lancen en desarrollar aplicaciones y webs muy costosas sin preguntarse antes sobre las futuras evoluciones.

¿Quieres algunos ejemplos?

  • Confiar el desarrollo a una empresa que te lo monta a medida sin usar formatos estándares, obligándote a pasar por ella para cualquier evolución y haciendo casi imposible su traslado a otra compañía.
  • Desarrollar para una plataforma para luego darse cuenta que las oportunidades están en otra.
  • Montar un blog con un proveedor y darte cuenta después de publicar cientos de artículos que no hay herramienta para exportar tus datos a otro sistema (esto me ha pasado a mí con este mismo blog pero lo estoy solucionando).

Alquiler de un local

En el último artículo te hablé de cómo encontrar un local, e insistí en la necesidad de incluir una cláusula de salida. Los contratos para uso distinto de vivienda permiten mucha más personalización que los alquileres para particulares, y por ejemplo, es posible que el propietario te imponga una cláusula con una indemnización muy alta si te vas antes de tiempo. No deberías aceptar.

Cuando estés adecuando el sitio para tus necesidades, sería buena idea evitar invertir mucho en obras y poner demasiados elementos fijos en el local. ¿Qué pasa si dentro de unos meses quieres cambiar de sitio o cerrar? Mejor que puedas llevarte o vender parte del material que tener que abandonarlo.

Acuerdo de socios

Si piensas en hacer entrar a alguien en el capital de tu empresa, no puedes firmar nada si haber esclarecido las condiciones de salida. Es bastante obvio en el caso de un inversor temporal (tipo capital riesgo o Business Angel) pero también es válido para el resto de socios. Tienes algunas limitaciones marcadas por la ley pero también lugar para personalizar.

Contratos diversos

Lo que te comentaba del contrato de alquiler para un local es válido para cualquier tipo de contrato que puedas tener (mantenimiento, acuerdo con proveedor, alquiler de equipo). Tendrás que poner a un abogado en tu vida, y seguro que a él no se le escapa, pero de todos modos deberías cuidar especialmente todas las cláusulas referentes a la cancelación anticipada del contrato.

Si no lo haces, puede que te encuentres en la situación de la Generalitat Valenciana, que no puede cancelar el contrato referente a la organización del Gran Premio de Formula 1 porque el coste de la cancelación es similar al coste de organización.

Recuerda: antes de entrar, pregunta por la salida de emergencia, y si no la hay, mejor no te metas, porque aunque la probabilidad de un incendio sea pequeña, sus consecuencias son lo suficientemente desastrosas para arruinarte la vida.

Artículos relacionados:

Bitcoin: el precursor de la futura moneda virtual
¡Queremos pagar muchos impuestos! (pero no de cualquier forma)
Enseñar a pescar vs la cultura de lo fácil

RSS Icon Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*