¿Existe la responsabilidad limitada para el administrador de la sociedad?

responsabilidad-sociedad-limitada

 

No quiero ser autónomo, porque si las cosas van mal, irán por mi patrimonio personal. Por eso voy a crear mi SL” ¿Quién no ha escuchado alguna vez esta afirmación? Sin embargo, tener una sociedad mercantil no es la panacea. Porque la responsabilidad limitada es un concepto lejos de ser absoluto. Explicaciones.

 

 

Los límites de ser autónomo

 

En España, la forma más fácil de montar una empresa es como autónomo. Sin embargo, muchos de los emprendedores recelan de esta forma jurídica por la responsabilidad ilimitada que conlleva. En concreto, al trabajar como una persona física, no hay diferencia entre el patrimonio personal y el de la empresa, y por lo tanto, el riesgo de perderlo todo si las cosas van mal.

 

Por este motivo, más de una persona opta por crear una sociedad limitada (SL), a pesar de que sea más costoso y lento abrirla, y que obligue a más trámites periódicos. Pero, ¿de verdad existe la responsabilidad limitada?

 

 

No existe para tu banquero

 

Tener la responsabilidad limitada al capital aportado a la empresa suena muy bonito, pero en realidad en muchos casos el riesgo asumido por el emprendedor es independiente de la forma jurídica que escoja. Uno de los mejores ejemplos es el tema de los créditos.

 

Quien te vaya a prestar dinero normalmente va a querer garantías. Si tu empresa es de nueva creación y no dispone de activos sin carga que puedan servir a garantizar el crédito (el caso más habitual), entonces el banquero pedirá garantías personales a los socios.

 

Esto significa que si las cosas van mal para la empresa y los préstamos no se pueden pagar, tu responsabilidad no quedará limitada a lo que hayas invertido en la compañía, ya que el banco ejercerá sus derechos a ejecutar las garantías personales que hayas dado. Estamos hablando de un caso muy frecuente, que demuestra los límites de montar una SL.

 

 

Como administrador, tienes que tener un comportamiento ejemplar

 

Otro matiz muy importante es que la responsabilidad limitada no es infinita. Salvo que seas un político protegido por el sistema (como las cúpulas de los bancos quebrados nacionalizados), si eres administrador de tu empresa y se considera que no has actuado correctamente tu responsabilidad personal puede ser exigida.

 

Hay muchísimas formas de no estar cumpliendo estrictamente la ley, y la responsabilidad de un administrador se extiende en lo mercantil, tributario, civil, penal, laboral, medioambiental, etc. Por ejemplo, en caso de que la empresa cumpla con las condiciones para pedir el concurso de acreedores y no se haga nada, se podrían exigir responsabilidades al administrador.

 

 

 

Emprender es arriesgar

 

 

Aunque tenga sus ventajas (sobre todo fiscales a partir de cierto volumen de beneficios), montar una sociedad limitada no es una garantía absoluta de limitar la responsabilidad personal. El riesgo más habitual (no poder pagar las deudas al banco) es idéntico para un autónomo o el socio de una SL que haya dado garantías personales.

 

De todos modos, es normal que no haya seguridad al 100%, porque emprender es arriesgar. Es imposible asegurarlo todo.

 

 

 

Artículos relacionados:

La sociedad de garantía recíproca, un aliado para el emprendedor

Credit crunch: cada vez menos nuevos créditos a empresas

El plan de negocio

 

 

RSS Icon

Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

 

 

 

Tags: responsabilidad sociedad limitada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*