¿Qué significaría ser un empresario modelo?

empresario-modelo  

 

Si quieres emprender, quizás aspires a ser un modelo de empresario. Montar un negocio no tiene porque ser incompatible con ideales éticos y sociales. Por desgracia, muchas personas siguen teniendo esta imagen del empresario explotador, dispuesto a todo por dinero. Es cierto que este prototipo de hombre de negocio sigue existiendo, en una proporción todavía significativa, pero cada vez hay más emprendedores dispuestos a hacer las cosas de una manera diferente.

 

 

Hoy voy a insistir en los puntos que en mi opinión definirían a un empresario modelo, fuera de la obviedad de construir una empresa rentable.

 

 

Respetuoso de la ley y de los impuestos

En un país donde la economía sumergida mueve una proporción demasiado grande del PIB, donde abundan el trapicheo y el dinero negro, la primera diferencia entre un empresario modelo y los demás es pagar sus impuestos. No se trata de ser tonto, ni de desaprovechar las posibilidades que deja la ley tributaria, pero desde luego es imprescindible declarar toda la facturación y negarse a cualquier trato en “B”.

 

Hacienda somos todos, y por muy mal gestionado que esté el dinero público (tristemente cierto), cada vez que un empresario (o un empleado) deja de declarar parte de su actividad para evadir impuestos está robando a todos los demás.

 

 

Dar trabajo digno, si puede ser bien remunerado

Una de las mayores alegrías de un empresario es cuando tiene la oportunidad de contratar a personas para que le ayuden en su negocio. Para la economía de un país no hay nada mejor que ver como sus pequeñas empresas van creciendo y empleando a nuevas personas. Si encima a los empleados se les da unas responsabilidades bien definidas, respeto, iniciativa y el sueldo más digno que sea económicamente sostenible para la empresa, entonces se puede hablar de un empresario modelo.

 

Pero no todo se limita al salario. En algunos sectores es imposible pagar más a los empleados que la competencia porque no hay margen. La diferencia se hará en las condiciones de trabajo, el dialogo y el respeto.

 

 

Trabajar con proveedores locales

Una globalización injusta ha provocado la muerte de una gran parte de la industria de nuestros países europeos. Digo injusta porque los países que acogen las fábricas deslocalizadas compiten solo por precio, sin ofrecer a sus empleados ninguna de las garantías que existen aquí. ¿De verdad queremos que las pocas empresas nacionales o continentales también echen el cierre porque compremos en India o China todos nuestros productos?

 

Quizás ya sea demasiado tarde para tener esta alternativa, pero un empresario modelo al menos debería intentar hacer todo lo posible para contratar proveedores locales, incluso si le puede suponer pagar algo más. A la larga, es mejor para todos.

 

 

Saber tomar medidas duras en los momentos difíciles

Ser un hombre de negocios es tomar decisiones. Idealmente las correctas en el momento justo. Evidentemente no siempre es posible, pero hay algunas cosas que se ven venir y un empresario modelo sería aquel que toma sin temblar las medidas duras en tiempos delicados.

 

Hablo por ejemplo de tomar la decisión de despedir a parte de la plantilla. En muchos casos, y de buena fe, el gerente de una empresa alarga la decisión al máximo, esperando un milagro, que las ventas repunten un poco. Lo hace porque respeta a sus empleados, les conoce, y no quiere verles en la calle. Pero esta tardanza a menudo acaba condenando a toda la empresa, y encima como ya no queda dinero los empleados tienen que esperar la mínima indemnización del Fogasa.

 

La actuación modélica en este caso es despedir a parte de la plantilla cuando el resto de la empresa todavía puede seguir siendo rentable, y pagar el 100% de la indemnización prevista en la ley.

 

 

Respetar el medio ambiente

Cuidar el bien común no es solo pagar los impuestos, contratar personal o trabajar con empresas locales. También es proteger el medio ambiente buscando las formas de minimizar el impacto de la actividad empresarial.

 

 

Seguir los principios de la responsabilidad social corporativa

Las empresas socialmente responsables son cada vez más numerosas, y hace unos meses dedicamos un artículo a este concepto de responsabilidad social corporativa, que invitamos a nuestros lectores a descubrir.

 

 

 

¿Y tú? ¿Cómo crees que debería ser un empresario modelo? ¿Hay algún aspecto que no mencioné y que piensas que merece la pena añadir en este artículo? Puedes expresarte en nuestra sección de comentarios.

 

 

 

 

Artículos relacionados:

El valor de las ideas de negocios y el éxito de la empresa

Montar tu propia empresa o trabajar en otro país

¿Para qué sirve la contabilidad?

 

 

RSS Icon

Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

 

 

 

 

 

Tags: empresario modelo, referencia, heroe, impecable, consejos, emprendedores

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*