Te cambia la vida la lectura de este artículo

te-cambia-la-vida

 

La promesa de conocer algo tan importe que te cambia la vida no se puede rechazar, y menos cuando te basta con pulsar en un enlace para conocer su contenido. Si ves un título como este, lo normal es que te genere curiosidad y que te decidas a leer el artículo, incluso si no tenías mucha intención de leer nada en este blog y solo estabas de paso. Es un título con gancho, pero esta técnica está perdiendo fuerza a medida que los consumidores se hacen más experimentados.

 

Este artículo trata en realidad del peligro de prometer demasiado, y hemos querido ilustrarlo con este ejemplo práctico. Es lo que puede pasar con una campaña de publicidad. Para atraer a los nuevos clientes, muchos emprendedores caen en la tentación de crear un mensaje demasiado positivo y optimista, prometiendo aportar a sus clientes potenciales unos beneficios que muy difícilmente vayan a cumplir.

 

Igual que el lector que ha seguido este enlace por curiosidad, el cliente o prospecto receptivo a un mensaje demasiado prometedor se va a decepcionar rápidamente cuando descubra que el producto no va a cumplir con las expectativas creadas. No, este artículo no te cambia la vida. Sentirse defraudado es mucho peor que no haber conocido el producto, porque el cliente transmitirá su mala experiencia a otros posibles compradores, creando una tendencia muy perjudicial para el negocio.

 

Es lógico que muchos emprendedores estén convencidos de que su concepto de empresa es revolucionario y que va a cambiar a mejor la experiencia de sus clientes, pero más que anunciarlo para captar usuarios, hay que demostrarlo con los servicios. Si las promesas de la campaña de publicidad son más conservadoras y la experiencia del cliente muy positiva, él mismo se convertirá en embajador del nuevo producto o servicio, y al proceder de una persona con más objetividad, su mensaje será mejor recibido por terceros.

 

Porque hoy en día los consumidores tienen una educación publicitaria muy extensa. Ya no se creen los anuncios porque sí. Son críticos, comparan, revisan páginas de opiniones en Internet y se sienten rápidamente estafados o engañados cuando el discurso de la marca es diferente de la realidad. Podemos citar por ejemplo las páginas que venden vuelos online. Anuncian un precio muy atractivo al principio, y luego suman muchos gastos, lo que genera insatisfacción y sensación de engaño al comprador (ver artículo sobre las comisiones de agencias en la web de Ideas y Ahorro).

 

Evidentemente, una empresa siempre va a decepcionar a algunos clientes, es ley de vida, pero lo que no puede hacer es tener un discurso exagerado que por sistema va a crear una cantidad importante de usuarios decepcionados.

 

En nuestro caso, nuestras más sinceras disculpas a los lectores que han encontrado algo distinto que lo que se esperaba cuando hicieron clic en el enlace. Nos pareció la mejor forma de explicar este concepto. Puede que este post no te haya cambiado la vida, pero algo habrá aprendido (o al menos eso pretendo).

 

 

 

 

Artículos relacionados:

Como mantener la motivación cuando se trabaja en solitario

Cobrar las ventas: obvio pero imprescindible

Financiar tu empresa por el crowdfunding

 

 

 

RSS Icon

Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

 

 

 

Sigue el blog en Facebook

 

 

Tags: te cambia la vida, publicidad prometer demasiado, overclaim, publicidad abusiva, confianza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*