La propuesta única de venta: diferénciate

propuesta-unica-de-venta

 

La inmensa mayoría de los negocios que se crean no son innovaciones espectaculares ni conceptos revolucionarios. Afortunadamente, porque si cada nuevo emprendedor montara una empresa tecnológica que rivalizara con Facebook o Apple, a medio plazo nos encontraríamos sin panaderías, bares o tiendas de ropa.

 

 

Aunque el concepto no sea nuevo, tienes que diferenciarte

 

Montar una tienda tradicional puede ser un excelente negocio, siempre que aportes valor añadido. Lo hemos explicado a menudo en este blog: tu negocio tiene que tener una ventaja competitiva sobre sus competidores, sino le va a ser muy difícil (por no decir imposible) salir adelante. Hay muchas formas de aportar este poquito de valor adicional que convencerá al cliente (o más bien a un segmento de clientela) que vaya a comprar a nuestra empresa antes que a otras. El precio, la calidad, el servicio, la proximidad, la variedad para elegir, la comodidad, y un sinfín de posibles ventajas hacen la diferencia.

 

 

Tienes que comunicar sobre tu factor diferencial

 

Si no explicas a tus clientes potenciales cuales es la ventaja de venir a comprar a tu tienda, no lo van a adivinar. Tienes que preparar una estrategia de comunicación centrada en el factor diferencial más importante para darte a conocer.

 

 

La propuesta única de venta

 

Precisamente, en los años 1940 en Estados Unidos apareció el concepto de “Unique Selling Proposition” (USP) conocida en español como propuesta única de venta. La idea era hacer anuncios que cumplieran con estos tres factores:

 

– Hacer un anuncio que explique nuestra propuesta de venta al consumidor: es decir una ventaja específica de nuestro producto.

– Que nuestra propuesta sea única, lo que significa que nuestros competidores no puedan ofrecerla.

– Que está ventaja tenga el poder de convencer a los clientes de cambiarse a nuestra empresa. Tiene que tener un valor añadido real y perceptible.

 

 

Ejemplos de propuestas únicas de venta

 

A menudo, el mensaje de la propuesta de convierte en el lema de una compañía. Por ejemplo, se puede considerar que la frase “se derrite en tu boca, no en tus manos” era la propuesta única de venta de la marca M&M. Sus bombones están recubiertos de una capa espesa de azúcar, precisamente para proteger el chocolate del calor y evitar que se derrita.

 

Por poner un ejemplo más tecnológico, la USP del buscador de Google es proporcionar la información de calidad que busco sin que tenga que navegar entre cientos de webs ni tener que pagar para conseguir esta información.

 

Volviendo a un caso donde el eslogan se confunde con la propuesta única de venta, no podemos olvidar la frase “un diamante es para siempre” acuñada por la empresa DeBeers. Su producto es casi indestructible, y encontraron una forma muy bonita de explicarlo, al mismo tiempo que lo asociaban implícitamente con la duración del amor.

 

 

Piensa en tu propia propuesta

 

Es fundamental que reflexiones sobre lo que hace que tu negocio sea diferente de los demás y cuyo valor añadido pueda ser relevante para los clientes. Cuando lo tengas claro, podrás elaborar tu propia estrategia de comunicación centrada en tu USP.

 

 

Si te ha gustado este artículo, recuerda que nos puedes seguir en Google+.

 

 

Artículos relacionados:

Aprender a conducir: teoría y práctica para emprendedores

Sobrevivir a la crisis, el ejemplo de las academias para oposiciones

Profesiones con futuro gracias al crecimiento del uso de Internet

 

 

 

RSS Icon

Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

 

 

 

Tags: propuesta unica de venta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*