No existe la burbuja emprendedora

burbuja-emprendedora

 

Esta semana he tenido la oportunidad de leer dos artículos muy interesantes de personas muy entendidas en la materia. Ambos artículos hablaban de la situación de los emprendedores y hacían referencia a una posible burbuja relacionada con el emprendimiento. Os invito a leerlos porque merecen la pena, uno es una entrevista de Rodolfo Carpintier en ABC y el otro una columna de Alejandro Suárez en El Confidencial.

 

 

¿Existe una burbuja?

 

Lo interesante es que ambos profesionales tienen opiniones diferentes sobre la existencia de una posible burbuja. Alejandro denuncia que es real, e inflada por una comunicación incesante de los medios, de los políticos y de empresas que promocionan la causa emprendedora para colgarse medallitas de responsabilidad social.

A cambio, Rodolfo cree que pueden existir burbujas localizadas y transitorias, especialmente en empresas cotizadas, pero que no es un fenómeno generalizado. Hace también una diferencia interesante entre empresas viables (los pequeños negocios de toda la vida) y las empresas escalables (las que se pueden convertir en grandes empresas), diciendo que hay muchas de las primeras y pocas de la segundas.

 

 

Argumentos muy válidos

 

Los argumentos que presenta Alejandro Suárez son muy válidos. Desde aquí ya habíamos llamado la atención sobre la peligrosa tendencia de los gobiernos a querer convertir a los parados en emprendedores a la fuerza (casi todas las ayudas financieras van dirigidas a desempleados). El mensaje que se repite por todos lados, según el cual los emprendedores son la única solución a la crisis es una falacia. Como bien dice Alejandro, no todo el mundo vale para ser emprendedor (igual que no todo el mundo vale para ser médico, fontanero, o futbolista).

 

El temor del autor de “Ha llegado la hora de montar tu empresa” es que esa moda de premios a emprendedores y viveros creados por empresas variopintas acabe dejando la situación peor de la que era antes (y ya sabemos que España no era un país favorable para emprender), de la misma forma que la crisis puntocom arrasó el sector Internet o la burbuja inmobiliaria se cargó el sector construcción.

 

 

No creo que haya burbuja

 

Sin embargo, creo que hablar de burbuja emprendedora es algo excesivo. Parémonos a pensar como funcionan las burbujas.

 

Primero tiene que existir un mercado concreto, donde se pueden comprar y vender productos, valores o bienes (desde tulipanes hasta pisos pasando por acciones o onzas de oro).

 

Luego tiene que existir una fuerte demanda, que provoque una subida de los precios, que a su vez provoque el interés de personas ajenas al mercado, que compran y hacen subir todavía más los precios. Es la subida de precios y el consiguiente beneficio (plusvalía) el motor de la burbuja. Cada vez entran más personas (cada vez menos enteradas) porque han visto de forma inequívoca como otros han multiplicado el valor de su inversión. Ha pasado en Bitcoin y también ha pasado con Facebook.

 

Pero no hay un mercado del emprendimiento. Primero porque se puede emprender en cualquier parte de la economía, desde el bar tradicional hasta el concepto más innovador de nanotecnología. No hay un mercado homogéneo, ni siquiera definido.

 

En segundo lugar, y más importante: no existe el beneficio susceptible de atraer a las masas. Podría haber burbuja si los emprendedores consiguiesen mucha financiación, pero ya sabemos que eso no existe. Por mucha campaña de promoción que se haga desde los medios de comunicación, hasta que una persona no vea como su vecino o su familiar han sacado mucho dinero solo por montar un negocio, no va a haber grandes movimientos.

 

Las burbujas se forman cuando hay posibilidad de ganar dinero fácilmente, solo invirtiendo, y emprender ni es fácil (requiere mucho trabajo) ni asegura grandes beneficios. Creo que esto la gente lo tiene muy claro, por mucha campaña de comunicación que se haga.

 

Por lo tanto, de forma similar a Rodolfo Carpintier, creo que no hay una burbuja emprendedora, pero que podrá haber alguna centrada en algún sector (tecnología) o empresa cotizada.

 

Emprendedores a la desesperada

 

Que en mi opinión no exista una burbuja no significa que la situación actual sea de mi agrado. Es muy preocupante ver como una gran parte de las personas que emprenden hoy lo hacen a la desesperada, porque es la única forma que ven de poder obtener ingresos. Muchos invierten lo último que les queda, y muchos no tienen ni el perfil ni la preparación necesarios. Eso significa que muchas personas estarán posiblemente peor dentro de unos meses que si no hubiesen emprendido. Y por eso la responsabilidad de los poderes públicos es grande.

 

¿Qué se debería hacer?

 

Ya lo hemos comentado varias veces pero lo repetimos que no está de más:

 

No hace falta ayudas para emprendedores, sino dejar de poner barreras. Pistas como no exigir ninguna cotización para autónomos hasta cierto volumen de ingresos, tener exención de IVA sobre la inversión inicial o simplificar trámites y plazos deberían ser examinadas más en serio.

 

Todos los emprendedores tienen que tener las mismas condiciones. Estar en el paro no debería ser un criterio relevante. Por ejemplo, ¿por qué no permitir a cualquier empleado que pueda usar el paro teórico al que tendría derecho para invertir en su negocio? ¿Por qué no aplicar las deducciones a todos y no solo a jóvenes desempleados?

 

Hasta que no se desenladrillen los balances de los bancos no habrá financiación para las empresas. Hasta ahora los diferentes gobiernos han intentado suavizar la caída de los precios de las casas, cuando un ajuste más rápido significaría una recuperación más rápida.

 

 

¿Te ha gustado el artículo? Hazte seguidor del blog en Google+, Facebook o Twitter.

 

 

Artículos relacionados:

Apple: ¿de estrategia de océano azul al océano rojo?

¡Dejen de querer convertir a los parados en emprendedores a la fuerza!

¿Puede el comercio independiente sobrevivir a las cadenas?

 

 

RSS Icon Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email     

 

Tags: burbuja emprendedora

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*