No es la idea, es el equipo

no-es-la-idea

En mi actividad profesional, es bastante habitual que me encuentre con emprendedores que tienen miedo a compartir su idea de negocio, incluso con profesionales obligados por acuerdos de confidencialidad. Esa obsesión por la idea es un aspecto que hemos comentado más de una vez en este blog, pero hoy quiero volver a insistir.

La idea de negocio vale muy poco

Intentamos publicar ideas interesantes para montar empresas cada semana, pero desde el principio creo haber dejado claro que no se trata de poner en marcha esas ideas concretas sino de inspirarse para encontrar otras.

Cuando un concepto germina en una mente, es muy poco probable que no se le haya ocurrido a otro individuo. Quizás otro cerebro español o quizás alguien en la China haya llegado a la misma conclusión. Incluso es probable que hayan sido decenas de personas. De esas, más de una la intentará poner en marcha.

Suponiendo que la idea fuera muy original y el producto de una sola mente, no tardaría en ser copiada.

La implementación lo es todo

Si dos equipos de personas ponen en marcha la misma idea de negocio, es más que probable que lo vayan a hacer de una forma diferente. Unos optarán por una estrategia de comercialización, una segmentación de cliente, un posicionamiento de precio, cierto nivel de servicio post venta, y los otros tomarán distintas decisiones en estos temas y en mil otros aspectos.

Está claro que esos dos equipos conseguirán resultados diferentes. Puede que ambos tengan éxito, que ambos fracasen, o que unos consigan ser rentables y los otros tengan que cerrar. Todo dependerá de la implementación de la idea.

El equipo hace la diferencia

Finalmente, para la misma idea de negocio, lo que realmente hará la diferencia es la calidad del equipo promotor. Si tienen visión de negocio, saben gestionar, se adaptan rápido al cambio, tienen experiencia y contactos en el sector, trabajan y perseveran hasta llegar a sus objetivos, su probabilidad de éxito será mucho más alta que equipos que fallen en algunos de estos aspectos.

Por eso es tan importante escoger una idea de negocio que encaje contigo y con tus socios, y por eso es fundamental escoger socios que aporten las aptitudes y experiencias que complementen la tuya propia.

Resumiendo: vale muchísimo más una idea de negocio media con un gran equipo promotor que una idea de negocio genial con un equipo mediocre.

Artículos relacionados:

Contratar a tu primer trabajador: 6 consejos

Ley del emprendedor: nuestras recomendaciones

Rodéate de expertos y especialistas

RSS IconSuscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*