Los tres cerditos emprendedores y el lobo feroz de la crisis

los-tres-cerditos-y-el-lobo-feroz

 

Esta es la versión adaptada a los negocios del famoso cuento de los tres cerditos y el lobo feroz. Cuenta la historia de tres hermanos que querían ser emprendedores. Después de mucho hablar entre ellos, encontraron tres buenas ideas de negocio, y como no se ponían de acuerdo, decidieron emprender en solitario, allá por el 2005.

 

 

El primer cerdito

 

Montó su empresa sin pensárselo mucho. Vio como se podía hacer bastante dinero con el negocio inmobiliario, y se dedicó a la compraventa de solares. Como era el más vago de los hermanos y le gustaba la buena vida, trabaja poco, y se gastaba con rapidez los suculentos beneficios que dejaban las operaciones.

 

casa-de-paja

 

El segundo cerdito

 

Había pensado en abrir un restaurante. Notaba como podía subir el precio de los menús frecuentemente sin perder clientela. Al principio trabajó duro, pero cuando vio que su hermano menor ganaba mucho dinero sin esforzarse mucho, contrató a alguien para gestionar el local y empezó a disfrutar de los buenos ingresos que le daba el establecimiento.

 

casa-de-madera

 

El mayor de los hermanos

 

Apostó por las nuevas tecnologías. Invirtió mucho tiempo y dinero desarrollando una nueva plataforma de publicidad en Internet. El concepto era prometedor, pero sus ingresos muy débiles respecto a los cómodos beneficios de sus hermanos. Sin embargo, el cerdito no se daba por vencido. Planificaba, rectificaba, probaba sin cesar nuevas ideas, apoyándose en el talento de la gente emprendedora que conocía a medida que iba profundizando en el negocio.

 

casa-de-piedra

 

*  *  *

 

Aviso: viene el lobo

 

Un día de finales de 2006 los tres hermanos se reunieron para hablar de sus negocios. El más joven y el más ocioso vino con su nuevo coche, un Cayenne comprado a crédito. El otro hermano acudió en un Volvo de gama media, parcialmente pagado. El mayor vino en Metro. Este último avisó a sus hermanos. Muchos indicadores económicos mostraban que el boom inmobiliario era en realidad una burbuja crediticia, y que había que ir preparándose porque venía el lobo: una crisis económica cuyo impacto era difícil de medir.

 

Los dos hermanos más jóvenes escucharon con atención la opinión del mayor, que respetaban, pero en cuanto se separaron volvieron a sus viejas costumbres.

 

*  *  *

 

Empieza la crisis

 

A mediados de 2007 la crisis vino a visitar al más joven. Llevaba meses sin vender un terreno, y todos los beneficios que había acumulado durante los años anteriores les había gastado o reinvertido en nuevos terrenos. Ya no le alcanzaba el dinero para pagar sus créditos. A punto de que le embargaran, decidió pedir ayuda a su hermano más cercano.

 

el-lobo-feroz

 

El cerdito mediano le acogió sin pensárselo. Le explicó que el restaurante iba muy bien, y decidió prescindir del gerente del bar para colocar a su hermano. Cuando las ventas bajaron a mediados de 2008 y el lobo de la crisis vino a tocar a su puerta, el restaurante al principio resistió. Los dos hermanos tomaron medidas, redujeron sus niveles de vida, hicieron precios más económicos, pero las ventas seguían cayendo. Como el negocio no tenía tesorería ahorrada de la época de bonanza, poco a poco se hizo inevitable el cierre. Antes de que la crisis les atrapara, decidieron finalizar limpiamente el negocio, despidiendo a los empleados con sus correspondientes indemnizaciones, y acudieron a su hermano mayor.

 

 

Fueron bien recibidos. En el último año la empresa tecnológica del mayor de los cerditos se había consolidado. Había reinvertido cada euro de beneficios para mejorar la calidad de su producto en aspectos de valor añadido. Había seguido en lo personal con un nivel de vida espartano, pero finalmente el negocio despegaba. Ayudada por el crecimiento vertiginoso de todo el sector de la publicidad en Internet, la empresa del mayor estaba a punto de recibir fondos de una empresa de Capital Riesgo para pasar a una escala mayor.

 

 

Cuando la crisis afectó al crédito, los tres cerditos durante unos momentos vacilaron. ¿Iban a echarse por atrás los inversores? ¿Se iba a quedar sin crecimiento la empresa? Pero no fue así. Los socios de Capital Riesgo fueron convencidos por la estrategia y los resultados conseguidos por el hermano mayor, y entraron en el proyecto. Los otros dos hermanos pudieron ser contratados en funciones que correspondían a sus habilidades, pero sin más favores que haber podido entrar.

 

 

cerditos-bailando

 

Moraleja

 

Al igual que el mayor de los cerditos construyó una casa sólida que el lobo no podía derribar, si vas a montar un negocio, hazlo fuerte. Piensa en el mañana, no busques el beneficio rápido. Busca satisfacer a tus clientes y una estrategia de desarrollo a largo plazo.

 

 

 

Artículos relacionados:

Tu tienes el poder: descubre cual es tu potencial y creételo

Fábula de La Fontaine: el lobo emprendedor y el mastín empleado

La fábula del viejo y del caballo: historia de perseverancia


 

 

RSS Icon

 Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

 

 

 

 

 

 

Tags: los tres cerditos emprendedores y el lobo feroz, fábulas de negocios, cuentos para emprendedores

Un pensamiento en “Los tres cerditos emprendedores y el lobo feroz de la crisis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*