¿Has renegociado ya el alquiler de tu local u oficina?

negociar-el-alquiler

 

Un punto en común entre muchos negocios es que para su funcionamiento necesitan un local abierto al público o unas oficinas. Normalmente, salvo que el empresario ya disponga de activos inmobiliarios antes de iniciar su actividad, los negocios prefieren optar por el alquiler, ya que invertir en una compra supone un desembolso muy grande que no guarda relación directa con la actividad.

 

Debido a la burbuja inmobiliaria y a la indexación sobre el IPC, los alquileres profesionales (locales y oficinas) subieron desproporcionadamente, al igual que todo lo relacionado con el ladrillo. Para muchos negocios, la renta mensual a pagar se convirtió en el primer puesto de gasto.

 

 

Ajustes en los precios

 

Tanto si miramos en portales generalistas, como el índice de precios de alquileres de Fotocasa (bajada acumulada de 24% desde mayo 2007) como si nos fiamos de empresas especializadas como Aguirre Newman (bajadas sostenidas desde 2008, salvo en zonas comerciales exclusivas), está claro que desde el inicio de la crisis se está produciendo un ajuste significativo en los precios de alquileres de locales y oficinas.

 

Incluso sin ir a datos estadísticos, la propia experiencia personal demuestra que por desgracia, cada día son más los locales a pie de calle con un cartel de “Se vende o se alquila”. Existe claramente una sobreoferta, lo que lleva inexorablemente a una bajada de precios.

 

 

Es hora de negociar

 

Muchos propietarios de negocios y empresas tienen reparos a la hora de negociar una rebaja en el alquiler. Saben que han firmado un contrato, con unas condiciones de actualización de la renta, y no se atreven a dar el paso. Sin embargo, ahora es momento de llamar al propietario y sentarse en una negociación. No tiene ningún sentido seguir con la losa de un alquiler desproporcionado. Como cualquier compra de productos y servicios de la empresa, si el mercado cambia, se renegocia con el proveedor.

 

 

Más fácil para oficinas que para locales comerciales

 

Está claro que la situación no es exactamente la misma si hablamos de unas oficinas donde no has invertido casi nada en obras o de un local que has tenido que adaptar. Al final todo se resume a un cálculo económico: ¿Cuánto puedes ahorrarte cambiando de sitio y cuánto te costaría? Suponiendo que estés pagando 1.500€ todos los meses, y que puedas conseguir una rebaja del 20%, en 3 años te ahorrarás más de 10.000€.

 

Hablo de la posibilidad económica de un cambio, porque en el caso del alquiler, es algo que se puede plantear en la negociación. Si el propietario es consciente que cuesta menos dinero cambiar que quedarse, entonces estará más dispuesto a hacer un esfuerzo.

 

Otro argumento que se puede usar sin duda son las dificultades económicas. Si el alquiler es elevado, combinado con unas ventas bajas puede provocar la quiebra del negocio, y por lo tanto que el propietario se quede con un local vacío. De nuevo, tendrá que valorar si le compensa más ser intransigente o arriesgarse a perder sus ingresos.

 

Puede que la negociación no salga adelante, porque la otra parte se limite a lo escrito en el contrato. En este caso no se pierde nada por haberlo intentado, y se gana algo: la información respecto a la postura del propietario del inmueble. Saber como funciona el otro permitirá anticiparse, y buscar alternativas a medio y largo plazo, para no seguir dependiendo de una persona inflexible.

 

 

 

¿Has renegociado ya? ¿Cómo te ha ido? Lo puedes relatar en la sección de comentarios.

 

 

Artículos relacionados:

¿Sabes lo que es la gestión de riesgos?

Como tener reuniones eficaces

Dick Fosbury: cuando la innovación puede más que el talento

 

 

RSS Icon

Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

 

 

 

Tags: alquilar un local, negociar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*