Frases inspiradoras del Curioso caso de Benjamin Button

 

frases-benjamin-button.jpg

 

El domingo pasado volvieron a echar por televisión la película de David Fincher. Es una fábula, libremente adaptada de un cuento de Fitzgerald, y cuyo argumento central es el paso del tiempo. Cuenta la historia de un señor que nace viejo, y conforme va pasando el tiempo, se hace cada vez más joven en apariencia. Algo que recuerda mucho a aquel texto de la vida al revés, atribuido a Quino.

 

 

La historia, por imposible que parezca, es muy creíble, porque la situación del personaje principal, un hombre cuyo físico evoluciona al inverso de su desarrollo intelectual e humano, nos hace reflexionar sobre muchos aspectos importantes de la vida, como la muerte, el papel de los ancianos, el propósito de vida y por supuesto el tiempo.

 

Hacer algo con su vida es el tema recurrente y principal. La conclusión de la película es sin duda el mejor ejemplo, cuando recapitula los talentos y ocupaciones de cada uno. Daisy quiere ser una gran bailarina, el capitán un gran artista, Elizabeth cruzar el canal de la Mancha nadando, etc.

 

De todos los diálogos de la película, rescataría dos escenas.

 

 

1º- Benjamin y Elizabeth:

 

Elizabeth: Tú me haces sentir años más joven también. Ojala lo fuera. Cambiaría tantas cosas. Desharía todos mis errores.

Benjamin: ¿Qué errores?

Elizabeth: Me quede esperando… ¿sabes? Pensando que haría algo para poder cambiar mi situación. Hacer algo…pero todo fue una horrible pérdida que no recuperas. Tiempo perdido.

 

Escrito no tiene la misma fuerza que cuando una actriz como Tilda Swinton lo expresa en la gran pantalla. En pocas palabras nos habla de la trampa mortal de la zona de comodidad, un tema que hemos comentado muchas veces. Quedarse esperando a que mejoren las cosas. Pensar: “ya lo haré mañana”. ¿A quién no le ha pasado? El problema es que si lo repetimos cierto número de veces, esperar se convierte en costumbre, y cuando queramos emprenderlos, nuestros sueños se habrán convertido en imposibles porque no quedará tiempo.

 

Aunque como puntualizan en la película: nunca es demasiado tarde. Elizabeth falló por poco en ser la primera mujer en cruzar nadando el canal de la Mancha, pero muchos años después consiguió ser la mujer de más edad en lograrlo.

 

2º- Carta de Benjamin a su hija:

 

No sé si es importante pero nunca es demasiado tarde… para ser quien queremos ser. No hay límites de tiempo. Puedes empezar cuando quieras. Puedes cambiar o seguir siendo el mismo. No hay regla para tal cosa. Podemos hacer o echar a perder todo. Espero que hagas lo mejor, querida. Espero que veas cosas que te asombren. Espero que sientas cosas que nunca sentiste antes. Espero que conozcas gente con un punto de vista diferente. Espero que vivas una vida de la que estés orgullosa. Y si encuentras que no…espero que tengas la fuerza para empezar de nuevo.

 

 

No tengo nada que añadir. Solo repetir que nunca es demasiado tarde, y siempre se puede empezar de nuevo. Eso es cierto para la vida y para emprender.

 

Conocer gente con un punto de vista diferente también es fundamental si quieres aprender.

 

 

 

Artículos relacionados:

¿Qué es el coaching?

¿Persuadir o convencer?

100 frases de Motivación para todos

 

 

¿Te ha gustado el artículo? Hazte seguidor del blog en Google+, Facebook o Twitter.

 

También puedes seguir mi perfil personal en Google+.

 

 

RSS Icon

Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

 

 

 

Tags: frases Benjamin Button

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*