Estrategias de comunicación: provocar para destacar

 

provocacion

 

Si no comunicas tu producto no existe y no puedes vender. Para llegar al público que has definido como tu blanco tienes varias estrategias de comunicación. En esta ocasión te vamos a hablar de un sistema que funciona pero que solo puedes emplear si eres capaz de asumirlo: provocar para destacar. Si estás dispuesto a salir de los caminos marcados para hacerte escuchar, aquí tienes tres ejemplos que han funcionado.

 

 

Heart Attack Grill

 

heart-attack-grill.jpg A contracorriente de las cadenas de hamburgueserías que intentan comunicar sobre lo sano que son sus productos, y se cuidan mucho de cualquier asociación con los riesgos médicos de un consumo excesivo de sus productos, el restaurante Heart Attack Grill (el grill del ataque al corazón) afirma con orgullo el gusto por la grasa y las cosas ricas pero malas para la salud.

 

Vende hamburguesas con muchas calorías, con nombres muy sugerentes como “doble by-pass”, mientras sus patatas se fríen en manteca de cerdo. Las camareras van vestidas con uniformes de enfermeras absolutamente sexistas y provocativos, mientras el restaurante promueve la venta de tabaco y de cervezas muy alcoholizadas.

 

El resultado es un gran éxito comercial. Mucho público masculino, cansado de tener cuidado con la comida, viene a romper las normas de vez en cuando en este restaurante tan especial.

 

 

 

 

La vache à boire

 

vache-a-boire.jpg Michel y Augustin son dos jóvenes emprendedores franceses, que decidieron crear un yogur para beber llamado “La Vaca para beber” (La Vache à boire). Como no disponían de presupuestos de marketing, protagonizaron varias acciones impactantes, como aparecer semidesnudos y vestidos de vaca en las estaciones del metro parisino, o infiltrarse en una conferencia para hacer de Bill Gates el representante de su producto sin que él mismo lo supiera.

 

En esta ocasión, se colaron en el escenario de un salón de emprendedores y colocaron una botellita de su producto al lado del multimillonario estadounidense. Luego, con las imágenes reales de la conferencia, modificaron burdamente los diálogos para convertir a Gates en el embajador de su marca, y difundieron el video por Youtube con un impacto viral apreciable.

 

Estas estrategias de guerrilla les permitieron hacerse conocer e incrementar ventas. Hoy, gracias a un mayor presupuesto, han empezado a hacer publicidad tradicional.

 

 

 

Ryanair

 

 

ryanair.jpg Ryanair es una verdadera paradoja. Muchísimas personas con las que puedes hablar te dirán que esa compañía no les gusta para nada, que solo piensan en ganar dinero, que tienen estrategias para sacarte más cobrándote multas por exceso de equipaje, que su presidente es un exagerado, que ahorran hasta en el combustible, etc.

 

Algunas de estas cosas hacen parte de la estrategia de la aerolínea para molestar (especialmente las excentricidades de su presidente), otras parecen venir de la competencia (como la sospechosa repetición de noticias sobre aterrizajes de emergencias en los medios de comunicación, cuando el porcentaje de incidencias de Ryanair es inferior a la media del sector), y otras vienen de las experiencias de los clientes.

 

Sin embargo, pese a molestar a tantísima gente, ya es la mayor compañía en Europa, tiene aviones más nuevos que la media, y no para de crecer.

 

 

 

El arte de molestar para ganar dinero

 

No me he leído Annoyomics, el último libro del polémico publicista Risto Mejide, sin embargo confío en el criterio de algunas personas que sí lo han leído y lo recomiendan, además pienso que en su área de experiencia y conocimientos, la publicidad y la comunicación, se puede confiar en el criterio del autor del libro. Por lo tanto pongo el enlace al libro en Amazon, para los que estén interesados en aprender más sobre el asunto. Trata de como molestar parece ser una estrategia de comunicación eficaz para hacer dinero.

 

 

Asumir la provocación

 

En cualquier caso, si una estrategia de provocación puede ser muy efectiva, también tiene sus inconvenientes. En primer lugar tienes que ser capaz de asumir sus consecuencias. Si provocas lo normal es que consigas algunas reacciones a veces muy fuertes, y tendrás que estar preparado para responderlas o aguantarlas.

 

Por otra parte tendrás que saber donde parar. La línea puede ser muy fina entre provocación y mal gusto, o incluso la falta de respeto.

 

 

 

Artículos relacionados:

Negocios de familia: ventajas y problemas de las empresas familiares

La prensa económica como herramienta para el emprendedor

Asumir los errores: un ejemplo de gestión de existencias

 

 

¿Te ha gustado el artículo? Hazte seguidor del blog en Google+, Facebook o Twitter.

 

También puedes seguir mi perfil personal en Google+.

 

RSS Icon

Suscríbete a nuestro RSS o Abónate a nuestro boletín icono email

 

 

 

Tags: estrategias de comunicacion, provocacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*